| 
Instituto Electoral de la Ciudad de México

Política

Expectación en torno a una curul, la de Martha Ávila, nueva coordinadora de Morena en el Congreso local



Ciudad de México.-Hoy arrancó el periodo ordinario de sesiones en el Congreso capitalino y en el salón del Pleno todo fue expectación en torno a una persona y una curul: el lugar donde se sentó la nueva coordinadora parlamentaria de la bancada mayoritaria de Morena, Martha Ávila Ventura.



Ella, en este primer día formal de trabajos legislativos, lució serena, atenta y risueña, a no ser por un tic al que recurre cada que termina de hablar con una persona. Ávila se moja los labios con la lengua de forma muy frecuente.



Como coordinadora, subió por primera vez a la tribuna del recinto legislativo de Donceles y Allende, para razonar su voto respecto a un proyecto de dictamen que modifica el artículo 28 de la Constitución Federal, para regular la condonación de impuestos a personas físicas y morales.



Con el discurso en mano, la legisladora no trastabilló en leer cifras y anotaciones. No improvisó, pero sosegada tomó sus cinco minutos que por reglamento tenía para hablar.



Lamentó que en administraciones pasadas y bajo el amparo de decisiones políticas o para favorecer a amigos, se establecieron condonaciones que de 2007 a 2018 sumaron en valor actual la cantidad de 400 mil 902 millones de pesos, con un beneficio para tan sólo 108 contribuyentes.



"La cifra es escandalosa por varias razones: la primera, revela prácticas tributarias tendientes a beneficiar a un grupo muy reducido de personas que perciben ingresos infinitamente superiores a los que reciben la mayoría en el país; en segundo lugar, porque desvirtuó la naturaleza fiscal de las condonaciones, ideadas como instrumentos cuya finalidad es apoyar económicamente a personas o sectores económicos con baja capacidad contributiva o bien como una manera de incentivar a las personas contribuyentes para ponerse al corriente en sus obligaciones", dijo la coordinadora de Morena.



No perdió la oportunidad para reconocer los esfuerzos del presidente Andrés Manuel López Obrador, porque dijo que están encaminados a lograr que los sectores tradicionalmente privilegiados contribuyan de manera proporcional.



La sesión de apertura del periodo ordinario arrancó este sábado a las 9:37 horas, con tan solo 44 diputados y concluyó seis minutos después, aunque de inmediato inició una sesión especial para aprobar el dictamen de reforma al artículo 28 de la Constitución federal que se aprobó con 40 votos de los morenistas y sus aliados, contra 15 abstenciones del PRI, PAN y PRD.



En todo ese tiempo Martha Ávila permaneció sentada. Estuvo flanqueada la mayor parte del tiempo por dos legisladores de su partido, a la izquierda el vicecoordinador del grupo, José Luis Rodríguez Díaz de León y a la derecha la diputada Valentina Batres, quien ya no es vicecoordinadora, aunque tal y como se vio hoy le habla muy de cerca a la nueva lideresa de la bancada mayoritaria del Congreso local.



Ávila Ventura ya es formalmente la coordinadora de los 34 diputados morenistas, pero faltan temas por aterrizar, como llevar a cabo la primera reunión plenaria del grupo con ella a la cabeza. Desde que la semana pasada fue designada a partir de un acuerdo político en donde intervino Héctor Díaz Polanco, presidente de la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de ese partido, los legisladores de Morena no se han reunido en pleno y todos los acuerdos se han realizado por chat.



La Junta de Coordinación Política del Congreso (Jucopo) local tampoco se ha reunido y para concretar aspectos de mero proceso parlamentario, como la sesión especial de hoy, todo se acordó en charlas informales y de pasillo.



El presidente de la Jucopo, Mauricio Tabe, fue hasta la curul de Martha Ávila para acordar con ella una reunión de ese grupo de trabajo legislativo para la próxima semana que permita comenzar a resolver pendientes que quedaron, luego de que los morenistas no tuvieron coordinación ni una representación clara en la Junta de Coordinación Política durante mes y medio.



En el tintero también está la designación de nuevos titulares de las unidades administrativas del Congreso local o en su caso la ratificación de los que están. Aunque hay áreas acéfalas o que funcionan con encargados de despacho, como la Coordinación de Servicios Parlamentarios, la Coordinación de Comunicación Social y el Canal del Congreso, los diputados de Morena se tomarán con calma el proceso para hacer esos nombramientos.



Saben que el reparto de las unidades administrativas será un tema de conflicto nuevo dentro de la bancada y han decidido que se despresurice la tensión que aún prevalece entre ellos. Así, las designaciones en las unidades administrativas tardarán por lo menos dos semanas más, "porque si lo hacemos ahorita va a haber agarrón", reconoció un diputado.



"Espérate, ya pasó la tensión; ahora nos encontramos en etapa de reconstrucción", dijo una legisladora del Movimiento de Regeneración Nacional sobre este momento que vive la bancada mayoritaria y que repercute en el resto del Congreso capitalino.

Etiquetas Noticias

Contenido Relacionado

COMENTARIOS

MÁS Política

Facebook
Twitter
WhatsApp