| 

2018

En reunión privada con la militancia de Morena, Sheinbaum prometió darle 3.5 millones de votos a López Obrador

Ciudad de México.- En una reunión a puerta cerrada, sólo con la militancia, la precandidata de Morena a jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, le prometió al líder de ese partido y aspirante presidencial Andrés Manuel López Obrador, tres millones y medio de votos en la capital del país, a fin de asegurar el triunfo del tabasqueño.

“Estoy convencida que le vamos a dar a Andrés Manuel López Obrador, al proyecto de Morena, tres millones y medio de votos en esta ciudad, con una enorme diferencia frente a la siguiente alternativa. Aquí nos pidieron un millón de votos, pero podemos dar más diferencia”, dijo Sheinbaum durante una reunión de evaluación de defensa y promoción del voto que se realizó en el Deportivo Cuauhtémoc de esa demarcación, en donde estuvo presente el tres veces aspirante a la Presidencia.

Sin dar acceso a los medios de comunicación, a fin de cumplir con la legislación electoral que sólo permite las reuniones de carácter privado, la precandidata a Jefa de Gobierno aseguró que las encuestas la colocan arriba en las 16 delegaciones y con un amplio margen, pero pidió a los cientos de militantes ahí reunidos no descansar ni un día. No hizo mención específica del PRD, pero agregó: “A ellos les queda la compra del voto, el fraude electoral y les queda el miedo”.

Cuando terminó en evento y durante entrevista, se le preguntó a Sheinbaum cómo garantizaría los tres millones y medio de votos para López Obrador. Respondió contundente que no sabía quién había dicho eso, y cuando los reporteros le hicieron notar que hasta la calle se había escuchado esa aseveración, la aspirante dijo con enfado: “Con todo respeto esta es una reunión interna y nosotros tenemos prohibido hablar ante los medios de comunicación sobre votaciones, de votos, entonces sí les pediría por favor que respetaran la reunión interna”.

Los representantes de los medios de comunicación permanecieron en la calle mientras se realizaba esta reunión de evaluación, sin embargo, hasta las afueras del deportivo se escuchaban los discursos de quienes intervinieron.

Así fue como quedó clara la promesa de Sheinbaum ante López Obrador, de aportarle tres millones y medio de votos, un número histórico de sufragios que no ha conseguido ningún candidato a Jefe de Gobierno. Incluso, Miguel Ángel Mancera, quien ha obtenido el mayor respaldo ciudadano en las urnas, alcanzó tres millones 28 mil votos, lo cual ocurrió cuando la izquierda aún no se dividía.

En su turno de tomar la palabra, Andrés Manuel López Obrador dijo de inicio que este evento era una reunión cerrada, interna y que ni siquiera era un acto de precampaña, por lo que pidió a los asistentes no grabar. “Solo pueden grabar los de Gobernación. Ese es su trabajo y no se puede evitar eso. Un aplauso para ellos”, agregó, al insistir en que nadie grabara el encuentro para evitar alguna infracción de parte de la autoridad electoral.

Planteó a la militancia que no se conforme con ganar con 50 o con 20 votos cada casilla. “No conformarnos con lo que se dice, de que ya ganamos la delegación, ya ganamos el distrito, ya ganamos la Ciudad; tenemos que tener mucha ventaja, para eso es vital la organización, el trabajo de organización territorial. Eso es mucho más importante que otras cosas, es más importante que dar conferencias, que ser buenos parlamentarios, es más importante que hacer labor en redes sociales”, les dijo a los suyos.

De entre lo que se alcanzaba a escuchar hasta la calle, dijo que lo más importante es organizar los comités por sección, por colonia, por barrio, por unidad habitacional y por pueblo. Pidió a la militancia mantenerse enterados a través del órgano de difusión de Morena, el periódico Regeneración.

También planteó la necesidad de mantener la unidad partidista y no enajenarse pensando que los cargos públicos son lo más importante, pues dijo que la prioridad es la transformación de México.

Anunció que al arranque de la campaña formal, realizará 16 actos en la Ciudad, uno por cada demarcación, y pidió que en cada uno estuvieran los representantes de casilla y los promotores del voto.

Habló de las encuestas y aunque dijo que algunas están cuchareadas, de todas maneras va arriba. Destacó que a su movimiento “se está uniendo todo el pueblo, sectores, se están uniendo las iglesias, se están uniendo los libres pensadores, están participando ateos, y de todas las clases sociales, de todos los partidos, muchos militantes del PRI, PAN, PRD”, enfatizó.

Dijo también que en esta etapa de intercampaña y durante la campaña procurará serenarse, así como tomar su medicamento, para evitar que se le suba la presión.

Al término del evento y en una atropellada entrevista afuera del Deportivo Cuauhtémoc, López Obrador dijo que el representante de Morena ante el INE, Horacio Duarte, ha hecho gestiones ante la autoridad electoral, a fin de saber con precisión qué se puede y no hacer en este periodo de intercampañas, ya que la situación es muy ambigua y no perdió oportunidad para criticar a los otros precandidatos, pues dijo que no se han detenido.

Por lo pronto dijo que él está en huelga de entrevistas, aunque celebrará reuniones internas con la militancia. Así mañana acudirá a Gómez Palacio, Durango; el sábado estará en Tlaxcala e Hidalgo y el domingo asistirá a la Asamblea nacional de Morena en la Ciudad de México, donde tomará protesta como el candidato de ese partido a la presidencia. El lunes hará lo propio ante la militancia del PT y el martes tocará ante la militancia del PES.

Etiquetas Noticias

COMENTARIOS

MÁS 2018