Gobierno de AMLO dirige a Pemex en dirección contraria: Financial Times



Ciudad de México.- De acuerdo con un articulo publicado por el diario Financial Times -el 5 de mayo del presente año-, Petróleos Mexicanos (Pemex) desarrolló una nueva estrategia a finales de 2016: centrarse exclusivamente en actividades rentables.



Los apoyos otorgados a Pemex por parte del Gobierno -en ese entonces sexenio de Enrique Peña Nieto. y los planes que se tienen para darle un impulso a la empresa por parte de la administración de Andrés Manuel López Obrador, mejor conocido como AMLO, no muestran los resultados esperados, lo que se confirmó con una pérdida trimestral por 23 mil millones de dólares que reportó la petrolera el jueves pasado.



La periodista Jude Webber, corresponsal para México y Centroamérica del prestigioso diario británico Financial Times, realizó artículo titulado “Pemex de México: de la vaca de efectivo al drenaje de recursos” en el que muestra la situación por la que atraviesa la empresa productiva del Estado y a la cual, el gobierno AMLO, se ha empeñado en rescatar.



TE PUEDE INTERESAR: Pierde Pemex su presupuesto de todo 2020 en tres meses



El artículo recuerda que a finales de 2016, durante el sexenio del priista Enrique Peña Nieto, Pemex ideó una nueva estrategia: se centraría exclusivamente en actividades rentables.



El plan, señala Webber, fue una novedad para la compañía petrolera estatal de México.



Pero en estos días, dice el Financial Times, Andrés Manuel López Obrador, está empujando a Pemex en la dirección contraria, incluso ante la crisis del coronavirus y el colapso del precio del petróleo.



El Financial Times señaló que las pérdidas anuales de Petróleos Mexicanos ya se habían duplicado el año pasado al alcanzar los 18 mil millones de dólares, además de que acumuló 105 mil millones de dólares en deudas junto con pasivos de pensiones sin fondos de 77 mil millones. El mes pasado, Moody’s siguió a Fitch al reducir su calificación crediticia a basura, señaló.



En una declaración a la Comisión de Bolsa y Valores de los Estados Unidos (SEC por sus siglas en inglés), Pemex reconoció que sus auditores, KPMG, habían expresado “dudas sustanciales... en cuanto a nuestra capacidad para continuar nuestras actividades”.



TE PUEDE INTERESAR: Gobierno otorga estímulo fiscal a Pemex



Pero mientras otros grupos petroleros reducen la producción y la inversión para capear la tormenta; López Obrador desafió la presión para igualar las promesas de otros países de reducir la producción en casi un cuarto en una reunión dirigida por la OPEP este mes, y aceptó de mala gana una reducción de 100,000 barriles por día, mostrando poco interes para desviarse de su promesa de revivir a Pemex al revertir 15 años de caídas en la producción.



El tabasqueño también prometió casi duplicar la producción de refinación a 1 millón de barriles por día en mayo a pesar del hecho de que las plantas de pérdidas de Pemex operaron a un mínimo histórico de solo 28 por ciento de capacidad en febrero y que en el primer trimestre le costó a Pemex $ 12.51 en promedio para refinar cada barril de petróleo.



La razón de la obstinación de López Obrador es que Pemex siempre ha sido más que una simple compañía petrolera. El grupo fue creado como un símbolo de soberanía nacional y los mexicanos contribuyeron a pagar la expropiación "para consolidar la independencia económica de México" donando de todo, desde pollos hasta joyas y el contenido de las huchas de los niños.



El descubrimiento del gigante campo Cantarell en 1976 convirtió a Pemex en la vaca de efectivo de México. La producción aumentó a un máximo de 3.4 millones de barriles diarios en 2004, pero el año pasado fue de sólo 1.7 millones.



TE PUEDE INTERESAR: Pemex desciende de nivel en calificación de Fitch



La disminución de la producción ya significaba que Pemex financió solo el 11% del presupuesto nacional el año pasado, aproximadamente una cuarta parte de su contribución a las arcas del gobierno en 2008, pero con la inversión del gobierno para impulsar la producción, AMLO ve al gigante estatal como el motor del desarrollo nacional.



El presidente de 66 años, nacido y criado en el estado petrolero de Tabasco durante los años de auge de México, ha cambiado el nombre del logotipo del águila y la gota de petróleo de Pemex con la frase “rescatando la soberanía”. Eso explica su impulso para revivir el crecimiento de la producción en una compañía que ha obtenido ganancias antes de impuestos de manera consistente, pero que se ha desangrado por los altos impuestos del gobierno y ha sido afectada por la burocracia y la corrupción.