La inoperancia política en la 4T



Ciudad de México.- El proceso político en México entró en su fase de degradación previo al arranque de las elecciones de 2021, que serán emblemáticas por ser las más grandes de la historia y un punto de quiebre para la consolidación o fractura de la cuarta transformación que impulsa el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y la refuerza su cuadro más leal, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México (CDMX), Claudia Sheinbaum.



López Obrador y Sheinbaum muestran desgaste en el poder y estrés en su toma de decisiones porque la pandemia vino a echar por tierra los resultados que tenían previstos para estas fechas.



En su visión, para estos momentos debían estar consolidados los apoyos sociales, que les darían una base de 28 millones de electores. Por la pandemia el "apoyo social" se ha tornado en un intento de reactivación económica.



Ante ese escenario, López Obrador y Sheinbaum han decidido cerrarse a los suyos y su ala más radical para disputar el poder por el poder con las mismas prácticas de los regímenes anteriores, usando el aparato gubernamental.



Que más da, cuando ya se exhibió que en los demás aspectos son iguales a los demás partidos políticos y por eso ya sin descaro López Obrador prefiere revivir al PRI que apoyarse en sus aliados del PT en la Cámara de Diputados.



Sheinbaum va por la misma senda, sin embargo, haciendo acuerdos con el PAN que en el fondo van a beneficiar al PRI. El punto de inflexión en el caso de la CDMX es que no hay operación política.



A nivel nacional todo se centra a la voluntad de López Obrador y ahí saben que no hay oportunidad de dialogo sino sometimiento. En la CDMX se había construido una dinámica distinta desde la Secretaría de Gobierno capitalina hasta que los mandatarios decidieron desarticular a Rosa Icela Rodríguez.



La CDMX ha entrado en una parálisis donde no hay diálogo entre el gobierno de Sheinbaum y los partidos políticos. La entrega del segundo informe de gobierno de la Jefa de la ciudad es muestra de ello. Se hizo entre el secretario de Gobierno capitalino, José Alfonso Suárez del Real y la presidenta interina (ilegitima) de la Mesa Directiva del Congreso capitalino, Isabela Rosales, y los lideres de Morena en el Poder Legislativo de la ciudad Martha Ávila y José Luis Rodríguez.



Un acto sin reflectores y sin el acompañamiento institucional de las demás fuerzas políticas que forman el Congreso capitalino, ni de los aliados, porque han sido fracturados con maniobras políticas que no conducen más que a la concentración del poder de Sheinbaum.



¿En qué momento perdieron la ruta y se ensimismaron en el poder? Parafraseando a Sheinbaum deberían de recordar de dónde vienen porque hoy son estampa del viejo régimen.

La ex ambientalista



Sheinbaum, quien luce transformada en las mieles del poder, ha decidido ir contra sus principios y convicciones y va a ponerle concreto a una área natural protegida de la CDMX. Su propuesta de obra vial encima de un humedal de Xochimilco no sólo es tener una visión vieja de la movilidad sino viola el artículo 16 de la Constitución de la CDMX, aunque para que hablar de legalidad si es lo que menos les importa porque el poder es ella y hay que pagar favores a la empresa Idinsa.



NOCAUT. Sheinbaum cumplió su cometido de convertir el partido Somos en Fueron ¿A qué le temen tanto? ¡Abrazos, no periodicazos!



  • Luis Eduardo Velázquez

    Luis Eduardo Velázquez

    Periodista especializado en asuntos de política y electorales. Con estudios en derecho, amante del boxeo, el café y la buena letra.