La libertad está en riesgo



Ciudad de México.- La libertad de expresión está en riesgo. Desde hace 21 meses hay un acoso permanente a las voces críticas del actual gobierno.



La situación no tiene precedentes, al menos no dentro de la historia de la democracia mexicana.



Periodistas destacados como Pablo Hiriat, Carlos Loret, Ciro Gómez Leyva, Ricardo Alemán y Víctor Trujillo, lo saben en carne propia.



En semanas recientes los ataques se han concentrado en las revistas Nexos y Letras Libres, de Héctor Aguilar Camín y Enrique Krauze, respectivamente.



La prensa independiente, el análisis y la reflexión intelectual, le molestan al populismo y a cualquier autoritarismo.



¿Antes de diciembre de 2018 se vivía en el paraíso? Por supuesto que no. Los gobiernos del PRI y del PAN tenían una relación difícil y compleja con los medios de comunicación. Una estira y afloja cotidiano, pero no ocurría lo que ahora.



México, por si fuera poco, es un país en que ejercer el periodismo significa un riesgo. Desde hace años el crimen organizado es una amenaza para la expresión libre.



Por eso es delicado y hasta paradójico, que las presiones ahora se desaten desde tribunas que tienen la obligación de propiciar el buen desempeño del trabajo que realizan los medios de comunicación y que es indispensable para garantizar la democracia.



¿Los gobiernos anteriores eran mejores en ese aspecto? No lo creo, más bien existían equilibrios institucionales, legales y sociales que ponían límites al poder. ¿Se imaginan a Enrique Peña Nieto, por dar un ejemplo, denostando desde Los Pinos a algún periodista? Por supuesto que no, porque la sanción, en popularidad e imagen, habría sido grande.



Es muy probable que la CNDH hubiera intervenido, pero ahora esa institución ya no existe.



Además, los servidores públicos no gozan de la libertad de expresión que sí tienen los ciudadanos. El ejercicio del poder está limitado en los esquemas en que impera la ley, el derecho.



Es tiempo de corregir las cosas, de abrir el espacio para una discusión pública que signifique mantener los avances y para corregir lo que no esté funcionando.



A eso, entre otras cosas, corresponde el llamado de 650 intelectuales, periodistas y académicos realizamos para corregir el rumbo, para alertar a la sociedad de este momento decisivo.



El riesgo es muy alto, y más vale hacerse cargo de ello.

  • Julián Andrade Jardí

    Julián Andrade Jardí

    En la actualidad soy periodista y consultor. Escribo en diversos medios y entre ellos Forbes, La Crónica de Hoy y Etcétera. En La Razón me desempeñé como columnista y editor jefe. En Milenio trabajé como coordinador de información y en La Crónica de Hoy como subdirector. Dirigí Newsweek en español. En el ámbito de gobierno, fue coordinador general de comunicación social en el gobierno de la Ciudad de México y en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de Federación. Soy autor de la novela "La lejanía del desierto" y coautor, con Jorge Carpizo, de "Asesinato de un cardenal".