Giran orden de aprehensión contra Roberto Sandoval y su hija; investigan también a otro hijo del ex gobernador de Nayarit



Ciudad de México.- El ex gobernador priísta de Nayarit, Roberto Sandoval Castañeda, y su hija, Lidy Alejandra Sandoval López, son buscados por la Fiscalía General de la República (FGR) por su probable responsabilidad en operaciones con recursos de procedencia ilícita.



De acuerdo con las investigaciones están acusados de actuar en complicidad con el ex fiscal del estado Édgar Veytia Cambero, quien purga una pena en una prisión de Estados Unidos por narcotráfico.



La FGR obtuvo las órdenes de aprehensión libradas por el juez del Centro de Justicia Penal Federal en esa entidad.



"Los cargos contra el ex mandatario y su hija son de especial relevancia e impacto social, dada la cantidad desmesurada de operaciones reportadas en detrimento de las finanzas públicas de Nayarit", aseguró el juez.



Sandoval ocupó la gubernatura entre 2011 y 2017 y desde el inicio incorporó a su gobierno a Veytia, con quien tenía una estrecha amistad.



El ex fiscal de Nayarit, conocido como el Diablo o la Bestia, es señalado en investigaciones de México y Estados Unidos como líder de una organización criminal que utilizó a la policía estatal para cometer secuestros, extorsiones, torturas, desapariciones forzadas y controlar el flujo de drogas ilegales por la entidad.



La FGR pidió a la Interpol una ficha roja para ubicar y detener a Sandoval y su hija.



Otro hijo del ex mandatario, Pablo Roberto Sandoval López, quien fue futbolista profesional, también fue investigado por la Unidad de Inteligencia Financiera, que en 2019 consiguió asegurar algunas de sus cuentas bancarias, ante lo cual el afectado se amparó y este litigio aún continúa.