| 

Editoriales

La socialdemocracia que viene



Ciudad de México.- México es gobernado por individuos que carecen de visión de futuro y que recurren a políticas del pasado que auguran el fracaso económico y social, así como la involución de los derechos ciudadanos conquistados. Reducen la política a cuestiones tácticas y de corto plazo. Por ello se requiere un cambio cualitativo que postule una sociedad progresista y radicalmente democrática. Nuestro país reclama una modernización que abandone las estrategias obsoletas que sustenta la actual clase gobernante. Es necesario definir los ejes cartesianos de un nuevo ordenamiento político, que sea al mismo tiempo, social, liberal, tolerante y pluralista, que permita contrarrestar la propuesta populista de restaurar el antiguo régimen de partido de Estado, que sustituya el viejo modelo del presidencialismo autoritario y su permanente tentación de abuso del poder.



A menos que se imponga por medios coercitivos, ningún régimen político puede evitar la organización ciudadana para oponerse a sus estrategias retardatarias, injustas y opresivas. Se requiere una alternativa socialdemócrata que coloque los derechos humanos como el fundamento de su proyecto político para configurar un poder público al servicio de los ciudadanos. Las fuerzas liberales y progresistas tienen el deber de preservar y defender la democracia. La unidad opositora es posible conjugando los reclamos de libertad, inclusión y justicia social. El liberalismo político no representa solamente una forma de gobierno o una concepción sobre las instituciones del Estado. Tampoco es un modelo de partido, una moral o una ideología. No se encuentra vinculado a una teoría económica, ni tiene el propósito de impulsar el individualismo.



El liberalismo político sustenta el proyecto social y democrático que permite una forma de concebir la vida colectiva en los sistemas pluralistas. Facilita los procesos de legitimación del poder y la unidad política de la diversidad. La socialdemocracia concibe la igualdad como un reclamo de justicia orientado a la equidad. La justicia es la primera virtud de las instituciones sociales que busca otorgar a las personas lo que les corresponde, que es aquello a lo que tienen derecho. Propone un programa de transformaciones colectivas y un proyecto de emancipación sustentado en los derechos de las personas que haga realidad la conjunción creativa entre las mayores libertades posibles y la más amplia equidad y justicia social. Representa a una comunidad de ciudadanos exigentes, disidentes, anticonformistas y defensores de la estricta libertad de pensamiento y de expresión.



La socialdemocracia se manifiesta contra la arrogancia de quienes invocan el consenso plebiscitario, que hacen de la mayoría una tiranía y que asedian a los disidentes promoviendo diferentes formas de censura. Se caracteriza por el reconocimiento de los derechos de la persona como fundamento de la organización política y por una eficaz protección social contra las injusticias de la naturaleza o la economía. Tratar de conducir el proceso económico solamente con voluntarismo político conduce a una sociedad autoritaria. Los enemigos de la socialdemocracia son aquellos poderes e instituciones que buscan convertir al individuo en un replicante de los intereses de un partido o de una fe política, son quienes aspiran a imponer un programa personalista de transformaciones. Requerimos nuevos y más amplios derechos ciudadanos que permitan estar a la altura de los objetivos que postula una sociedad moderna, sustentada en un orden político progresista y de vanguardia que despliegue las banderas de igual libertad, iguales derechos e igual dignidad para todas las personas.



isidroh.cisneros@gmail.com



Twitter: @isidrohcisneros

Etiquetas CDMX Socialdemocracia Isidro Cisneros

Isidro Cisneros

Doctor en Ciencia de la Política por la Universidad de Florencia, Italia. Licenciado en Sociología por la Universidad Nacional Autónoma de México. Licenciado en Derecho por la Universidad La Salle del Pedregal. Fue diputado de la Asamblea Constituyente de la CDMX.

Contenido Relacionado

COMENTARIOS

MÁS Editoriales

  • Durazo en el Colmex

    Ciudad de México.- A la estrategia de seguridad de la 4T se le han criticado –justificadamente- sus omisiones e improvisaciones. Reconociéndolo, es el mejor arranque desde 1987, cuando Miguel de la Madrid catalogó al narcotráfico como la principal amenaza a la seguridad nacional.           ?El 24 de septiembre pasado, Alfonso Durazo estuvo en el Seminario sobre...


  • Un desplegado

    Ciudad de México.- Con un desplegado, la sociedad organizada anunció su ingreso a la batalla por la autonomía de los organismos públicos.          Unas 100 organizaciones de la sociedad civil (OSC) ejercieron, la semana pasada,...


  • Ayotzinapa: crimen sin castigo

    Ciudad de México.-  Se cumplen cinco años desde aquella fatídica noche del 26 de septiembre de 2014, cuando sicarios de la delincuencia organizada en coordinación con la policía municipal de Iguala secuestraron a 43 estudiantes de...


  • Los dos relatos

    Ciudad de México.- Hay dos grandes relatos sobre México. El 10 de septiembre se confrontaron públicamente: uno fue pronunciado en el congreso de Tabasco; el otro, en el Senado de la República.           El diputado local Charlie Valentino tuvo un chispazo de protagonismo nacional cuando, desde la...


  • Urgen soluciones

     A la memoria del maestro Francisco Toledo. ¡Deja huella! Ciudad de México.- Ante los niveles de violencia, es absurda la distancia entre el conocimiento acumulado por actores sociales y las deficiencias en la estrategia de seguridad gubernamental. ?          ?El Seminario...


  • Pasmados

    ?????A la memoria de Rodolfo Tuirán, colega y amigo Ciudad de México.- El talón de Aquiles de Andrés Manuel López Obrador es su estrategia sobre seguridad. Están fallando y en lugar de reconocerlo para afinar, cambiar y calibrar sus piezas, se atrincheran en proclamas triunfalistas. El pasmo.       ?Algún día...