Gozar de la vacuna sin trampas



Ciudad de México.- Es cierto que cuando México sufre embates de la naturaleza como terremotos, lluvias torrenciales, huracanes o pandemias, como la influenza (H1N1) o el Covid-19, la sociedad civil supera a las autoridades de los tres niveles de gobierno, pero cuando hay que reconocer se debe aceptar.



Formar parte de los beneficiarios de la aplicación de los casi 8 millones a quienes se les ha aplicado, primero a los médicos, enfermeras o los viejos de 60 años y hasta los “Servidores de la Nación’’ sin hacer trampa, es satisfactorio, renace la esperanza que se había perdido ante la necedad de muchos mexicanos inconscientes.



Se entiende que muchos connacionales tenemos que trabajar, como los que estamos en los medios de comunicación y no podemos parar, no solo porque no se puede, sino porque las mismas empresas obligan, ahí están los casos de los fotógrafos, camarógrafos o reporteros que han perdido la vida en todo el país, no solo en la Ciudad de México.



Resistiendo, además, el embate del discurso de “odio’’, que maneja el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, desde su llegada al poder contra casi todas las empresas periodísticas y señalamientos hacia quienes no están a favor de lo que está haciendo él, su gabinete o sus esbirros-huestes morenistas.



No se pueden entender sus planes, deseos o proyectos para abatir cualquier “disidencia’’ en México. Pero formar parte de los beneficiados con la vacuna, reitero, prevé que la lucha de los denostados comunicadores continuará por un tiempo más, incluso ver cómo responde la población el próximo 6 de junio ante todos sus yerros y más allá.



La llegada de hasta ahora 12 millones 334,445 vacunas: Pfizer-BioTech, AstraZeneca, Sputnik V, CanSinoBio o Sinovac, de cualquier parte del mundo o dónde se fabriquen, significa un respiro a los veteranos para poder seguir viendo crecer a sus hijos, nietos o bisnietos, por la esperanza de vida que se otorgó contra ese maldito bicho.



La doctora Martha Bolio, perteneciente a la “Brigada Correcaminos’’ y la “Brigada de la Unidad Familiar Número 13’’, fue muy clara y enfática. “Ya la tienen, ahora les toca la responsabilidad: cuidarse y no distraer las medidas preventivas, si es que no quieren recaer’’.



Afortunados los que no tuvieron reacciones, solo leves molestias.



Pero lo desgarrador es que no se puede tomar alcohol. Por lo menos en tres días “porque no sabemos cómo vaya a reaccionar el contenido. Aún no hay reportes. Mejor no le busquen’’, espetó.



“La vacuna en una aplicación o dos, no es la cura. Siempre la prevención al contagio seguirá hasta observar que los contagios disminuyen al ritmo de cómo han infectado a casi 2 millones 500,000 mexicanos o arrebatado la vida a más de 300 personas a causa de la indolencia, ignorancia o desprecio a un virus que ha causado mucho dolor’’.



Hay que reconocer los buenos oficios de Marcelo Ebrard Casaubón, quien como secretario de Relaciones Exteriores, se adelantó a los tiempos. Ya no vale la crítica de que sí se “pidió’’, pero “no llegan’’. Sino recuperar el tiempo perdido



Pero tampoco caer en la trampa de los integrantes del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que presumen haber “donado’’ la mitad de su millonario presupuesto electoral para “el bien de los mexicanos, no como otros…’’.



Eso es una patraña y no ha ocurrido, ni ocurrirá. Ellos necesitan dinero, incluso para que sus tribus continúen con “mentiras, traiciones o robarse el dinero’’ hasta entre ellos mismos. No son otros, son los mismos que estaban en otros partidos y Tan Tan.

COMMODATO



Les deseo los mejores días de Semana Santa, no como la otra que la padecimos algunos, otros por desgracia no, pero muchos de ellos ya no están en el ámbito terrenal, ya sea por ir a conglomeraciones, fiestas, reuniones familiares o simplemente por el valemadrismo que nos caracteriza.



Buen asueto. Nos encontramos en unos días.

  • Rubén Torres

    Rubén Torres

    Defeño, reporteando desde 1980. Graduado en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, generación 1984-1988. Trabajó 13 años en Inter Press Service (IPS), corresponsalía en México, donde fue becario del entonces Programa de Naciones Unidas para la Fiscalización de las Drogas (PNUFID) hoy JIFE. Reportero de los periódicos El Día, UNOMASUNO, El Nacional, Agencia Notimex, El Sol de México y El Economista. Hoy corresponsal en Chetumal y Cancún en Luces del Siglo. He cubierto casi todas las fuentes, menos espectáculos, esos los doy y deportes. Profesor de periodismo durante 20 años en la extinta escuela de Periodismo y Arte (PART).

Etiquetas: CDMX Capital CDMX Covid-19 Vacuna