La historia del desmantelamiento de la mina de oro del Congreso CDMX (Video)



Ciudad de México.- El Congreso de la Ciudad de México (CDMX), que antes fue la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) y contó con siete legislaturas de tres años cada una, siempre ha tenido una imagen de opacidad, elefante burocrático y malas prácticas legislativas.



A raíz del diseño de la Constitución de la CDMX en 2017 se logró poner nuevas reglas para que dejara de ser un ente oscuro, oneroso y un verdadero parlamento abierto.



El promotor de esas reformas fue el panista Mauricio Tabe, quien luego de ser constituyente llegó a coordinar al PAN en la primera legislatura del Congreso de la capital del país.



En la Asamblea Constituyente planteó una iniciativa que dejó plasmado en la Carta Magna local el tope presupuestal del Poder Legislativo capitalino que para 2018 ya tenía un monto de 2,500 millones de pesos anuales; es decir, cada uno de los 66 legisladores le costaba al erario 37 millones de pesos al año y el gasto se hacía de forma totalmente discrecional. De ahí se repartían bonos de millón de pesos a los integrantes de la entonces Comisión de Gobierno, se estipulaba un llamado mes 13 de 75 mil pesos mensuales, un apoyo de otros 75 mil pesos mensuales para la gestión de cada legislador en territorio y se daban bonos para los días del niño, la madre, el padre, Reyes y cualquier otra ocurrencia de festejo con la cual los diputados podrían regalar juguetes y electrodomésticos en sus distritos electorales para promover su imagen, todo ello de manera discrecional y sin presentar prueba alguna del gasto, lo que generó desvíos de recursos millonarios. Hoy el tope es del 0.8 por ciento del presupuesto de la CDMX.



Esta regla en la Constitución de la CDMX desagradó a Morena, partido mayoritario en el Congreso y en el Gobierno de la CDMX, pese a que en la Asamblea Constituyente la avaló porque se debió reducir el presupuesto en 800 millones de pesos en el primer año legislativo que les tocó administrar el poder.



Tras una serie de actividades presenciales y virtuales, Tabe se desconecta de la labor legislativa para contar a Capital CDMX cómo se desmontó ese viejo sistema que mantuvo durante más de 15 años el PRD y otras prácticas al llegar a presidir la Junta de Coordinación Política (Jucopo).



Aunque advierte que la situación no es tan alentadora porque el gobierno de Claudia Sheinbaum y Morena aún insisten en "restaurar al viejo régimen" que le ha costado millonadas al erario de los capitalinos por la opacidad y burocracia generada por la izquierda en 18 años en el poder de la capital del país.



El panista recuerda que desde la Asamblea Constituyente se perfiló un Congreso que fuera un parlamento abierto y por ello entró su iniciativa para que cada propuesta de ley que se presente en el órgano legislativo se deba hacer pública y en ese periodo pueda recibir propuestas de modificación y opiniones de la sociedad civil.



Mauricio Tabe, quien desde hace una década ha hecho carrera parlamentaria en el recinto de Donceles y Allende, cuando ingresó como asesor en juventud del entonces diputado local Jorge Romero, dice que el espíritu de la reforma fue matar las “bolas rápidas” que la izquierda siempre lanzaba a los legisladores para sacar temas macabros.



En la ALDF era común que llegaran iniciativas del Jefe de Gobierno para darle bonos a magistrados del Tribunal Superior de Justicia o renovar sus periodos hasta los 75 años sin que la oposición se diera cuenta y eran temas que se aprobaban de madrugada y con la aplanadora del PRD. Otros temas que avanzaron así fueron los cambios de uso de suelo de diversos predios de la CDMX donde hay ahora rascacielos de vivienda y oficinas que se atribuyen al llamado “cártel inmobiliario”, donde figuran personajes como el ex secretario de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi), Felipe Gutiérrez, hoy prófugo de la justicia.



Tabe comenta que poder modernizar y transparentar el Congreso capitalino no ha sido una tarea sencilla debido a que Morena ha sido un dique y quiere que siga prevaleciendo esa opacidad, pero aún así destaca que el balance de dos años del Poder Legislativo ha sido positivo porque desde la Constitución se pusieron reglas que democratizaron la vida de los diputados.



El primer año legislativo podría resumirse en un año perdido por los conflictos internos de Morena donde cambiaron de coordinador parlamentario y líder de la Jucopo en tres ocasiones. Primero Ernestina Godoy fue extraída por Sheinbaum para imponerla como Fiscal General de Justicia de la CDMX y permitió la llegada de Ricardo Ruiz, suplente de Alejandro Encina, quien traía la intentona de reformar la Ley Orgánica del Congreso capitalino para que volviera la vieja usanza de que el partido mayoritario controlara la Jucopo los tres años de la legislatura. Fue imposible por la división interna de Morena que derrocó a Ruiz, quien fue sustituido por la actual coordinadora Martha Ávila, suplente de Godoy.



Sin embargo, Tabe destaca que en el primer año se logró con defectos, pero se logró, el Sistema de Derechos Humanos de la CDMX para hacer exigibles los derechos de una Constitución que fue muy “ambiciosa” en la materia. También se formó la Sala Constitucional, se hizo la Ley de Pueblos y Barrios y se creó el Instituto de Planeación de la CDMX. El negro en el arroz fue quitarle autonomía a la Fiscalía General de Justicia en la cual quitaron requisitos de ley por orden de Sheinbaum para que Godoy asumiera el cargo que ostenta actualmente.



— ¿Por qué le concedieron a la Jefa de Gobierno una Fiscalía carnal? — se le pregunta a Tabe, quien también ha sido dirigente de Acción Nacional en la CDMX de 2015 a 2018.



— Tuvimos que apostarle a evitar la curva de aprendizaje en lugar de la autonomía y a que Sheinbaum se hiciera responsable de todo lo que ocurra en materia de justicia.



El sistema de justicia ha sido el principal talón de Aquiles de Sheinbaum y Tabe evita referir si ha habido un mal o buen desempeño de Godoy porque cree anticipada la evaluación. A Godoy se le han caído procesos judiciales contra peligrosos delincuentes de la Unión Tepito que han sido detenidos por la policía capitalina.



“El costo político lo carga Sheinbaum y los ciudadanos van a evaluar en 2021”, dice el coordinador panista en el Congreso que el primero de septiembre dejará de dirigir la Jucopo.



Tabe esta de buen ánimo con lo logrado en el Congreso y niega que haya habido un pacto con Sheinbaum para que se le permitiera a él liderar el Congreso capitalino en el segundo año legislativo.



“No hubo acuerdos ni pactos ni nada... se cumplió la Constitución”, ataja Tabe porque desde ahí se marca que la Jucopo se debe rotar y el siguiente año le tocaría al PRD, y al PAN presidir la Mesa Directiva aunque Morena trae entre manos el plan de reformar la Ley Orgánica para cerrarle el paso a la oposición porque ven como un peligro que conduzcan el Poder Legislativo en el último año de la legislatura que se empalma con las elecciones de 2021, donde se renovarán las 16 alcaldías, el Congreso local y la Cámara de Diputados. Hoy la ley marca que así debe ser el cambio en órgano legislativo donde Morena ha roto lanzas incluso con sus aliados del PT a quienes les quitó tres diputados y los disminuyó a quinta fuerza política cuando en un principio los había empoderado para que estuvieran artificialmente por encima del PRD y eso les permitió controlar la Mesa Directiva el primer año legislativo.

Congreso moderno



Mauricio Tabe asegura que no hizo lo que quería al frente del Congreso de la CDMX por la disputa interna de Morena, logró lo posible.



— ¿Fuiste rehén de la mayoría? — se le pregunta a Tabe porque Morena tiene voto ponderado y el control de los órganos administrativos del Congreso.



— Hubo intentos pero avanzamos por el consenso.



El panista dice que el primer reto fue poner reglas claras en cada una de las 10 unidades administrativas y algunas quedaron acéfalas por el pleito interno de Morena entre los diputados que lideran grupos como José Luis Rodríguez y Valentina Batres.



Pese a ello resalta que se dio un avance sustancial porque al caer la epidemia de Coronavirus se pudo diseñar un esquema virtual que permitió transparentar y modernizar el Congreso.



Hubo reticencias de Morena, recuerda, pero hoy es una realidad que la Jucopo tiene una metodología para sesionar de cara a la ciudadanía y de forma transparente establecer acuerdos que, asegura, antes se escribían en “servilletas”.



“Ya no hay acuerdos oscuros”, dice con alegría Tabe, ya que la Comisión de Gobierno que era el equivalente a la Jucopo actual. Ahí siempre se tomaron acuerdos que la ciudadanía desconoció, incluso la mayoría de los mismos diputados de la extinta ALDF desconocen.



Un desacierto, lamenta, es que no hubo consenso para crear una agenda legislativa de los grupos parlamentarios y todo se redujo a aprobar la agenda de la jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum.



Destaca que se cuidó el rigor técnico, hay procesos ordenados con firma electrónica para conocer los dictámenes, los acuerdos, las iniciativas y se hizo todo un proceso para tener un Congreso en línea que, afirma, “llegó para quedarse” y traerá un ahorro millonario en papel y de paso se contribuirá a disminuir la tala de árboles.



Un tema no menor en el segundo año legislativo fue que ya se aprobó la norma para que las licitaciones del Congreso se hagan en 30 días y con bases claras porque Morena seguía el ritual del PRD de hacerlas fast-track para beneficiar a sus proveedores. Al respecto hay una auditoría abierta.



En materia económica advierte que tiene pendiente la presentación de una denuncia penal contra quien use un peso de los 400 millones de pesos que desde el Congreso Morena le "donó" a la Jefa de Gobierno. “En cuanto se gaste un peso y alguien firme vamos ir por ellos por la vía penal porque están cometiendo el delito de uso indebido de recursos y peculado. Ahí veremos si la Fiscalía actúa”, dice el panista. Este año, Morena aprobó un presupuesto de 1,600 millones de pesos, empero luego de reunirse con Sheinbaum para la llegada de Ávila, los legisladores fueron obligados a reducirse 400 millones de pesos que en teoría se destinarían a una escuela de la salud y al final Sheinbaum ha dicho que se ocuparán en enfrentar la epidemia de Coronavirus y al día de hoy se desconoce cómo se ha gastado ese dinero.



Mauricio Tabe reconoce que hay un tema grave de opacidad en el gobierno desde que Sheinbaum tuvo el “gesto despótico” de usar la mayoría de Morena para sacar la Ley Sheinbaum que le permite gastar de manera discrecional los 234 mil millones de pesos que autorizó el Congreso de la CDMX para el gasto de este año en la capital del país. Una de las secuelas de la Ley Sheinbaum fue suspender el gasto de 1,400 millones de pesos del presupuesto participativo que operaría en este año. Ahí el PAN dio su voto a favor.



Mauricio Tabe explica que fueron con Morena en esa reforma, que ha sido criticada por la sociedad civil, porque van a trabajar un acuerdo con el Instituto Electoral de la CDMX para que el recurso no se aplique en el primer semestre del año entrante donde habrá elecciones. “Si alguien de Morena usa el dinero para dárselo a sus vecinos lo vamos a denunciar”, advierte Tabe.



Asegura que desde que llegó a liderar el Congreso capitalino lo hizo en buena lid con la idea de dialogar con Sheinbaum, empero, asegura que les dieron la espalda desde la Ley Sheinbaum. “Nosotros no hemos sido una piedra en el camino”(...) "Tendimos la mano y nos dejaron con la mano estirada".

Rumbo al 2021



El Congreso de la CDMX por lo general pierde viabilidad y actividad en el último año que se empalma con la elección, debido a que los diputados acostumbran pedir licencia para saltar de cargo. Este año es atípico porque tienen la posibilidad de reelegirse. Tabe dice que él aún no lo ha pensado y esperará las reglas del proceso interno de su partido. Por ahora anda corriendo por toda la CDMX pues es diputado plurinominal y su trabajo no se reduce a un distrito electoral. Por eso últimamente se le ve corriendo en la demarcación Miguel Hidalgo, que ha sido un bastión del panismo y siempre ganan en las elecciones intermedias. A sus 40 años trae un buen ritmo de menos de 6 minutos por kilómetro, según las marcas que presume en la redes sociales al correr por Paseo de la Reforma, Polanco y la famosa pista de El Sope.



El ex dirigente del PAN en la CDMX augura un buen futuro para el panismo en la ciudad porque “ya se acabó la fantasía que durante 20 años construyó la izquierda”. Asegura que la ciudadanía ya tiene claro que Morena no sabe gobernar y ahora debe evitar votar por partidos nuevos porque les ayuda a retener el poder; no deben abstenerse o anular el voto, sino ir a las urnas y elegir la mejor opción con base en los resultados que hay a la vista. Dice que hay viabilidad de un frente opositor con el PRD, el PRI, MC y el PVEM por territorios específicos y ve condiciones para que el PAN recupere las alcaldías Miguel Hidalgo, Álvaro Obregón y ganen Tlalpan y Coyoacan.



Añade que Morena es el “sexenio de la muerte”, no por la violencia y feminicidios desbordados sino por la negligencia médica.

Mira la Entrevista CDMX aquí