Felix Salgado, la ironía de la ley



Ciudad de México.- En México no es fácil aplicar la ley. Todos lo exigen, pero a nadie le gusta.



Es lo que ocurrió con el retiro del registro de las candidaturas de Félix Salgado y de Raúl Morón, candidatos de Morena para gobernar Guerrero y Michoacán. No son los únicos, pero sí los más relevantes de entre los 61 que se quedaron sin poder participar, por ahora, y de los que 42 son del partido en el poder.



¿Qué ocurrió? No presentaron los informes de gastos de precampaña a la que está obligado cualquier aspirante. Perdieron lo más por lo menos y ello no deja de ser absurdo.



TE PUEDE INTERESAR: Clara Luz Flores y sus charlas con Rainiere



Quizá parte del problema se encuentra en la simulación de las encuestas, que nadie ha visto, pero que tuvieron que ser reportadas al menos por su costo.



Es curioso y de alguna forma triste, que Salgado Macedonio haya librado el problema que significan las acusaciones en su contra por violencia sexual y que no se haya tomado el tiempo de verificar que el papeleo estuviera en orden. Una ironía por supuesto, pero que todavía puede ser revertida en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.



Morena enfilará todas sus baterías contra el Instituto Nacional Electoral (INE), como ya lo está haciendo el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pero en el fondo saben que el error principal fue de la dirigencia partidista, la que debió revisar que la legalidad se protegiera en todo momento.



Sabían lo que podía ocurrir, e inclusive desde el 25 de febrero la Unidad de Fiscalización del INE advirtió que las candidaturas de Guerrero y Michoacán estaban en riesgo. No hicieron nada o lo realizaron tarde.



El relato que se hace desde el poder, es que el INE es un instrumento que se utiliza para poner piedras en el camino a la transformación. Por su puesto que no es así, pero la autoridad electoral está obligada a aplicar la ley para que el proceso electoral no se desbarranque.



Dejar pasar la omisión habría sido más contraproducente que enfrentar las consecuencias en el ambiente político. Se requiere de certeza y de calidad en el proceso, para dotarlo de legitimidad.



Viene un compás delicado hasta que el Tribunal Electoral decida en definitiva sobre lo que anoche decidió el Consejo General del INE, por mayoría y luego de una maratónica sesión.

  • Julián Andrade Jardí

    Julián Andrade Jardí

    En la actualidad soy periodista y consultor. Escribo en diversos medios y entre ellos Forbes, La Crónica de Hoy y Etcétera. En La Razón me desempeñé como columnista y editor jefe. En Milenio trabajé como coordinador de información y en La Crónica de Hoy como subdirector. Dirigí Newsweek en español. En el ámbito de gobierno, fue coordinador general de comunicación social en el gobierno de la Ciudad de México y en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de Federación. Soy autor de la novela "La lejanía del desierto" y coautor, con Jorge Carpizo, de "Asesinato de un cardenal".