| 

Entrevistas

En el cuerpo no están los límites, los límites se tienen en la cabeza y si uno quiere hacer las cosas sí se puede: Erika Bouchan Cruz

Ciudad de México.- La diputada local del Partido Encuentro Social, Abril Yannette Trujillo Vázquez, reconoció a nombre de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) a los atletas mexicanos que participaron en el Mundial de Para Atletismo en Londres 2017.

Erika Bouchan Cruz fue una de las atletas que consiguió el pase clasificatorio a la prueba de impulso de bala en la categoría F33 después de cuatro años de haberlo intentado.

Viajó a Londres con una marca de 4 metros y 60 centímetros, el mejor récord de América en esta categoría. Mejoró sus resultados, quedó en el sexto lugar de la competencia. “Participé en impulso de bala con 4 metros y 40 centímetros. Me siento agradecida y me siento bien porque fue un buen resultado y pues a buscar más reconocimientos”, expresó en una entrevista con Capital CDMX.

“Mi inspiración y mi motivo siempre han sido los que yo quiero, mis propios padres. Y también lo que yo quiero lograr. Decidí dedicarme a este deporte porque me llamó la atención y, la verdad, buscaba algo más que hacer que dedicarme a la escuela” respondió la atleta de 25 años, deportista desde la niñez.

En cuanto a su rutina de ejercicio, Erika comentó que “los entrenamientos son muy duros porque es trabajo de peso, trabajo físico, mental y técnico. Es un poco pesado porque entreno entre dos horas y dos horas y media. Hago pesas, hago abdominales y todo tipo de ejercicio que se requiere para fortalecer abdomen, brazos y piernas”.

Platicó que el esfuerzo aumentó semanas antes de viajar al mundial de Londres del 14 al 23 de julio. “Me preparé física y mentalmente ya que eso es lo que se requiere para lograr un buen resultado. Las rutinas de entrenamiento fueron más largas, de tres horas, la preparación fue más intensa, pero valió la pena. Entrenaba toda la semana de cinco de la tarde a siete de la noche o a nueve de la noche, todo dependía del entrenador”, cuenta Erika.

Emmanuel Sánchez fue el encargado de prepararla para la competencia. “Mi entrenador, sobre todo, es como un papá porque te cuida a pesar de que te hace esforzarte y cansarte al máximo hasta que tú ya no puedas más contigo, pero también te cuida en ese aspecto y es valioso para lo que estoy haciendo”, agradeció Erika.

La joven también mostró gratitud con Dios, “primero porque es quien te permite hacer las cosas, después con mis padres”. También reconoció al gobierno: “recibimos todo su apoyo, ellos pagaron todo porque yo no tuve que pagar nada y recibí todo el apoyo que se pudo, los vuelos, el hospedaje, la comida y todo.”

Sin embargo, lamentó: “la Ciudad de México es amigable con el deporte, puede decirse que sí; pero no lo es mucho con las personas con discapacidad, falta cultura de respeto hacia nosotros mismos y hacia los espacios para personas con discapacidad”.

“En el deporte no me siento discriminada, me siento muy bien con mis compañeros, con la gente que me ha rodeado hasta ahorita pero, en general, sí me siento discriminada. Me han pasado cosas como que la gente me ve despectivamente o no me respeta”, denunció Erika.

Pero confesó que ya aprendió a no tomarle importancia a los aspectos negativos. “El atletismo para mí es esfuerzo, valor y dedicación a las cosas. Que las personas se atrevan a hacer las cosas porque en el cuerpo no están los límites, los límites se tienen en la cabeza y si uno quiere hacer las cosas se puede”, invitó.

Etiquetas ALDF Londres 2017 Mundial de Para Atletismo

COMENTARIOS

MÁS Entrevistas