La todopoderosa de la CDMX



Ciudad de México.- El fondo de la Ley Sheinbaum, que le permite a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México (CDMX), Claudia Sheinbaum, manejar el presupuesto de la capital del país a su manera (238 mil millones de pesos) salió hoy a relucir en el Antiguo Palacio de Ayuntamiento.



Acompañada de su mentor, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, Sheinbaum presentó su plan de reactivación económica de la CDMX, que contempla poco más de 28 mil millones de pesos, lo que representa más del 10 por ciento del gasto público, que antes de la Ley Sheinbaum debía ser analizado por el Congreso capitalino.



Por eso para aplicar su plan y convertirse en la “todopoderosa” Jefa de Gobierno necesitaba sacudirse al estorbo del Congreso de la CDMX y ahí Morena y el PVEM con generosidad, ignorancia, servilismo y perversidad cooperaron. Señaló el servilismo porque hay diputados de Morena que aseguran que la Ley Sheinbaum que aprobaron no es inconstitucional.



A ellos, basta recordarles que el artículo 21, en su apartado B, numeral 6 de la Constitución Política de la Ciudad de México, es muy puntual al establecer la siguiente atribución del Congreso de la Ciudad de México, para que “de conformidad con la Ley en materia de Disciplina Financiera de las Entidades Federativas y en la “Legislación Local”, en lo conducente, regulará la asignación de ingresos excedentes, excepcionales y remanentes; así como los procedimientos para efectuar las reducciones presupuestarias cuando la situación financiera lo requiera”. Esto se entiende y aplica en la coyuntura actual por el Coronavirus incluso por el sismo que sacudió ayer a la CDMX y dejó 36 edificios dañados. Para decirlo claro, los diputados de la ciudad claudicaron a su trabajo de representantes populares y ahora son un costoso florero de más de mil 600 millones de pesos.



El trasfondo de la Ley Sheinbaum es evidentemente electoral porque más de 5 mil millones de pesos se van a poder manejar a discreción en programas sociales y apoyos que pasarán factura en 2021. Con la Ley Sheinbaum no hay certeza de que los recursos no serán utilizados de forma clientelar en la peor crisis económica que vive la CDMX.
López Obrador recorrió su antiguo Palacio con una sonrisa acompañado de su primer cuadro que hoy celebra su onomástico. El mensaje es claro, la elección de 2021 está firme y se ha echado a andar la maquinaria en los Palacios para retener el poder al costo que sea con todo el poder para la reina.



López Obrador y Sheinbaum caminan juntos en la estrategia de centralizar el poder para avasallar a todo aquel que critique los retrocesos democráticos, se oponga a sus decisiones y sea considerado conservador por pretender preservar un sistema político con pesos y contrapesos donde no exista la nobleza.



No es sano para la democracia de la capital que de forma burda se concentren los recursos mediante el amago del Poder Ejecutivo.
Hoy los capitalinos están desprotegidos porque ni sus representantes populares podrán meter las manos en caso de que se cometan atropellos o injusticias en el gasto del presupuesto público. Menos los alcaldes, que se confirma son de ornato y callarán ante el recorte de más del 8 por ciento de su prepsupuesto.



En los órganos autónomos como el Instituto Electoral de la CDMX el recorte será de más de 10 millones de pesos y no podrán más que decir sí al designio de la mandataria.



Todo el dinero está en manos de la todapoderosa Jefa de Gobierno y quienes se negaron a ello recibirán su castigo en las decisiones internas de los partidos que en breve se empezarán a tomar con el arranque del año electoral en septiembre próximo.



Uno de los puntos que no se deberá perder de vista son los 480 proyectos de obras privadas menores a 10 mil m2, con la que se busca generar 138 mil 317 empleos directos e indirectos, porque detrás de ellas pueden estar las manos del cartel inmobiliario que siempre ha depredado la CDMX.



Hasta ahora, Sheinbaum ha dado señales de un mejor manejo que el de López Obrador de la crisis sanitaria y económica con un gasto mayor a los 5 mil millones de pesos en becas y más de 3 mil millones de pesos con apoyos de desempleo que ha ejercido bien la Secretaría de Trabajo y Fomento al Empleo capitalina, que dirige Soledad Aragón.



Confiemos en que habrá un buen uso de los recursos públicos aunque se haya anulado la transparencia y la rendición de cuentas. Y que quede claro toda la responsabilidad a partir de ahora está en manos de Sheinbaum.



NOCAUT. El Congreso de la CDMX está totalmente anulado. La coordinación de Morena, en manos de Martha Ávila y José Luis Rodríguez, no se presentó ayer a la conferencia virtual para aprobar el orden del día de la sesión de la Comisión Permanente de hoy y no trabajaron los diputados. Saben perfectamente que ya cumplieron sus acuerdos de dar todo el poder a Sheinbaum y ahora ya ni sesionan en un espacio donde saben que han perdido la mayoría y apoyo de los aliados por serviles. En Morena están tranquilos pues saben que sus recursos para operar en 2021 llegarán cómodamente, lo que no será fácil será pedir el voto ya sea para un nuevo encargo o para la reelección. Si tienen decencia deberían descontarse el día ¡Abrazos, no periodicazos!

  • Luis Eduardo Velázquez

    Luis Eduardo Velázquez

    Periodista especializado en asuntos de política y electorales. Con estudios en derecho, amante del boxeo, el café y la buena letra.