García Harfuch recibía 200 mil dólares mensuales de Guerreros Unidos, asegura testigo protegido



Ciudad de México.- Según un testigo clave en las investigación de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Omar García Harfuch recibía 200 mil dólares mensuales de parte del cártel de los Guerreros Unidos.



De acuerdo con información del diario Reforma, este pago era para que los dejaran operar impunemente en Guerrero, mientras García Harfuch era coordinador de Seguridad Regional de la entonces Policía Federal, donde también era comisario general y jefe de la División de Investigación.



El testigo protegido dijo que él era parte de Guerreros Unidos y el actual titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana del Gobierno de la Ciudad de México, les daba información sobre posibles operativos.



TE PUEDE INTERESAR: Defiende Sheinbaum a Harfuch y de paso revela nueva orden de aprehensión contra Collins



“Quiero señalar que era parte del grupo Guerreros Unidos, pues recibía dinero de nosotros, Omar García Harfuch, esto en el año 2014; recibía 200 mil dólares por mes, ya que era el encargado de la Policía Federal en el estado de Guerrero y el dinero que se le daba era porque permitía el trasiego de la droga”, dice el testigo, de acuerdo con Reforma.



También les facilitaba el trasiego de heroína, dinero y armas, según la versión del testigo, de quien se protegió la identidad y al que se refieren como “Juan”.



“Omar García Harfuch, jefe de la Policía Federal en el estado de Guerrero, brindaba información sobre posibles operativos y facilitaba el trasiego de heroína, dinero y armas, los de Taxco y los [de] Guerrero, el único que supuestamente no estaba de acuerdo era el señor Dorantes”, aseguró el declarante.



Asimismo, “Juan” otorgó muchos detalles respecto a cómo ocurrieron los hechos del 26 de septiembre de 2014, en Iguala, donde desaparecieron 43 normalistas y, según su dicho, fueron muertas y desaparecidas al menos 30 personas más, presuntos sicarios de un grupo contrario a Guerreros Unidos.



El testigo protegido también dijo que García Harfuch estaba bien “conectado” con la milicia, por sus vínculos familiares, al ser nieto del general Marcelino García Barragán, secretario de la Defensa Nacional en el periodo de 1964 a 1970.