Huele a esperanza



Ciudad de México.- En esto de que solo somos un México y la confrontación que se tiene contra el Covid-19, que ha sido sin duda un jinete del apocalipsis que se va diluyendo con la esperanza de las vacunas, sería muy relevante que la 4T y su líder, Andrés Manuel López Obrador ceda un poco para aprovechar la cultura de las campañas de vacunación, aunque sean neoliberales.



Se han escuchado las voces de expertos del “pasado’’ que nuestro país y su endeble sector salud, ha enfrentado epidemias desde gripe, el H1N1, la influenza de todo tipo, varicela, sarampión, polio, entre tantos, que se logró concretar una infraestructura de 21 mil 300 centros de vacunación.



Se desprende que la Secretaría del Bienestar, está subutilizando esos sitios, que son idóneos para la aplicación del contravirus, existen 20 mil unidades de medicina familiar y 1,300 hospitales, pero no se echa mano de ellas en su totalidad y de acuerdo con el director del ISSSTE, Benjamín González Roaro, eso podría cambiar y acelerar el ritmo.



TE PUEDE INTERESAR: La vacuna, un faro en la oscuridad



De acuerdo con el actual presidente de la Academia Mexicana de Educación, con la utilización de esa infraestructura, nuestro país tendría la capacidad de aplicar hasta un millón de dosis al día, si multiplicamos se ve fácil, pero no imposible, lo único sería acercar a la población a esos lugares.



Las imágenes del Estado de México y Ciudad de México, más las de otras entidades, refleja que la improvisación esta encima de las decisiones, una por la desesperación primero de los médicos y enfermeros del sector salud en las 32 entidades federativas y ahora los que estamos en la tercera edad.



A cualquiera de ustedes independientemente de su edad, les importaría mucho padecer una reacción de las vacunas, porque siempre ocurre por una u otra cosa, que puede ser un leve dolor, ardor, comezón e incluso una alta temperatura que llegue a generar la estadounidense Pfizer/BioNtech, con una eficacia probada del 95 por ciento.



O la rusa, Sputnik V con 91.6% de eficacia, la Aztra-Zeneca con 70.42 por ciento de efectividad, las chinas: CanSino Biologics con 96% y la CoronaVac SinoVac, ésta última aún se desconoce la efectividad.



Ante el temor de muerte y la esperanza de vida, creo que la mayoría de los 126 millones de mexicanos que habrán de recibir la vacuna, sea cual sea, no se negarían a ser inoculados con esas sustancias, que como se dijo, tendrán algunas reacciones chicas, medianas o grandes y no garantiza inmunidad total.



Si el caso del Presidente y su enterrador, Hugo López-Gatell, ahora infectado con el Coronavirus al cual le decía “fuchi caca’’ y a su patrón López Obrador no entendieron, esperemos que algunos del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) hagan algo por piedad, para calmar su terquedad que no deja nada bueno.

COMMODATO



En verdad los partidos políticos estarán satisfechos de los mensajes que envían “dirigidos a sus simpatizantes’’, pero tenemos que chutárnoslo todos a la de producto de gallina ante la nueva normalidad de la que nos estamos vacunando los mexicanos con los efectos de la pandemia y se hacen insípidos.



A quién le importa qué partidos encabezan las preferencias o la intención del voto en la Ciudad de México en las alcaldías, donde las encuestas otorgan un 43% de preferencia a Morena, seguidos de los golpeados partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI).



Y continúan las remoras de la Revolución Democrática (PRD), Verde Ecologista de México (PVEM), del Trabajo (PT), Redes Sociales Progresistas (RSP), Movimiento Ciudadano (MC), Fuerza México y ELIGE.



¡Que los perdone Dios!

  • Rubén Torres

    Rubén Torres

    Defeño, reporteando desde 1980. Graduado en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, generación 1984-1988. Trabajó 13 años en Inter Press Service (IPS), corresponsalía en México, donde fue becario del entonces Programa de Naciones Unidas para la Fiscalización de las Drogas (PNUFID) hoy JIFE. Reportero de los periódicos El Día, UNOMASUNO, El Nacional, Agencia Notimex, El Sol de México y El Economista. Hoy corresponsal en Chetumal y Cancún en Luces del Siglo. He cubierto casi todas las fuentes, menos espectáculos, esos los doy y deportes. Profesor de periodismo durante 20 años en la extinta escuela de Periodismo y Arte (PART).