En el tercer Foro Ciudadano por la CDMX se aborda el tema de la seguridad pública



Ciudad de México.- Se llevó a cabo el tercer Foro Ciudadano por la CDMX organizado por las dirigencias locales de partidos de oposición como Acción Nacional, Revolucionario Institucional, de la Revolución Democrática y Verde Ecologista, y en el que se abordó el tema de la seguridad.



En el foro participaron la doctora Patricia González Rodríguez, Mario Arturo Tapia Vargas, el maestro Jorge Alberto Lara Rivera, el maestro Renato Sales Heredia y el doctor Isidro Cisneros.



En el conversatorio virtual se abordaron temas como incremento en los índices de violencia, la implementación de medidas de seguridad, acciones legislativas en materia de justicia, la coordinación entre órdenes de gobierno, entre otros temas relacionados.



TE PUEDE INTERESAR: Vecinos protestan contra crematorio en GAM



González Rodríguez señaló que se necesita un trabajo coordinado entre autoridades para erradicar la violencia familiar y llamó a éstas a aplicar la legislación para enfrentar institucionalmente las causas de la violencia en hogares de la CDMX; ante la pandemia, señaló, se requieren acciones urgentes en el desarrollo de investigaciones y procuración de justicia para evitar la impunidad; sobre la violencia familiar y los feminicidios, los calificó como una pandemia permanente.



Durante su participación, Tapia Vargas indicó que la seguridad absoluta no existe, “la seguridad depende de la percepción del valor esperado”; para alcanzarla se tienen que identificar factores de amenaza y con ellos reconocer vulnerabilidades que el Estado tiene en materia de seguridad.



Lara Rivera sentenció que el uso de fuerzas armadas en tareas de seguridad pública es peligroso por lo que solicitó a los legisladores exigir a la Jefa de Gobierno reconocer los cambios hechos a la Constitución local para aceptar la inconstitucionalidad de la participación de las Fuerzas Armadas en materia de seguridad pública.



Señaló que se debe procurar la legalidad con respecto a la actuación de los efectivos desplegados, y certificar su participación en seguridad pública, aunque considero que “a la delincuencia ni le va ni le viene si interviene la Guardia Nacional o el Ejército”.



Sales Heredia, en su participación, abordó la necesidad de profesionalizar a las Policías, pues descalificó que los efectivos policiacos perciban sueldos bajos; sobre las atribuciones dadas a las Fuerzas Armadas en tarea de seguridad pública, señaló que el artículo 5° transitorio viola la Constitución.



Dijo que así, el Presidente tiene la facultad de usar durante cinco años a las Fuerzas Armadas mientras se constituye la Guardia Nacional; llamó entonces a respetar el carácter civil de las policías.



Señaló que la participación de estos cuerpos castrenses debe ser vigilado por un órgano civil independiente, por lo que señaló la necesidad de reformar la Constitución local en materia de seguridad, “los policías no quieren actuar como militares y los militares no quieren tomar las funciones propias que realizan los uniformados”.



Heredia abordó el tema de feminicidios al criticar el hecho de que los estos van en aumento desde que la cuarentena inició, recordó que se reciben más de 890 llamadas por violencia de género y familiar, lo cual es alarmante pues no hay espacio para que las mujeres estén a salvo.



Postuló la idea de cambiar el concepto de seguridad pública por el de seguridad humana que centre la seguridad en las personas.



Isidro Cisneros, por su parte, propuso transitar a una nueva perspectiva de la seguridad humana en la que se acepte el uso legítimo de la fuerza y la subdivisión de las fuerzas encargadas de la seguridad; en esta nueva perspectiva que postula se atenderían amenazas resultado de desastres naturales o crisis alimentarias, así se podría empoderar a la población y considerar a los individuos humanos.



Cerró señalando lo importante de crear una política criminal –la capacidad del Estado para reaccionar ante el fenómeno delictivo- pues señaló que las instituciones gubernamentales poco han hecho para modificar su forma de organización e investigación ante los constantes cambios de la actividad criminal en la diversificación de sus actividades.