| 

Sustentabilidad

La burocracia en la Sedema se interpuso para evitar que Mitikah talara 54 árboles. Le revocarán PATR



Ciudad de México.-El derribo ilegal de 54 árboles por parte de Mitikah en la calle Real de Mayorazgo, ha puesto al gobierno de la Ciudad en pie de guerra contra la empresa, pues la administración capitalina ha iniciado el retiro del Permiso Administración Temporal Revocable (PATR) y las autorizaciones asociadas a la compañía para desarrollar una etapa de obra denominada Plaza Integración, además de que busca imponerle una sanción económica de hasta 50 millones de pesos.



Pero con todo y la mano dura que el gobierno de la Ciudad busca demostrar en contra de Mitikah, las autoridades locales no lograron justificar por qué el viernes pasado tardaron casi ocho horas en llegar al punto para detener esa tala.



Marina Robles, secretaria de Medio Ambiente (Sedema), dijo que había todo un procedimiento burocrático y protocolos a preparar antes de llegar al sitio e incluso se atrevió a decir que las autoridades no pueden intervenir en propiedad privada, a pesar de que el derribo de árboles se hizo sobre la vía pública, donde como parte de la ilegalidad Mitikah bloqueó con láminas la circulación vial de la calle Real de Mayorazgo, pues tampoco contaba con permisos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana para cerrar la calle.



Hoy en conferencia, la titular de la Sedema Marina Robles, reconoció que las autoridades ambientales llegaron al lugar hasta las 18: 00 horas del pasado viernes, a pesar de que tuvieron alertas vecinales a través de las redes sociales, pero también del C5 y de la Secretaría de Seguridad Ciudadana. A través de Twitter colonos denunciaron ese día a las 10:11 horas que trabajadores de Mítikah talaban árboles y la Secretaría de Medio Ambiente respondió a las 10:52 que pediría apoyo de la alcaldía de Benito Juárez.



En compañía de la titular de la Seduvi y de la subprocuradora de Ordenamiento Territorial de la PAOT , Leticia Quiñones, la secretaria de Medio Ambiente dijo que entendía la frustración de los vecinos por el derribo de los árboles y dijo que ese mismo sentimiento permea entre quienes trabajan en el gobierno de la Ciudad. Con esas palabras Marina Robles evadió responder si la tala de 54 árboles pudo evitarse.



Aceptó que el viernes pasado, cuando las autoridades llegaron a la calle Real de Mayorazgo, no pudieron realiza detenciones en flagrancia, pues los trabajadores que talaban los árboles ya se habían retirado; por ello fue hasta el sábado en la mañana que se pudo aprehender a nueve empleados de Mitikah, quienes hoy se encuentran en el Reclusorio por haber cometido delitos ambientales. Ningún ejecutivo o funcionario de alto nivel de la empresa está entre los detenidos.



Durante la conferencia, la directora General de Evaluación de Impacto y Regulación Ambiental, Lilian Guigue Pérez, detalló que durante la pasada administración, específicamente el 26 de mayo de 2017, el gobierno de Miguel Ángel Mancera otorgó el PATR a Mitikah para crear un paso a desnivel en la calle de Real de Mayorazgo, en una superficie a intervenir de 4 mil 799 metros cuadrados y 3 mil 269 metros cuadrados de construcción.



Ese proyecto, denominado “Mitikah etapa IIIa Universidad 1200”, consiste en la construcción de un estacionamiento con capacidad para 4 mil 180 cajones de estacionamiento, dos torres de oficina de 35 niveles, así como la Plaza de Integración y el deprimido vial en la calle Real de Mayorazgo.



Derivado de las actividades del PAT, la Dirección General de Regulación Ambiental autorizó el 15 de noviembre de 2018 a la empresa Mitikah el derribo únicamente de 80 árboles y el trasplante de otros 47, aunque el permiso estaba condicionado a que la Secretaría de Movilidad y la Secretaría de Seguridad Ciudadana dieran su visto bueno, lo cual no ocurrió.



Sin embargo, el pasado 6 de mayo la Sedema le solicitó al Comité de Patrimonio Inmobiliario del gobierno de la Ciudad realice los trámites correspondientes para la revocación del PATR.



Además, la administración capitalina rompió todo diálogo que existía de forma previa con Mitikah, pues existían mesas de trabajo para revisar el cumplimiento de la normatividad por parte de la empresa, para el desarrollo de proyectos inmobiliarios que esa compañía tiene contemplados en varias etapas y dentro de ese polígono que se ubica sobre avenida Universidad y la calzada México Coyoacán.



Durante la conferencia, Marina Robles expuso que en esas mesas de trabajo que había con representantes de Mitikah ya se anticipaba la negativa del gobierno de la Ciudad a avalar las obras del deprimido vial, por considerar que no eran favorables.



Expuso que el actual gobierno de la Ciudad revisa toda la información relacionada con Mitikah y aseguró que en la administración de Claudia Sheinbaum no se ha otorgado un solo permiso a esa empresa.

Etiquetas

Contenido Relacionado

COMENTARIOS

MÁS Sustentabilidad