La violencia baja en las protestas de Colombia pero aún sigue la indignación



Ciudad de México.- Por cuarto día consecutivo continúan las protestas en las calles de Bogotá, capital de Colombia, contra la violencia policial tras la muerte de Javier Ordóñez, el hombre de 45 años quien murió luego de que dos policías le dispararan repetidamente con sus pistolas paralizantes.



La violencia de las manifestaciones ha disminuido, pero permanece la indignación entre los colombianos, quienes reclaman justicia por Ordóñez.



Un comunicado de la policía colombiana pidiendo perdón a la familia del difunto y a toda Colombia ha ayudado a calmar los ánimos.



Los dos policías implicados en la polémica detención de Ordóñez han sido suspendidos, así como otros tres que estaban en las dependencias a las que lo llevaron y donde fue torturado.



TE PUEDE INTERESAR: Despiden a funcionarios de la CONADE por desvío de más de 50 mdp



El Gobierno asegura que en las protestas se infiltraron guerrilleros del ELN y disidentes de las FARC.



Indignada con el Poder Ejecutivo, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, ha pedido un profunda reforma del cuerpo policial para que esté sujeto "al control de la ciudadanía y de la justicia ordinaria".