Falta diálogo entre el cardenal Carlos Aguiar y los gobiernos federal y de la CDMX



Ciudad de México.- La falta de diálogo entre la Arquidiócesis de México con las autoridades del gobierno federal y de la Ciudad de México fue clara este domingo con el cierre de las calles aledañas a la Catedral Metropolitana sin que a las autoridades eclesiásticas se les informara que no se permitía el paso para los sacerdotes, empleados y fieles que asisten a las misas dominicales.



Es de sorprender que el cardenal Carlos Aguiar Retes no haya tenido comunicación con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para ser informado del operativo a realizarse este año atípico por la pandemia del COVID-19.



En la última década los encuentros para conocer el operativo se realizaban desde junio en la residencia oficial de Los Pinos con el Estado Mayor Presidencial que informaba a la Arquidiócesis y a los representantes de la Catedral los detalles del operativo, ahí se acordaban las horas y el día del ingreso de los militares a Catedral para depositar la pólvora a utilizar en los juegos pirotécnicos así como tocar las campanas durante el grito, además de salvaguardar la seguridad del Presidente.



La tardía respuesta de la Arquidiócesis de México para aclarar está situación provocó reacciones equivocadas en redes sociales después del mensaje de la Catedral Metropolitana donde informó que el Ejército había tomado las inmediaciones del inmueble probablemente por los festejos del Día de la Independencia por lo que no podrían ingresar a los servicios religiosos. “Como lamentablemente no fuimos informados y aún sabemos cuántos y qué días permanecerá está situación les ofrecemos una disculpa y les pedimos paciencia en tanto podamos volver abrir”, informó la autoridad de la Catedral.



Este mensaje genero múltiples reacciones en redes sociales como la interpretación de integrantes del Frente Nacional Antiamlo, Pedro Ferriz, y Gilberto Lozano, quienes afirmaron equivocadamente que la Catedral había sido tomada por el Ejército sin respetar los protocolos existentes para las fiestas patrias y sin previo aviso “llegaron como vándalos a tomar la Catedral”.



Los fieles manifestaron su desconcierto, sin embargo la Arquidiócesis no aclaró la situación y dejó que la bola de nieve de la desinformación creciera.



La tarea de aclarar la situación se la dejaron a Ricardo Valenzuela, dean de la Catedral, quien desde el domingo intento explicar los hechos pero no obtuvo la repercusión que se pretendía en los medios de comunicación.



Fue hasta el lunes 14 de septiembre, después de que los servicios dominicales habían concluido cuando la Arquidiócesis emitió un comunicado que desmentía que la Catedral había sido tomada por el Ejército.



Y reconoció la falta de comunicación con las autoridades. “La Arquidiócesis Primada de México, dirigida por el Arzobispo Primado, Cardenal Carlos Aguiar Retes, manifiesta su deseo e interés por mantener una comunicación constante y respetuosa con las autoridades para que cada una de las partes involucradas pueda desempeñar las tareas que le corresponden de mejor forma posible, y siempre actuando en beneficio del bien común”.



En los pasillos de la Arquidiócesis aseguran que la responsable de no haber informado a la Arquidiócesis y a la Catedral del operativo es de Dunia Ludlow Deloya, coordinadora general del Centro Histórico. Sin embargo, la reflexión es ¿ella es autoridad de la CDMX y el operativo lo coordina el gobierno federal, en dónde está la falla de comunicación con el cardenal Carlos Aguiar Retes?

  • Eugenia Jiménez

    Eugenia Jiménez

    Periodista especializada en la fuente religiosa. Viajar en el avión con dos papas Benedicto XVI y Francisco en sus visitas a México de las mejores experiencias periodísticas. Me gusta el café mexicano y reportear en campo.