| 

Vivir

Golpe de calor: perder la vida en unos minutos

Ciudad de México.- Un día más, Judith se alista para asistir a la escuela, pero hoy se siente diferente, no durmió bien, toda la noche hizo demasiado calor, a pesar de haberse duchado se siente aún acalorada.

Hoy no tomó café, solo dos vasos con agua un trozo de melón y sacó del refrigerador una botella de agua muy fría.

Al salir imaginó que iba a sentir un poco de ese fresco que hay en las mañanas, sin embargo, hoy no es así, hoy el calor es abrumador. Llegar con este incomodo clima a la Escuela Normal Superior de México es de auténticos valientes, así que inicia el recorrido, un camión 50 minutos y 60 más en Metro.

Con el paso del día asciende la temperatura y Judith siente calor, un calor que ella cree que es normal, “porque los días han sido demasiado calurosos”. El verdadero problema se acercaba, ya que el Metro a las dos de la tarde es literal un sacrificio y llega a registrar hasta 40 grados de temperatura.

Judith se regresó con su amiga Lorena, quien le hizo el comentario de que si estaba irritada por el calor, a lo que Judith molesta le respondió: “no, así soy cuando hace demasiado calor, aparte siento que el corazón me va muy rápido y me siento cansada”. Ambas estudiantes hicieron caso omiso de los evidentes síntomas de Judith y siguieron su camino a casa.

Abordaron el vagón con demasiado trabajo ya que es hora pico. Judith en la tercera estación le dijo a Lorena tomándola de la mano “siento náuseas, creo que quiero vomitar”, bajaron entre empujones, apretones y molestias de los pasajeros.

Al abrirse las puertas Lorena jaló a Judith de la mano y esta cayó al suelo convulsionándose.

Llegaron los paramédicos, la colocaron en una camilla y de inmediato aflojaron su ropa y le colocaron paños de agua en su frente y pecho; de inmediato la llevaron al hospital más cercano y uno de los paramédicos mencionó “es un golpe de calor”.

Los padres de Judith llegaron alarmados, el doctor les dio el diagnóstico de hipertermia o mejor conocido como golpe de calor. Ella había sido estabilizada y tras la realización de unos estudios de sangre se confirmó que era hipertermia.

El médico prescribió como tratamiento ingerir suero oral y agua, mantenerse en lugares frescos.

Síntomas de un golpe de calor:

-Calambres.

-Sed.

-Fatiga.

-Sudoración profusa.

-Dolor de cabeza.

-La orina se presenta muy obscura.

-La piel se torna rojiza y muy seca.

-La respiración es baja y acelerada.

-Desvarío.

¿Cómo prevenir golpes de calor o insolaciones?

- Vestir con ropa ligera y clara.

- Ingerir suero oral, un vaso al día para mantener el potasio en niveles adecuados, ya que la pérdida de agua a través del sudor muchas personas no la toman en cuenta.

- Usar gafas anchas que cubran todo el ojo, así como la aplicación de protector solar.

- El más importante es mantenerse hidratado con agua, no con otro tipo de bebidas.

Etiquetas Noticias

COMENTARIOS

MÁS Vivir

  • Desorden alimenticio, una causa común de infartos?

    Ciudad de México.- “Gisela apúrate……me voy a morir!!!”, gritó Felipe a su esposa. A sus 45 años, su organismo había tocado fondo. Siempre fue un hombre delgado, aparentemente sano; sin embargo, su alimentación hasta ese día no fue la...


  • Día Mundial de la Obesidad

    Ciudad de México.- El 11 de octubre se conmemoró el Día Mundial de la Obesidad, en donde el tema principal este año es evitar estigmatizar el sobrepeso. Este año la Federación Mundial de la Obesidad hace un llamado...



  • Cáncer de nariz, padecimiento que va en ascenso

    Ciudad de México.-  Se sabe de los diversos tipos de cáncer que existen, pero el de nariz es poco común, que puede ser desarrollada desde el lugar de trabajo o ser un fumador pasivo. El cáncer de...


  • Central de Abasto CDMX crea programa de salud mental

    Ciudad de México.- Para brindar herramientas que permitan a los trabajadores de la Central de Abasto de la Ciudad de México (Ceda) mejorar su estado emocional, el Fideicomiso del corredor comercial y el Consejo Ciudadano de la...


  • Gota, un dolor curable

    Ciudad de México.-  Mario inició su padecimiento con un dolor de dedo en el pie, no sabe definir si le duele o le arde; empezó a sentir rigidez en algunas de sus articulaciones, no entendía qué estaba...