La Llorona espanta a la pandemia y emite un grito de anhelo



Ciudad de México.- Desde hace 27 años en la laguna de Tiliac, unos gritos estremecen a pobladores y visitantes de Xochimilco…



Esos gritos tan famosos que año con año se dan cita en este lugar son los de “La llorona”. Una llorona que este año parecía quedaría en silencio, confinada y cedería al temor del nuevo Coronavirus (Covid-19).



Y no es para menos, ya que tan sólo en la Ciudad de México -de acuerdo con datos de Secretaria de Salud del Gobierno que encabeza Claudia Sheinbaum- existen más de 13 mil muertes confirmadas por Covid-19.



Sin embargo -y pese a la Alerta Sanitaria-, “La llorona” y el embarcadero de Cuemanco han abierto las puertas a la cultura en una nueva normalidad que obliga el uso de cubrebocas, gel antibacterial, sanitizante y sana distancia en la capital mexicana.



“La Llorona. El anhelo de un adiós” abre sus puertas al ocaso y con una fila larga para entrar, pero con mucha organización para ser acomodado en una trajinera.



Una embarcación típica de Xochimilco, que es tripulada por un remero, y la cual sera la encargada de trasladar a los espectadores, quienes muy abrigados y en ocasiones con paraguas para la lluvia, están dispuestos a dejarse sorprender por el famoso grito de “¡Aaaay, mis hijos!”



Una vez acomodada la gente en las trajineras, se hace un recorrido de aproximadamente 30 minutos hasta llegar a un islote que adaptaron como escenario natural perfecto del paisaje nocturno de la zona chinampera de Xochimilco.



Cabe destacar que, el lugar es el ideal para la realización de este espectáculo al ser un sitio donde sus habitantes se resisten a dejar morir su cultura, sus tradiciones, creencias y celebraciones.



Al llegar a laguna de Tiliac se observa la cantidad de trajineras que hay, unas 60 aproximadamente, acomodadas estratégicamente en media luna alrededor del escenario.



A la sazón, los vendedores no pueden faltar para reactivar la economía del lugar, que durante seis meses se vio frenada, y que con las medidas de salud pertinentes pasan sobre trajineras vendiendo comida y bebida variada.



Ver el magnífico escenario acompañado del viento nocturno y música ancestral náhuatl de instrumentos prehispánicos, como el huéhuetl, las flautas de barro, caparazones de tortuga, tambores de barro, palos de lluvia, sonajas de guaje y de calabaza hace remontar al México prehispánico.



Momento histórico que, a lo largo de -aproximadamente- hora y media que dura el espectáculo, transporta a un pueblo de Xochimilco, donde las riveras llenas de flores y chinampas dadoras de alimento son parte del pueblo tributario a la Gran Tenochtitlan, que al ser conquistado por el pueblo mexica, se ve obligado a brindar fuerza de trabajo, cosechas y tierras al Gran Imperio Mexica.



Y que, posteriormente, fue azotado por la ambición de los conquistadores españoles… pero que permitió el nacimiento de “La llorona”, esa mujer que sacrifica su vida y la de su recién nacido hijo, como parte de una ofrenda en busca de la justicia y la libertad que ha sido negada.



“La llorona. El anhelo de un adiós”, no sólo revive esa leyenda donde una mujer anda penando, mientras emite ese desgarrador lamento de “¡Aaaay, mis hijos!”.



Esta edición, se convierte en ese homenaje a todos los que partieron de este mundo sin poder despedirse, sin tener un ritual para dar el último adiós, a todos los desaparecidos, a los fallecidos por la pandemia, y a todas las mujeres asesinadas en México.



***



Nayeli Cortés, actriz que interpreta a “La Llorona”, detalló -en conferencia de prensa- que durante las funciones será obligatorio el manejo correcto de cubrebocas. Además, sólo se permitirá un máximo de 12 personas por trajinera.



La actriz y cantante, precisó que el elenco también cumplirá con las medidas sanitarias como lo son la toma de temperatura, uso de gel antibacterial, distanciamiento entre los actores y desinfección de la pirámide en la que se desarrolla la historia.



Los boletos se pueden obtener en Taquilla del embarcadero Cuemanco de lunes a domingo de 10:00 am a 6:00 pm o a través del sistema Ticketmaster. Costo: $387



La venta de boletos de las funciones del 9 al 18 de octubre será al 2x1, esto con la finalidad de apoyar al espectador y reactivar la economía de Xochimilco