| 

Columnas

La jugada de Mancera

Ciudad de México.- Miguel Ángel Mancera sentó un precedente jurídico en materia político-electoral al lograr pasar de la Jefatura de Gobierno de la Capital CDMX a un escaño en el Senado de la República.

En 2011, Marcelo Ebrard intentó la maniobra, pero por falta de conocimiento jurídico quedó sin posibilidades.

Las consecuencias de no tener fuero, como es sabido, fue enfrentar al poder desde el auto exilio con la pérdida del capital político que había obtenido al dejar el Gobierno de la Ciudad de México.

La jugada de Mancera fue arriesgada desde ser candidato externo del PAN hasta llegar al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) para que interpretara lo dispuesto en el artículo 55 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Dicho artículo establece que el Jefe de Gobierno “no podrá ser electo” en la entidad de su respectiva jurisdicción durante el periodo de su encargo, aun cuando se separe definitivamente de su puesto.

Al obtener la candidatura del PAN por la vía plurinominal al Senado, hubo voces que advirtieron un fraude a la ley.

Sin embargo, sus argumentos y los de la quejosa se fueron abajo tras un intenso cabildeo en el que Mancera participó como tercer interesado.

Para exponer los argumentos a los magistrados del TEPJF participaron los líderes de las dirigencias nacionales del Frente, en particular el dirigente nacional del PRD, Manuel Granados.

También hubo otras voces como la de Santiago Creel para hacer ver a los magistrados electorales la interpretación legal que dejó a salvo la candidatura de Mancera para que el 1 de septiembre tome protesta.

El principal argumento que esgrimió Mancera fue que el 55 constitucional se refiere a cargos de elección popular “en” la Ciudad de México, lo que implica cargos a diputado local, alcalde o concejal, no así respecto de un cargo de elección federal, como en el caso, a Senador de la República por el principio de representación proporcional.

Al establecerse que no podrá ser electo, la Carta Magna se refiere a un cargo de elección popular únicamente por el principio de mayoría relativa, es decir, elegido en las urnas.

La parte jurídica de Mancera afirmó que ello no aplica respecto del cargo a Senador de la República por el principio de representación proporcional, “dado que el sentido de la exposición de motivos de la reforma constitucional de 1996, en donde se incorpora la elección de los Senadores de la República por el principio de representación proporcional, obedeció, primordialmente, a que las denominadas minorías en un sistema de partidos políticos tuvieran representación política, por esta razón, este tipo de candidaturas, por su naturaleza de representación partidista, no necesitan hacer campaña proselitista, pues su designación no depende de otro factor que el del lugar que ocupen en la lista respectiva y del porcentaje del total de las votaciones que alcance cada partido político”.

Adicionalmente señalaron que para efectos de los Senadores de la República, elegidos por el principio de representación proporcional, el país se divide en una sola circunscripción y los partidos políticos deberán presentar una lista de 32 candidatos, y bastará con ser originario de la República Mexicana para alcanzar esa postulación, pues, para estos efectos el país se divide en una sola circunscripción.

Para convencer a los magistrados que avalaron la candidatura por mayoría se fundamentó el derecho que establece el artículo 35 de la Constitución Federal a ser votado, así como que la Corte Interamericana de Derechos Humanos, ha considerado que el ejercicio efectivo de los derechos políticos constituye un fin en sí mismo, y, a la vez, un medio fundamental que las sociedades democráticas tienen para garantizar los demás derechos humanos previstos en la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Así quedó sentado este precedente jurídico como una nueva ruta legal para los gobernadores salvo que el futuro Congreso de la Unión haga una reforma constitucional, lo cual luce, por lo menos, complejo.

NOCAUT. En serios problemas se encuentra Fadlala Akabani, candidato de Morena a alcalde en Benito Juárez, debido a que su coordinador de campaña, Pablo Hernández, está llamando a no votar por el PT el próximo 1 de julio. Con ello los petistas ya están por cruzarse de brazos con lo que se descartaría totalmente el triunfo de Akabani en el bastión histórico del PAN en la CdMx.

Etiquetas Noticias

Luis Eduardo Velázquez

Periodista especializado en asuntos de política y electorales. Con estudios en derecho, amante del boxeo, el café y la buena letra.

COMENTARIOS

MÁS Columnas

  • Abusos sexuales a menores por sacerdotes tema pendiente

    Ciudad de México.- Los abusos sexuales a menores cometidos por clérigos, es un tema de justicia pendiente en México. Mientras en países como Estados Unidos, Chile, Irlanda y Australia, las autoridades civiles iniciaron las investigaciones y detectaron...


  • Quién despachará en la Central de Abasto CDMX

    Ciudad de México.- La Central de Abasto de la Capital CDMX es el más grande centro mayorista del mundo y por lo tanto un punto toral para la gobernanza de la CdMx.   Históricamente se ha dicho que...



  • Devoran a Vidal Llerenas

    Ciudad de México.- La semana pasada se vivió un acto de violencia en San Juan Tlihuaca en Azcapotzalco en la Capital CDMX. Es la primera señal de desgobierno de Morena en la demarcación, que no es nueva sino...


  • Congreso de la CDMX se regala su primer puente

    ¡Saludos Ciudad de México!  Nos hemos enterado que...  El Congreso de la Ciudad de México llegó con muchas promesas, pero de papel.  La de parlamento abierto sigue en el tintero y a poco más de un mes de su funcionamiento,...


  • Disputa por el Congreso en la CDMX

    Ciudad de México.- Ya habíamos adelantado en este espacio que Ernestina Godoy tenía en mente dejar la coordinación de Morena en el Congreso de la Capital CDMX. Hoy ya se prevé que su salida sea a más tardar...