Incumplen a la Fiesta

Ciudad de México.- Con total falta de seriedad, como si en estos momentos la Fiesta Brava pudiera darse esos lujos, se canceló de última hora la corrida de toros anunciada para el sábado dos de mayo en Tlaxcala, Tlaxcala.
La Plaza de Toros que lleva el nombre del torero mandón de esa tierra simplemente no abrió sus puertas. Cientos de aficionados que ya habían adquirido sus boletos, llegaron para recibir la sorpresa de que, “por causas de fuerza mayor”, la corrida se habría cancelado.

En una escueto comunicado firmado por Raúl Alducin Reyes, la empresa Fusión Artística faltó al respeto a los matadores que alternarían (Alejandro Talavante, Joselito Adame y Sergio Flores), al ganadero (Caparica), a la afición tlaxcalteca y la propia historia del lugar.

“La tacita de plata”, como fue conocido el recinto desde su inauguración oficial en 1945, ha tenido un redondel desde el siglo XIX. El lugar ha sido testigo de inumerables tardes triunfales, y en homenaje al matador tlaxcalteca Jorge “El Ranchero” Aguilar, recibe su nombre desde 1981.
El Ranchero nació y murió en el campo bravo. Piedras Negras, ganadería emblema de esa tierra, vio nacer al torero charro que años más tarde abriría la puerta grande de las plazas más importantes país y del mundo.

Con el capote desde los seis años de edad, aprendió el sitio de torero en las tientas, lugar que marcó su inicio y fin en este mundo, pues luego de 49 años de estar frente a un toro bravo, a la edad de 54 años, perdió la vida en la ganadería de Coaxamalucan en 1981.

Así que justo en el año del 70 Aniversario de la Plaza Jorge “Ranchero” Aguilar, sin vergüenza taurina, los empresarios de Fusión Artística desdeñaron la historia y tradición de uno de los Estados más taurinos de nuestro país y sede de más ganaderías que ningún otro.
Trascendió primero que por las condiciones climatologías se canceló. No hubo tormenta. Posteriormente que por la baja venta de boletos. Señores empresarios: vayan con su dinero a otro “negocio” y dejen nuestra fiesta en paz.

PASEÍLLO


Donde sí hubo corrida, y con la leyenda “no hay boletos” fue en Aguascalientes. El mismo sábado 02 de mayo, llegó el cartel esperado por la afición, la reaparición del Príncipe de Galapagar en la Feria de San Marcos luego de tremenda cornada que estuvo a punto de dejarlo sin vida en esa misma arena, hace cinco años. El mano a mano anunciado ponía la presión al torero mexicano Eulalio López “Zotoluco”. La figura mexicana se enfrentaba a la figura mundial. Y el resultado en el papel fue como se pronosticó desde el anuncio del cartel: José Tomás se proclamó triunfador con tres orejas de sus rivales. Zotoluco… voluntarioso…
Ninguna cornada llega en buen momento, pero sin duda hay algunas que muchos toreros desearían que hubieran ocurrido en otra fecha. Quizá sea el caso de Diego Silveti, quien ya que había cuajado una gran faena de indulto el domingo 03 de mayo en Aguascalientes, en los últimos lances a “Aroma de Toro” de Fernando de la Mora, sufrió dura cornada en el tobillo derecho. La herida se produjo a sólo 10 días de su compromiso en la Feria de San Isidro, en Madrid…

Pocas veces son valorados, pero su labor es elemental. La mayoría de las ocasiones no lucen vistosos, y lejos de llevarse palmas suman pitos y abucheos. En la actualidad, hay uno que sobresale y se encuentra inactivo tras la cornada que sufrió el viernes. El parte médico indica mes y medio de reposo. El coraje taurino lo hará volver al ruedo. Su valor, arte y sitio lo han hecho salir al tercio en 64 ocasiones, sólo en la Plaza México. Para el banderillero Cristian Sánchez, nuestros mejores deseos de pronta recuperación.