FGR confirma identificación de otro joven desparecido en caso Ayotzinapa



Ciudad de México.- La Fiscalía General de la República (FGR) informó que logró identificar los restos óseos de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, uno de los 43 jóvenes normalistas de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala, Guerrero.



Omar Gómez Trejo, titular de la Unidad para el caso Ayotzinapa de la FGR, detalló en videoconferencia que esto se logró tras la realización de investigaciones periciales de indicios rescatados, de los cuales se eligieron piezas a las que se podría extraer ADN y fueron llevadas a la Universidad Médica de Innsbruck.



Fue esta institución en Austria la que identificó los restos de Christian Rodríguez, mismos que fueron localizados el pasado noviembre en la Barranca de la Carnicería en Cocula, Guerrero, aproximadamente a unos 800 metros del lugar en el que habrían sido calcinados los cadáveres, según la llamada verdad histórica, puntualizó Gómez Trejo.



“"El 19 de junio de 2020, la Universidad de Innsbruck comunicó que, después de realizar los análisis a las piezas óseas enviadas, una de ellas corresponde al estudiante Christian Alfonso Rodríguez Telumbre, uno de los jóvenes normalistas desaparecidos el 26 de septiembre de 2014", señaló el titular de la investigación.



Dijo que la Barranca de la Carnicería forma parte de las indagatorias iniciadas por la PGR, por ende, denunció que no se agotaron las investigaciones por lo que se tendrán que deslindar responsabilidades.



TE PUEDE INTERESAR: Juez ordena liberación de El Mochomo; continuará arraigado



Con los restos del joven Christian, son tres los estudiantes hasta el día de hoy identificados por la universidad austriaca, junto con Alexander Mora y Jhosivani Guerrero de la Cruz; de los respectivos restos de estos dos últimos normalistas mencionados, la entonces PGR informó que fueron localizados en una bolsa en el río San Juan en Cocula.



El encargado de la FGR adelantó que se enviarán más restos a la misma universidad, estos fueron seleccionados conjuntamente entre los peritos de la fiscalía y los especialistas del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).



Explicó que van más de 20 acciones de búsqueda desde que se creó esta unidad para la aclaración de lo sucedido en septiembre de 2014; dijo que se han hecho a partir de fuentes fidedignas de información.



Subrayó que del 21 al 29 de noviembre de 2019 se realizó una búsqueda en dicha zona; en esta diligencia supervisada por peritos de la FGR, se recuperaron 15 indicios, mismos que fueron embalados en el lugar para su posterior procesamiento; estas acciones se realizaron en presencia de los representantes de las familias y de la Comisión Presidencial.



Primeramente, el 26 de febrero de 2020, la evidencia recolectada fue analizada en las instalaciones de los servicios periciales de la FGR en la Ciudad de México en presencia de los representantes de las familias, también acudieron el personal de servicios periciales y los especialistas del EAAF.



Unánimemente, se eligieron seis piezas consideradas propensas para realizar análisis genéticos pues podrían ser susceptibles para la extracción de ADN.



El fiscal puntualizó que él mismo se encargó de llevar dichas piezas al Instituto de Genética de la Universidad de Innsbruck, en Viena. “Este laboratorio se especializa en el procesamiento de restos severamente dañados, del 28 de febrero al 2 de marzo del presente año. Esta diligencia contó con el acompañamiento del EAAF, tanto en el traslado, como en la entrega de los indicios a la Universidad de Innsbruck. El Instituto de la Universidad, por su parte, informó que podría entregar los resultados en un plazo de tres a cinco meses”, explicó.



Agregó que los resultados del Instituto de Innsbruck fueron analizados también por el EAAF para brindar mayor certeza; el equipo sudamericano terminó su revisión el 4 de julio y sus resultados fueron coincidentes al determinar que una de las piezas óseas enviadas al laboratorio en el país europeo pertenece a Christian Alfonso Rodríguez Telumbre y “de forma indubitable, correspondiente a una extremidad inferior”.



Informó que el pasado 5 de julio viajó a Tixtla, Guerrero, para dar a conocer de forma directa a la familia la identificación del joven y explicarles cómo fue el hallazgo; “quiero recalcar que hemos sido sumamente cuidadosos en la forma de informar y atemperar al máximo los efectos de la revictimización al momento de dar este tipo de noticias”.



El fiscal manifestó que aún deben consolidarse las líneas de investigación para determinar cómo el fragmento óseo ya identificado llegó al lugar del hallazgo.



Sentenció que se ha roto el pacto de impunidad y de silencio alrededor del caso Ayotzinapa y refirió a la ex PGR cuando cerraba el caso ante las familias y la sociedad “con la manipulación de la información, la tortura de los posibles responsables, y el control de una mentira, con su historia del Basurero y el río San Juan. Con esas acciones negaban a las familias el derecho a la verdad y a la justicia”.



Aseguró que “esto no es así y nunca fue así” después de señalar que las autoridades anteriores decían con sus acciones “dejen de buscar porque ya encontramos”.