Iglesias deben ser promotoras de derechos humanos



Ciudad de México.- Ministros de culto, religiosas, pastoras, hombres y mujeres de diversas religiones han sido activistas de derechos humanos durante décadas en México sin que el Estado tenga un programa de derechos humanos que atienda la iniciativa de éstos.



En el conversatorio digital Aportes de las Religiones y Diversidad Cultural en los Derechos Humanos, organizado por el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), coordinado por Ignacio Cuevas, Oscar Solano de la Iglesia Veterocatólica en México afirmó que los integrantes de las religiones están llamados a ser agentes formativos de los derechos humanos en sus comunidades siendo una obligación promover y respetar los derechos humanos.



Reconoció que “el activismo social y promoción de los derechos humanos por parte del espectro religioso está presente y se mueve por toda la república mexicana, no obstante falta camino por recorrer por eso se deben animar a otras iglesias y congregaciones a que formen parte de un trabajo conjunto donde las iglesias sean coparticipes de la sanación del tejido social no buscando el silencio de la víctima ni la absolución del criminal sin penitencia sino buscando una nuevo forma educar a las comunidades de fe buscando una civilidad y reconocimiento para la otra y el otro siempre tenido presente que el hacer valer la justicia es un derecho humano”.



Citó a hombres y mujeres que durante años han trabajado en la promoción y defensa de los derechos humanos siendo religiosos o ministros de culto y hoy por hoy son una guía a seguir como los dominicos obispo Raúl Vera, religiosos Miguel Concha Malo y Julián Cruzalta, obispo Samuel Ruiz, pastora bautista Rebeca Montemayor, reverendo anglicano Arturo Carrasco Gómez, entre otros que “se juegan la vida y el puesto clerical por no tener el gobierno mexicano en este momento un programa de concientización para las asociaciones religiosas en materia de derechos humanos y dejando desprotegidos al ministro de culto que dándose cuenta de la violación de los derechos humanos que sufre el individuo como iniciativa propia muchas veces y con sus propios recursos echa andar a la suerte el sustento y el medio para que se deje de violar o vulnerar los derechos humanos de este individuo o de la colectividad”.



Para Oscar Solano “urge que el Estado mexicano tenga para las iglesias un programa de formación para los derechos humanos y que se sugiera a cada comunidad se fomenten programas de formación para estas mismas”.



Con tomar en cuenta a las iglesias para ser promotores de los derechos humanos y sanar el tejido social, advirtió, no se afectaría en nada el Estado laico.

En 45 días han fallecido cuatro obispos por COVID-19



En mes y medio han muerto en México cuatro obispos, un activo y tres eméritos: dos de ellos convivieron y después dieron positivo.



Los obispos que han fallecido son:



- 14 de diciembre, el obispo de la Diócesis de Aguascalientes José María de la Torre Martínquien estuvo internado desde el pasado 5 de noviembre. Al morir contaba con la edad de 68 años de edad.



Obispo controvertido por su oposición a los derechos de la comunidad lésbico, gay, bisexual, transexual, transgenero, transvesti, intersexual.



- Jueves 26 de noviembre, el obispo emérito de Culiacán, Benjamín Jiménez Hernández, de 82 años de edad, falleció de Covid-19 estuvo hospitalizado casi un mes.



- 22 de noviembre, falleció el obispo emérito de Autlán Gonzalo Galván Castillo por infarto cardiaco hospitalizado por COVID-19. Los medios de comunicación reportaron que había convivido con el obispo José María de la Torre de Aguascalientes.



- El 25 de junio del 2015, el Papa Francisco aceptó la renuncia anticipada de éste “por causas graves”, presuntamente, por encubrir a un sacerdote pederasta.



- 31 de octubre, falleció el obispo emérito Arturo Lona Reyes de Tehuantepec a los 94 años de edad, tras complicaciones por Covid-19 quien era conocido como “El obispo de los pobres” por su solidaridad y su labor altruista a favor de las comunidades originarias de Oaxaca.

  • Eugenia Jiménez

    Eugenia Jiménez

    Periodista especializada en la fuente religiosa. Viajar en el avión con dos papas Benedicto XVI y Francisco en sus visitas a México de las mejores experiencias periodísticas. Me gusta el café mexicano y reportear en campo.

Etiquetas: CDMX Capital CDMX Iglesia Católica México Derechos Humanos DDHH Covid-19