La Brigada de Vigilancia Animal, en la tarea de rescatar mascotas y concientizar a humanos



Ciudad de México.-Cuando en el Congreso capitalino avanza la aprobación de una reforma al artículo 10 Bis de la Ley de Protección a los Animales que permitirá a la Policía irrumpir en un domicilio para rescatar del abandono o la violencia a una mascota, Capital CDMX visitó las instalaciones de la Brigada de Vigilancia Animal de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) para conocer de viva voz de estos uniformados cómo realizan su trabajo para recuperar a un perro o un gato en riesgo.



Con incertidumbre sobre la forma en la que aplicarán estas nuevas facultades, Alberto Celis Díaz (ACD), encargado operativo de la Brigada de Vigilancia Animal, y Rosario Gálvez Padrón (RGP), Policía Segundo, cuentan anécdotas y circunstancias de su labor diaria.



Lamentan que la gente no entienda que tener a un perro amarrado en una azotea, bajo la lluvia o bajo el sol, es una clara situación de maltrato. Hoy, lo que la ley les permite es tratar de concientizar a las personas y buscar el apoyo de otras instancias locales y federales como la Procuraduría Ambiental, la Fiscalía Especializada en Delitos Ambientales y la Semarnat, para rescatar a animales que padecen crueldad en un entorno privado.



La reforma al artículo 10 Bis ya se aprobó en comisiones del Congreso capitalino y ahora deberá ratificarse en el Pleno —que ya se encuentra en periodo ordinario de sesiones—, para convertirla en decreto, promulgarla y que entre en vigor.





—¿Cuánto tiempo lleva operando la Brigada?—, se le pregunta a los dos policías.ACD: La brigada de vigilancia animal nació operativamente en 2005. Los compañeros que iniciaron esta brigada tuvieron un año de cursos, es decir desde el 2004 al 2005. A partir de 2005 a la fecha ha estado operando en toda la ciudad de México.





-¿Cuántos elementos la integran?ACD: Actualmente 80





-¿Cuántos animales tienen en este momento y de qué especies?RGP:Tenemos 85 perros, siete gatos y tenemos dos de fauna silvestres: un cacomixtle y una víbora cincuate.





-¿Cuántos rescates realizan ustedes a la semana? RGP:Tenemos un promedio de 14 rescates a la semana





-¿Esos rescates primordialmente son canes o de qué animales?ACD:Esta unidad rescata a todo tipo de animales. De acuerdo a la ley de protección a los animales en su artículo 10 bis nos faculta para rescatar a todo tipo de animales: domésticos y de fauna silvestre. Todos los domésticos como perros y gatos, qué es lo que mayormente llega aquí, pero también fauna, como águilas, halcones, serpientes, iguanas. Todo tipo de animales.





-¿Esos rescates son sobre todo en vía pública? ¿O cuando hablamos de rescates a que nos referimos?AC: rescates en vía pública. Éstos animales son rescatados incluso de vías primarias como periférico, circuito interior, ejes viales. Se retiren de ahí y si están lastimados o lesionados son traídos a las instalaciones de la brigada de vigilancia animal, donde el staff de médicos veterinarios que tenemos los revisan, los curan y una vez que han estado clínicamente sanos o dados de alta pasan al área operativa. Mis compañeros y un servidor nos dedicamos a socializarlos para que puedan entrar a alguno de los programas y se puedan ir en adopción.





-¿Cuando rescatan a un animalito en qué condiciones viene?RGP: viene dependiendo del rescate. Si fue un rescate donde no sufrió alguna lesión sólo lo van a revisar los médicos sin ningún problema, pero hay animales que sufren lesiones graves que pueden estar con laceraciones en el cuello, en sus miembros anteriores o posteriores. Dependiendo la situación en la que hayan estado y de donde se hayan rescatado es lo que se cura.





-¿Cuál es el rescate que más les ha conmovido, por la situación de abandono o de daño o de enfermedades del animalito que recuerdan cómo la situación más fuerte?ACD: Es muy variable. Todos los rescates Son importantes y todos tienen su grado de dificultad. Realmente ningún rescate es fácil así que para nosotros todos son importantes. Es muy difícil clasificarlos. Podríamos recordar alguno. Hace como cuatro o cinco años una casa que se incendió en Santa María la Rivera donde hay muchos perritos desafortunadamente sufrieron quemaduras, muchos murieron quemados Y otros más que fueron rescatados por nosotros y llevados a diferentes albergues, toda vez que las instalaciones de la brigada de vigilancia animal no tienen tanta capacidad para tener tantos animales. Recordemos que las instalaciones de esta brigada generalmente son de paso, porque no somos un albergue, pero sí los tenemos aquí para que se vayan los más que podamos.





-¿Usted recuerda un caso en particular que la haya conmovido?RGP: Son animales que en ese caso llegaron con lesiones bastante graves y sí me conmueve ver el sufrimiento que tenían en ese momento los perritos que trajimos a la brigada, sin embargo gracias a la labor de los médicos veterinarios fueron atendidos oportunamente y posteriormente fueron trasladados a los diferentes albergues, pero sí es triste verlos en las condiciones en las que los encontramos.





-¿Cuando rescatan a un animalito, cuál es el procedimiento? ¿Aquí lo traen, aquí se quedan, aquí le brindan atención médica y luego qué pasa? ACD: una vez que se ha realizado el rescate y vienen lesionados, cualquier tipo de animal, perro, gato o fauna silvestre, lo reciben los médicos veterinarios. Contamos con un staff de cinco médicos veterinarios. Ellos clasifican analizan y en su caso suturan, operan o lo que sea necesario para rehabilitar a la especie de la que se trate. Una vez que ha sido dado de alta, clínicamente hablando, pasa al área operativa en donde mis compañeros y un servidor nos dedicamos a socializarlos para que recuperen su estabilidad emocional y puedan entrar a alguno de los programas que tenemos para que se vayan en adopción. Uno de estos programas, de hecho contamos con tres, uno que se llama adopta un animal de compañía; tenemos otro que se llama K9 en donde nuestros compañeros se dedican a entrenar perros, esto para demostrar que los perros criollos pueden ser educados y no sólo los perros de raza y una vez que han sido educados se puedan ir en adopción. Y el nuevo programa que se acaba de implementar en conjunto con el Observatorio de Seguridad Ciudadana en donde se están obsequiando 20 becas para que sean los civiles quienes vengan aquí y el grupo de entrenamiento canino K9 sea quien les enseñe a educar a este perro y una vez que sea educado el perro el único compromiso es que se lo lleven adoptado.





-¿Esa beca es un entrenamiento conjunto entre el especialista y el futuro dueño del can?ACD: así es, el único compromiso que adquiere el ciudadano que adquiere una beca de estas y que al final del entrenamiento él o ella sepan entrenar al canino que ya está entrenado y se lo lleve en adopción. Ese es el único compromiso.





-¿Qué se requiere para que alguien adopte a un perro o a un gato?ACD: Ésas medidas las tiene el observatorio de seguridad ciudadana que ha puesto los requisitos. Nosotros no manejamos esa situación. Son ellos quienes manejan los requisitos que se piden y a nosotros sólo nos llegan aquí las personas que se han inscrito y que están aprobadas por el observatorio ciudadano.





-Pero hablaba de otros dos programas de adopción. ¿En esos otros dos programas cuál es el procedimiento de adopción?RGP: en el caso de Adopta un Animal de Compañía lo único que se pide es la credencial de lector y un comprobante de domicilio. Se presentan en la brigada de vigilancia animal de nueve a dos de la tarde para que se les muestre el perrito y se les entregue en adopción. Eso es lo único que se pide. Ya posteriormente se le da seguimiento con nuestros compañeros al caso, se visita, que se encuentre el perrito en buenas condiciones y eso es lo único que se les pide, pero también tenemos el programa de Apadrina un Animal de Compañía que se lleva a cabo los días sábados y domingos de nueve de la mañana a dos de la tarde y aquí pueden venir a las instalaciones con su familia a apadrinar un perro, proporcionarle alimentación, proporcionarle baños, cuidados y pasearlo. El compromiso para las personas que vienen a apadrinar un perro es que le busquen un adoptante. No sólo es venir a apadrinarlo sino el compromiso de qué al final se va a ir en adopción.





-¿Cómo garantizan que alguien que se va a llevar a un perro va a ser idóneo para llevarse al animal y que el animal después no sufra maltrato o abandono? ACD: se realiza un contrato entre el ciudadano y la brigada de vigilancia animal. En ese contrato el adoptante se compromete a dar una buena vida de todo tipo, médica, social, de esparcimiento y la brigada de vigilancia animal, periódicamente hace visitas a todas las personas que adoptan, para verificar que efectivamente el ejemplar se encuentre en buenas condiciones conforme al contrato que se firmó y al que se comprometió el ciudadano. En caso de que haya un incumplimiento le retiramos al ejemplar. La verdad, hasta el momento no hemos encontrado un solo caso. Todos los casos han sido benéficos para el animal en este caso.





-¿Cómo sabemos que un animalito se encuentra en una situación de estabilidad emocional después de la crisis o de trauma qué pasó?ACD: lo demuestra en su comportamiento, su comportamiento ante otros perros, si es un perro, porque también se dan gatos, pero hablando concretamente de perros el comportamiento con otros animales de su especie, con los mismos seres humanos que muchas veces sin conocerlos los pueden tocar, acariciar y el perro no va a tener una reacción agresiva, Eso es socializar. Cuando el animal ha alcanzado ese grado sabemos que está óptimo para irse en adopción.





-Me comentan que la mayoría de los rescates son en vía pública ¿pero qué tan común es hacer un rescate en un predio, una vivienda o un entorno privado?ACD: no es muy común, sin embargo nosotros por si solos no podemos hacerlo, toda vez que la ley no nos faculta para eso. Está en trámite la aprobación de esta ley, pero al momento no nos faculta ninguna ley para hacerlo. Cuando se ha llegado a hacer es coadyuvando con otras instancias de gobierno como es Fedapur, como es PAOT, Semarnat concretamente. Se realizan operativos en conjunto, en donde obviamente con la autorización del MP federal es que se puede entrar a domicilios, pero solamente bajo este concepto y con estas autoridades. Una vez que se haya aprobado esta reforma en el artículo 10 bis de la ley de protección a los animales, qué tanto nos va a facultar el hecho de actuar solos o cuando con otras instituciones federales.





-¿Sin esta ley cuáles son los problemas para rescatar a un animalito?RGP: Sí hemos tenido dificultades en ese sentido debido a que las personas no permiten el acceso al domicilio, entonces nuestro trabajo es sólo documentar lo que se observa o lo que nos permiten ver y posteriormente si alcanzamos a detectar alguna situación de maltrato en donde no podamos ingresar hay que dar parte a las autoridades correspondientes para que realicen el procedimiento necesario. Hablando de rescates que no se van a una situación de maltrato hay personas muy amables que nos permiten el acceso a sus domicilios para poder rescatar ciertas especies que están en el interior de su domicilio, pero en cuestión de maltrato sí es un tema bastante delicado que habría que analizar bien, para realizar nuestro trabajo con profesionalismo.





-¿Es muy frecuente ver el maltrato o la violencia hacia los animales en el entorno privado? ACD: Sí es frecuente toda vez que mucha gente no define o no sabe que es maltrato. Mucha gente cree que tener un perro y tenerlo en su azotea amarrado, a la intemperie, bajo el rayo del sol o la lluvia, ellos se contentan con eso. Cuando uno les dice que es un maltrato ellos no creen, precisamente por el desconocimiento de las leyes. Aunque nosotros como oficiales de policía tenemos muy en cuenta que el desconocimiento de una ley no te exime de una responsabilidad, lo único que hacemos en estos casos es darles una plática de concientización, hacerles ver y saber que están incurriendo en un delito, que es susceptible de ser castigado, que es punible y que eviten seguir en esta situación maltratando al animal. Hay mucha gente que lo toma a bien y hace caso y hay mucha gente que nos ignora, pero nuestro trabajo hasta ahí puede llegar en estos momentos. Vamos a ver con esta nueva ley como la vamos a poner en aplicación.





-¿Tienen una anécdota sobre la renuencia de la gente que puedan compartir?RGP: nosotros fuimos a una situación en donde una persona tenía un hacinamiento de perros en Gustavo A Madero. La persona ya tenía varias denuncias de los vecinos, sin embargo, cuando nosotros llegamos se tornó en una situación de no permitir el ingreso al domicilio a pesar de que nosotros alcanzábamos a percibir los malos olores. No nos permitió ingresar. Se dio conocimiento a las autoridades correspondientes y posteriormente nos tocó ir cuando ya tenían la orden correspondiente de las autoridades que estaban ahí, peritos, y se llevó acabo el rescate de los perritos. Eran bastantes, algunos ya sin vida, pero se logró al fin y al cabo el rescate de los mismos.





-¿Cuando los rescatan, cuánto les lleva rehabilitar al animal y lograr que se encuentre en una situación de estabilidad para otorgarlo en adopción? ACD: no hay un tiempo establecido. Todos los casos son diferentes. Tiene que ver mucho el grado de maltrato, tiene que ver la edad, la alimentación. Son muchos factores a considerar, no podemos establecer un tiempo exacto en cuanto a la recuperación de un perrito; es difícil establecerlo, inclusive el carácter, el temperamento.





-¿Se puede hablar de una meta de adopción de perritos al año?ACD: Como meta todos. Nos encantaría que todos, finalmente una meta es eso, todos, pero sabemos que es difícil toda vez si damos en adopción tres a lo mejor nos llegan seis, pero nosotros siempre buscamos la manera de que se vayan en adopción el mayor número de ejemplares posibles y de esta manera es que estamos implementando nuevos programas, nuevos proyectos buscando apoyos, patrocinios para poder aterrizar proyectos y que la gente se interese en adoptar perros. Lo que promovemos también mucho es la esterilización y la adopción, que no compre la gente. El hecho de que sean perros criollos no quiere decir que no sean buenos perros. Las más de las veces son muy agradecidos, después de que han sido maltratados y todo, de que han sufrido mucho, y que han sido rehabilitados, son muy agradecidos con la gente que los tiene. Tenemos algunos casos en donde nos consta, a través de las visitas que realizamos, que los perros viven una vida plena, feliz y eso nos llena de orgullo porque fuimos partícipes y artífices de que este ejemplar, alguno de los que se ha ido tenga una vida feliz.