La astuta Sheinbaum



Ciudad de México.- La jefa de Gobierno de la Ciudad de México (CDMX) ha actuado con astucia en la epidemia del Coronavirus para sigilosamente marcar distancia del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.



Parte de su actuar astuto se debe a su formación científica, que contrasta con el desprecio que López Obrador le tiene a la Ciencia.



Sin embargo, en las acciones de Sheinbaum se observa que sus fines tienen que ver con su anhelo a la Presidencia en 2024 y sabe que librar esta catástrofe sin perder el manto protector del tabasqueño es la ruta perfecta para despachar en Palacio Nacional y hacer historia porque sería la primera mujer y Jefe de Gobierno de izquierda en lograrlo.



Una muestra de su astucia fue anticiparse a las medidas de Fase 2 y Fase 3 que mostraron un gobierno responsable ante la epidemia a contraluz del gobierno federal que ha tomado con ligereza el Coronavirus por creer en la “fuerza moral” del Presidente.



Ahora, que se venía el anuncio de la salida de la jornada de Sana Distancia el 30 de mayo, Sheinbaum se adelantó y dejó correr el documento de las fases en que la CDMX volverá a la normalidad, si es que existe la normalidad después de más de mil muertos en la capital del país.



En el documento se pintan las fases de cómo regresar a la normalidad y marca tiempos distintos a los dictados en Palacio Nacional. En Comunicacion Social del Gobierno de la CDMX dicen que el borrador filtrado un día antes del anuncio de López Obrador, que se viralizó de inmediato por WhatsApp, es una propuesta y no lo calificaron de falso como lo hacen con otros documentos que se han viralizado en la epidemia.



Los tiempos están dictados y Sheinbaum logrará avanzar si mantiene la astucia ante la negligencia del Ejecutivo Federal.

Estulticia



De la astucia de Sheinbaum brincamos a la estulticia de Jesús Sesma, dirigente del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en la CDMX, quien además regentea a sus dos diputadas del Congreso capitalino, inexistente desde finales de febrero.



Don Sesma de forma insensible apostó por movilizar a su gente para que fueran al centro de mayor contagio del Coronavirus en la CDMX, la Central de Abasto, y abastecieran productos para despensas que se reparten de forma clientelar en territorio.



El PVEM no estaba acostumbrado a esas lides pero se ha llenado de perredistas y es aliado de Morena y sabe que ahí el juego es a despenzaso limpio para tener votos en la próxima elección.



Lo que no se puede pasar por desapercibido es que más de dos de sus empleados hayan muerto por Coronavirus y no los haya logrado apoyar para tener una atención inmediata y digna. Hoy hay más de 25 contagios que mantiene en la opacidad y sus trabajadores temen que sigan los decesos por lo que han alzado la voz.



Sólo un necio insiste en arriesgar la salud de sus empleados a cambio de votos.



NOCAUT. López Obrador recibió la estafeta de Felipe Calderón y va por la militarización de México. La única razón visible es que teme una insurgencia civil en país luego de la peor crisis económica del siglo y la hambruna que están en puerta. ¡Abrazos, no periodicazos!

  • Luis Eduardo Velázquez

    Luis Eduardo Velázquez

    Periodista especializado en asuntos de política y electorales. Con estudios en derecho, amante del boxeo, el café y la buena letra.