Iglesias aliadas para prevenir el abuso sexual infantil



Ciudad de México.- La prevención del abuso sexual a menores en las iglesias es un tema preocupante que ha unido a líderes de diferentes religiones en México para combatirlo, los esfuerzos que realiza cada una en sus diferentes ámbitos no debe quedar sólo en los espacios de los recintos religiosos.



Por eso la propuesta es aplicar programas integrales para que los menores aprendan a detectar situaciones de peligro en escuelas, casas y espacios públicos.



La jerarquía católica es públicamente la que ha visibilizado más su labor, aunque falta por verificar si realmente cumple con su objetivo. Lo cierto es que los casos de pederastia a nivel mundial ha sumido a la Iglesia Católica en una fuerte crisis.



Para conocer el trabajo que realizan algunas iglesias en este tema, la Universidad Pontificia de México realizó el jueves pasado el Foro Interreligioso sobre la Prevención del Abuso en el que participaron representantes de judíos, musulmanes, budistas, evangélicos y católicos.



Ahí señalaron que el abuso sexual infantil no reconoce religiones y la obligación de las iglesias es cuidar el futuro de la sociedad mexicana: los niños.



Además, se insistió en que se debe denunciar los abusos a las autoridades civiles y que sean especialistas independientes quienes los investiguen, no las autoridades eclesiásticas.



El sacerdote Daniel Portillo director del Centro de investigación y formación interdisciplinaria para la protección (Ceprome) fue claro y estableció “la prevención interreligiosa no se debería limitar a un discreto conocimiento de los esfuerzos paralelos, sino que holísticamente deberíamos colaborar y sumar esfuerzos…Las acciones protectoras deben ser francamente una prevención interreligiosa en salida, es decir, un aporte de las distintas denominaciones religiosas, a la sociedad…Las acciones de seguridad y prevención no deben ciclarse o enajenarse hacia adentro de la misma religión. La prevención debe ser un regalo también de nuestras Iglesias a la sociedad…La prevención interreligiosa es un viaje irreversible, no importa el credo que profesamos, cuando de frente a nosotros encontramos a los niños".



En el Foro realizado en el auditorio de la Universidad Pontificia de México, Moisés Laviado, de la comunidad judía de la asociación Kolve Koaj (Voz y Fuerza), explicó que pretenden dar voz a los niños y fuerza para poder defenderse. Sostuvo que se necesita de toda la comunidad para prevenir el abuso, pero también para permitirlo.



En México, reconoció, no existen cifras sobre este delito, porque no se denuncia. Y apuntó el papel de los líderes religiosos es cuidar a los más vulnerables que son los niños.



Reflexionó: “No somos todólogos que podemos resolver todos los problemas es muy importante que acudamos a un asesor profesional, cuando creemos que podemos resolverlo todo nosotros nos equivocamos y en este caso las equivocaciones pueden costar muchísimo”.



El pastor metodista Saúl Murillo Torres advirtió que en esta problemática debe haber “transparencia y responsabilidad”.



Y “estos casos deben ser acompañados por especialistas independientes, debemos escuchar desde afuera qué se dice de mis programas de prevención y de los casos que ya existen, desde una perspectiva neutra y profesional fuera de mi comunidad.



“No hacer como que sabemos todo, no buscar por responder, simplemente actuar por actuar, sino buscar una capacitación seria”.



Reveló que la iglesia metodista tiene registrados cinco casos de abuso sexual a menores entre los años 50´s y 80´s, cometidos por tres religiosos, dos de los cuales ya son difuntos desde hace más de 15 años. Pero a las víctimas se les ha brindado apoyo.



Este es un primer esfuerzo por visibilizar conjuntamente la problemática, pero cuántas iglesias están dispuestas a abrir sus archivos, revisar el pasado y denunciar los casos de pederastia. Aunque es loable la tarea ya iniciada.

  • Eugenia Jiménez

    Eugenia Jiménez

    Periodista especializada en la fuente religiosa. Viajar en el avión con dos papas Benedicto XVI y Francisco en sus visitas a México de las mejores experiencias periodísticas. Me gusta el café mexicano y reportear en campo.