La Iglesia Católica en el Día Cero



El Vaticano.- El día cero, para la cita histórica de la Iglesia Católica llegó. Este jueves inician los trabajos de la cumbre sobre la protección de menores en la Iglesia, convocada por el Papa Francisco.



En ésta participarán los presidentes de las conferencias episcopales del mundo, quienes llegan al encuentro con el Papa Francisco con una profunda herida, por los casos de pederastia y su falta de efectividad para contenerlos.



Críticos del papado de Francisco consideran que si la reunión sólo se enfoca en la protección a menores y los encubrimientos, otras heridas serán peores y la crisis de credibilidad se afianzará porque la jerarquía católica opondrá resistencia a las soluciones e incluso manifiestan que algunos lo podrían utilizar para proponer acabar con el celibato.



Este lunes se anunciaron los trabajos a realizarse en la cumbre, ahí el arzobispo maltés Charles Scicluna afirmó que “el silencio ya no es aceptable, sea en forma de omertà o síndrome de negación. Debemos alejarnos de cualquier complicidad o código de silencio” y sentenció: “no abandonaremos jamás la defensa de los menores”



Reconoció que “no podemos actuar solos, necesitamos ayuda” y reiteró que la cumbre girará en torno a tres ejes: “responsabilidad, rendición de cuentas y transparencia”.



Pero también dejó claro que no se tratarán otros temas como el abuso a las religiosas cometidos por obispos y sacerdotes.



El padre Federico Lombardi, quien será el moderador de la cumbre, explicó el desarrollo de los trabajos, todos los días se iniciará con las oraciones de la mañana, seguidas de conferencias de cardenales y otras personalidades, entre éstas tres mujeres. Por la tarde los trabajos serán por grupos lingüísticos (cuatro en inglés, tres en español, dos en italiano y en francés).



El sábado por la noche se realizará una ceremonia penitencial en la Sala Regia del Palacio Apostólico Vaticano y el domingo una misma, el discurso conclusivo lo ofrecerá el Papa Francisco.



A su vez, Andrea Tornelli responsable de medios de El Vaticano, aseguró que “con el encuentro que se abre en el Vaticano, la Iglesia no sólo señala el camino a sus propias jerarquías y comunidades, sino que también ofrece un testimonio doloroso y un compromiso preciso con toda la sociedad, porque la protección de los menores es una cuestión que concierne a todos, como lo demuestran las impresionantes cifras de menores maltratados en el mundo”.



Al encuentro del 21 al 24, no asistirá, el cardenal Patrick O’Malley, presidente de la Pontificia Comisión para la Tutela de los Menores, hombre clave en los últimos años para atender esta problemática, quien de acuerdo al “Wall Street Journal” la relación entre él y el Papa se ha vuelto “tensa y formales” por lo que fue excluido de la organización del evento.