Iniciativa preferente confronta a Senadores



Ciudad de México.- El Senado recibió la minuta de la Cámara de Diputados que reforma la Ley de la Industria Eléctrica, con carácter de preferente.
Desde su llegada al Senado, generó polémica entre los legisladores para definir a qué comisiones se enviaba.
Tras casi una hora de discusión, la Mesa directiva la turnó a las comisiones de Energía, Estudios Legislativos Segunda, y Medio Ambiente; las dos primeras presididas por Rocío Abreu y Ana Lilia Rivera, ambas senadoras de Morena y la última por Raúl Bolaños, del Partido Verde Ecologista de México, alidado de Morena en el Senado, pero que en Diputados votó en contra de dicha reforma.




“He escuchado las participaciones de todos los senadores y senadoras, como me están invocando el reglamento, esta presidencia va a ampliar hacia medio ambiente, sin opinión de economía, es una decisión tomada y quedaría las comisiones de energía, estudios legislativos segunda y Medio Ambiente, para turno”, dijo Eduardo Ramírez, presidente de la Mesa Directiva.




La oposición pedía que también fuera turnada para dictaminación a la comisión de Economía, sin embargo, la propuesta fue rechazada.
Legisladores del PAN y PRI, se manifestaron a favor de que se lleve a cabo un parlamento abierto, a fin de escuchar a los expertos. Esta propuesta la discutirán dentro de las comisiones a las que fue turnada la minuta.




“Dejar constancia de nuestro interés por que se pueda celebrar un parlamento abierto en el Senado para escuchar a los distintos sectores involucrados y desde luego también escuchar a los representantes del sector energético del gobierno que nos puedan compartir su punto de vista respecto a esta legislación, creo que independientemente del ejercicio que se hizo en la Cámara de Diputados, es importante que las y los senadores de la República podamos también a llegarnos de las opiniones de los sectores”, manifestó Claudia Ruiz, senadora del PRI.




En la sesión ordinaria, senadores pidieron hacer uso de la palabra y aprobecharon para expresarse a favor o en contra de la iniciaitiva preferente, la cual tiene un plazo de 30 días naturales a partir de su ingreso al Senado, para su discusión, dictaminación y votación en el pleno