| 

Transición 2018

Entre abucheos al alcalde de Venustiano Carranza, Sheinbaum destaca la necesidad de pacificar la Ciudad

Ciudad de México.-En la alcaldía de Venustiano Carranza, donde por meses se vivió una encarnizada contienda electoral, lejos se ve la reconciliación. Los resabios de aquella polarización política hoy se mostraron cuando el alcalde Julio César Moreno arrancaba su discurso durante la gira de agradecimiento de la jefa de Gobierno electa Claudia Sheinbaum, por esa demarcación.

Un grupo de vecinos, simpatizantes de Morena, lo abuchearon, mientras que otros, del PRD, le gritaban vivas y le aplaudían. Los dos bandos ahí, en un mismo punto.

En un estacionamiento ubicado al costado norte del Velódromo “Agustín Melgar”, bajo una lona que cubría del sol a los asistentes, la mandataria electa realizaba el último de los actos de una gira de agradecimiento que inició hace dos semanas, durante los cuales recorrió todas las alcaldías.

La Venustiano Carranza fue la última demarcación en visitar y como lo ha dicho en el resto del las alcaldías, pero sobre todo en aquellas donde no gobernará Morena, Sheinbaum repitió que acabó el tiempo de las campañas y ahora es el momento de trabajar por la ciudadanía.

Pero en este estacionamiento enclavado en la colonia Jardín Balbuena, la jefa de gobierno electa tuvo que salir al paso de la polarización que crecía entre los seguidores y los detractores de Julio César Moreno.

El alcalde era el primer orador en este evento, pero apenas tomó el micrófono iniciaron los abucheos y las rechiflas. Simpatizantes de la diputada morenista, Guadalupe Morales, pero sobre todo los seguidores de la ex candidata de Morena a alcaldesa, Patricia Ruiz Anchondo, mostraban su rechazo al titular de la alcaldía.

Sheinbaum tomó el micrófono que en ese momento tenía en sus manos Julio César Moreno. “A ver, me dejan hablar. Si me dejan hablar ¿me van a dejar hablar?”, decía alzando la voz la mandataria electa.

Ubicada entre los asistentes, Patricia Ruiz Anchondo volteaban hacia sus seguidores y con la mano en alto pedía que se calmaran.

“Estamos aquí porque nos toca gobernar a todos y a todas. Yo voy a ser jefa de gobierno a partir del 5 de diciembre y ni modo que no gobierne a quien es de otro partido político, ni modo que no gobierne a quien tiene una religión, ni modo que no gobierne a quien no votó por mi”, explicaba la mandataria, aunque sus palabras no acallaban a los opositores.

Entre los asistentes se escuchaban arengas como “fuera corrupción” y al mismo tiempo Sheinbaum pedía respeto para el alcalde, pues decía que también hay un compromiso de su parte para gobernar sin distinción de partidos. “A ver si es cierto”, le respondían a gritos desde abajo de templete.

Fue entonces que la jefa de gobierno electa decía que tanto en Venustiano Carranza, como en Gustavo A Madero, Coyoacán o Cuajimalpa, se debe pacificar a la Ciudad, y eso pasa por aprender a gobernar a todos y todas. Agregó que se pueden tener diferencias, pero ésta es otra etapa.

Cuando por fin pudo hablar sin interrupciones, Julio César Moreno dijo que es tiempo de darle la vuelta a la página y se comprometió en apoyar todos los proyectos que impulse la futura mandataria.

Moreno incluso le dio su raspón a la administración de Miguel Ángel Mancera, pues recordó el intento de desaparecer el Velódromo para construir ahí el nuevo Estadio Azul. “Fue una ocurrencia”, dijo el alcalde.

En su gira por esta demarcación, Sheinbaum recordó que el propósito de estas giras es presentar a los habitantes el proyecto de edificación de 300 centros comunitarios en toda la Ciudad. De estos, habrá 12 en Venustiano Carranza y uno de ellos se localizará justo en un depósito vehicular localizado al lado del estacionamiento donde hoy tuvo lugar el incidente entre los seguidores y detractores del alcalde.

Etiquetas

COMENTARIOS

MÁS Transición 2018