Ensayarán en 360 voluntarios capitalinos tratamiento experimental para combatir síntomas de Covid-19



Ciudad de México.-Autoridades capitalinas, junto con especialistas de Institutos de Salud a nivel federal y del Instituto Max-Planck, de Alemania, iniciarán a partir del lunes el ensayo de un tratamiento médico con 360 voluntarios mayores de 18 años contagiados de Covid-19 y que padecen alguna comorbilidad.



En el ensayo se usarán dos agentes (productos) con los que se busca aminorar los síntomas del coronavirus, como la fiebre o la dificultad para respirar. Se medirán reacciones como el tiempo que tomará la reducción de la fiebre o la disminución del dolor muscular, así como si mejora la saturación de oxígeno.



Con ello se busca también reducir la tasa de hospitalización de personas que, de un cuadro leve, corren el riesgo para pasar a una situación de gravedad y quedar internado en un hospital.



Los agentes a usarse en este ensayo son el Mesilato de Camostat y la Artemisia annua, ambos ya utilizadas en otras investigaciones, con resultados exitosos. El Mesilato se ha aplicado en casos de malaria, mientras que la Artemisia ha servido para tratar la pancreatitis y la esofatitis.



Esta mañana, en videoconferencia encabezada por la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, los doctores David Kershenobich Stalnikowitz y José Gotés, del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán; Peter Seeberger, del Instituto Max-Planck, de Alemania; así como Oliva López, titular de la Secretaría de Salud capitalina, presentaron los alcances de este ensayo.



Oliva López, explicó que los 360 voluntarios se buscarán de entre personas que se detecten como positivas en centros de triage y centros de salud de las alcaldías Tláhuac, Tlalpan, Iztapalapa e Iztacalco.



José Gotés detalló que los voluntarios deberán ser enfermos ambulatorios, es decir, personas no hospitalizadas, que puedan seguir el tratamiento desde casa, el cual dura 14 días, aunque el seguimiento de cada caso será de 40 días.



Pero también precisó que reunir a los 360 voluntarios no será una tarea inmediata, pues al menos tomará seis meses lograr cubrir ese reclutamiento.



Los voluntarios serán mayores de 18 años, positivos para Covid-19 y que padezcan al menos una comorbilidad, como hipertensión, diabetes u obesidad, tabaquismo o enfermedad obstructiva crónica.



Se incluye a ese grupo de personas porque son la de mayor riesgo para deterioro de la salud.



Reconoció que como todo fármaco, puede haber reacciones secundarias, como diarrea, pero confío que sean respuestas leves.



En ese sentido, David Kershenobich subrayó que ambos agentes tienen una base farmacológica que surge de investigaciones importantes y no han demostrado complicaciones graves.



Expuso que se cuenta con el aval de la Cofepris para desarrollar este ensayo y destacó que los 360 voluntarios tendrán garantizada la atención médica ante cualquier complicación.



Aclaró que ninguno de los dos agentes está aprobado en el mundo para el tratamiento médico del Covid-19 y por ello los resultados que se obtengan en México serán trascendentales.



Peter Seeberger reiteró el uso, al menos de la Artemisia, en otras investigaciones y padecimientos a nivel mundial.



Dijo que en Estados Unidos comenzará una investigación similar dentro de dos semanas, pero desde 2005 en China los especialistas reportaron que la Artemisia bloqueó efectos de otro coronavirus (no el Covid-19), del virus de la hepatitis, además de que actuó favorablemente ante casos de cáncer.



A nivel nacional, los organismos participantes en este ensayo son el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, el Hospital General Manuel Gea González, los Centros de Salud de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, el Centro CitiBanamex, la Secretaría de Educación local y la Agencia Digital de Innovación Pública