La DEA y el mapa del espanto



Ciudad de México.- Hay sueños que se cumplen, pero por regla general terminan en pesadillas. Hace unos años la DEA impulsó la estrategia de pulverizar a los cárteles de las drogas. En teoría esto serviría para hacerlos menos fuertes y serían más fáciles de combatir.



El resultado de aquellas jornadas que explican, en alguna medida los altos niveles de violencia en México, dejaron resultados mixtos.



Por ejemplo, la organización de los Beltrán Leyva, los zetas, el cártel del Golfo y el de Juárez, ya no son lo que alguna vez fueron, aunque continúan operando.



TE PUEDE INTERESAR: Leonel Luna: el horizonte de la política



Lo que ocurrió, en contraparte, es que dos organizaciones se hicieron muy poderosas: El cártel de Sinaloa y el cártel de Jalisco Nueva Generación.



Esto resultó así, porque hay bandidos que aprovechan las coyunturas mejor que otros, y porque en su propia estructura cuentan con las herramientas para sobrevivir e inclusive avanzar.



En la “Evaluación Nacional de Amenazas de Drogas 2020” que difundió la DEA se hace una análisis de la presencia de las organizaciones mexicanas en Estados Unidos y es un retrato del espanto.



Si bien los grupos de Sinaloa y Jalisco son los que tienen mayor influencia, también tienen actividades otras bandas: lo que queda de los Beltrán Leyva, el cártel del Noreste y del Golfo, los Zetas, Guerreros Unidos, Juárez y la Línea, Familia Michoacana y Los Rojos.



En los hechos, los narcotraficantes mexicanos tienen el control, en alianza con pandillas locales, de la distribución y venta de fentanilo, heroína, metanfetaminas y mariguana, aunque esta última está en camino de ser legalizada.



Uno de los atributos de los grupos delincuenciales es que muestran flexibilidad y resiliencia ante los cambios que imponen el mercado y las autoridades. Es más, durante la pandemia del Covid-19 han hecho muy buenos negocios.



Si uno revisa la página de los más buscados verá ahí a cuatro personajes: Nemesio Oseguera “El Mencho”, Jesús Alfredo Guzmán Salazar, Ismael “El Mayo” Zambada y Rafael Caro Quintero.



Como sabemos, “El Mencho” es el jefe del CJNG y los otros tres representan momentos del propio cártel de Sinaloa y de sus propios cambios internos.



El informe de la DEA muestra que el tema del narcotráfico continuará presente y que se presionará a las autoridades mexicanas para dar resultados. Más allá de discursos, se tendrá que responder con hechos a lo que en Washington consideran la mayor amenaza para su seguridad.

  • Julián Andrade Jardí

    Julián Andrade Jardí

    En la actualidad soy periodista y consultor. Escribo en diversos medios y entre ellos Forbes, La Crónica de Hoy y Etcétera. En La Razón me desempeñé como columnista y editor jefe. En Milenio trabajé como coordinador de información y en La Crónica de Hoy como subdirector. Dirigí Newsweek en español. En el ámbito de gobierno, fue coordinador general de comunicación social en el gobierno de la Ciudad de México y en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de Federación. Soy autor de la novela "La lejanía del desierto" y coautor, con Jorge Carpizo, de "Asesinato de un cardenal".