| 

Transición 2018

Esperaba un cambio, y yo así no lo veo, le recrimina dirigente del Comité del 68 a AMLO por vallas en Tlatelolco

Ciudad de México.-En la Plaza de las Tres Culturas y a 50 años de la matanza de estudiantes, integrantes del Comité del 68 le pidieron con vehemencia al presidente electo Andrés Manuel López Obrador que reabra la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (Femospp), pero también le reprocharon que justo hoy, cuando el tabasqueño montó una guardia de honor en esta explanada, su personal de seguridad haya colocado vallas en torno al lugar del evento. “¡Esperaba un cambio de gobierno, realmente, y yo así no lo veo!”, lamentó la ex dirigente estudiantil Ana Ignacia Rodríguez.

Ante el futuro mandatario y la mayor parte de lo que será el gabinete federal, “La Nacha” lanzó un combativo y disgustado discurso. “Cuando íbamos a entrar, invitados según esto, por el licenciado Andrés Manuel López Obrador para hacer la guardia, encontramos todo cerrado. Eso no se vale y creo que lo tienen que tomar en cuenta, no nada más él, todo su gabinete y todos ustedes, de que si peleamos es porque aquí caímos y aquí luchamos, y creo que nos merecemos que la memoria florezca pero no así como lo están haciendo”, reclamó la activista.

Ignacia Rodríguez, quien a sus 72 años es la última sobreviviente de un grupo de mujeres estudiantes que estuvieron presas tras la masacre del 2 de octubre, aceptó que hoy, antes de que se realizara la guardia de honor, se acercó enojada a López Obrador. Se dijo encabronada por ver que atrás de las vallas instaladas por el personal de seguridad del presidente electo se encontraba el hijo del activista Raúl Álvarez Garín.

“Creo que después de 50 años de lucha, ésta la consideré una agresión grave, porque esta plaza es pública, porque esta plaza nunca ha tenido vallas para que la gente se pueda acercar a la estela, que pertenece a todo el pueblo”, reiteró doña Ignacia, quien remató: “Yo por eso le dije ahorita al señor Andrés Manuel, yo voté por él, pero esperaba un cambio de gobierno, realmente, y yo así no lo veo”.

La molestia valió para que el equipo de seguridad abriera de inmediato las vallas con las que habían rodeado el memorial de los estudiantes caídos, y tanto medios de comunicación como peatones rodearan al tabasqueño, al próximo gabinete y a la jefa de Gobierno electa, Claudia Sheinbaum.

Ya sin el protocolo de seguridad, el próximo presidente y todos los ahí reunidos guardaron un minuto de silencio a los pies de memorial que para ese momento ya lucía atiborrado de flores y veladoras.

Poco antes, los mismos integrantes del Comité del 68 lamentaron que a la fecha no hay un solo genocida en la cárcel o castigado por la matanza de estudiantes ocurrida hace 50 años, por eso le pidieron a López Obrador que considere la reapertura de la Femospp, la cual cerró durante la transición de gobierno de Vicente Fox y Felipe Calderón y que para entonces tenía 54 averiguaciones previas sin consignar.

El presidente electo habló antes de que lo hicieran los integrantes del Comité del 68. Frente a unas 200 personas, reiteró que la mejor manera de honrar a los jóvenes de aquella época es actuando con humanismo y sin represión. Como lo ha dicho en otros momentos, insistió en que nunca utilizará la fuerza para resolver conflictos, diferencias y protestas sociales.

“Es este el juramento que nosotros hacemos, no hacer uso de la fuerza, no reprimir al pueblo. Ustedes saben que el presidente de México es al mismo tiempo jefe del Estado y comandante supremo de las fuerzas armadas, por eso puedo decir aquí en Tlatelolco, por eso empeño mi palabra de que nunca, jamás daré la orden a las fuerzas armadas, a la Marina, al Ejército, a ninguna corporación policiaca, para reprimir al pueblo de México. No va a haber autoritarismo”, se comprometió.

Subrayó que buscará la paz y la tranquilidad atendiendo las causas que han originado los problemas de inseguridad y de violencia.

También tomó la palabra en esta ceremonia Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno electa, quien consideró un honor estar el día de hoy en la Plaza de las Tres Culturas, 50 años después de la masacre de los estudiantes que se manifestaron en contra de la represión, por las libertades y la democracia.

“Para mi es sumamente cercano. Mi madre fue participante junto con los profesores del movimiento y crecí cerca de los dirigentes del Movimiento Estudiantil del 68. Aquí recordamos a Raúl Álvarez Garín y a todos los dirigentes del movimiento estudiantil, pero hoy también conmemoramos 50 años del 2 de octubre del 68 de una manera distinta.

“Hoy se abre la esperanza en nuestro país con una nueva transformación, la cuarta transformación de la República y estoy segura que se hará justicia; estoy segura que se abrirán las puertas de la verdad y habrá un camino mejor y un futuro digno para el pueblo de México, orgullosa de encabezar esta transformación de la Ciudad de México. El día de hoy decimos aquí: El 2 de octubre no se olvidó y no se olvida”, expresó la mandataria electa.

Etiquetas

COMENTARIOS

MÁS Transición 2018