Familiares y amigos despiden a Fátima



Ciudad de México.- Familiares, amigos y vecinos de Tulyehualco, Ciudad de México, despidieron a Fátima, una pequeña de siete años hallada muerta este fin de semana.



Cantos, rezos y gritos de "¡justicia!" resonaron por las calles de casas austeras donde habitaba la menor con su familia, mientras el dolor embargaba a adultos y niños que portaban flores y globos blancos en su honor.



En las calles abarrotadas, sobraban las muestras de dolor y solidaridad con los deudos. Atónitos, los pobladores miraban las veladoras puestas al pie de fotografías de la niña en un altar improvisado.



Sobre su ataúd, cubierto con flores y una manta blanca, reposaba un oso de peluche, mientras una banda de mariachis acompañaba la procesión que pasó primero por la escuela donde estudiaba antes de dirigirse al cementerio.



El lunes, la fiscalía de la capital ofreció una recompensa de dos millones de pesos para quienes aporten información que permita dar con quien la secuestró y la mató.



La dependencia dijo que la madre de la niña acudió a recogerla a la escuela y que, al no encontrarla, inició la búsqueda. Según imágenes de las autoridades, el día que la niña desapareció fue vista de la mano de otra mujer.



La secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México dijo en Twitter la noche del martes que logró "determinar la identidad de la presunta responsable de sustraer" a la niña, "así como un domicilio" ubicado en cerca del domicilio de la niña.