En 2018 campearon irregularidades por contratación de personal, tanto de la ALDF como de nuevo Congreso



Ciudad de México.-Durante 2018, la séptima y última legislatura de la extinta ALDF y luego la primera legislatura del actual Congreso capitalino incurrieron en sistemáticas inconsistencias e irregularidades en la contratación de personal de estructura y de honorarios, pues hubo empleados que no cumplían el perfil requerido, de algunos trabajadores no se encontró el contrato laboral respectivo y, de plano, se detectaron casos donde no se pudo comprobar que ese personal hubiera acudido a trabajar.



Las irregularidades que cometieron diputados locales, tanto los actuales como los anteriores en la contratación de personal, forman parte de los resultados de una revisión a la cuenta pública 2018 que practicó la Auditoría Superior de la Ciudad (ASCDMX), el cual forma parte del Tercer Informe Parcial que generó el organismo fiscalizador.



Para esta revisión, la Auditoría Superior supervisó el gasto al capítulo 1000, de Servicios Generales, correspondiente a julio de 2018 y a diciembre del mismo año.



De entrada, estableció que el Congreso de la Ciudad de México no proporcionó evidencia documental de una plantilla autorizada (mandos medios y superiores, base y técnico operativo de confianza), en la cual se identifique el número de plazas autorizadas por cargo o puesto, vigente en 2018.



"No obstante que el Director de Recursos Humanos señaló un incremento de 42 plazas de base entre la primera quincena de julio y la segunda quincena de diciembre, la observación se refiere a las 668 plazas de base en la segunda quincena de julio y 686 plazas en las dosquincenas de diciembre de 2018, incluidas en el “Reporte General Ocupacional por Quincena. Enero a Diciembre de 2018” proporcionado por la Directora General de Administración, mediante el oficio núm. DGA/IL/2133/19 del 10 de julio de 2019, que difieren de las 661 plazas de base autorizadas para el ejercicio de 2018", se lee en unas de las observaciones de la ASCDMX.



Respecto a los movimientos de personal que hizo la ya desaparecida Asamblea Legislativa, la Auditoría Superior detectó que ese órgano legislativo no emitió ningún catálogo para la contratación de puesto del personal técnico operativo de base (resguardo), técnico operativo de confianza, mandos medios y superiores, honorarios [Diputados] y honorarios grupos parlamentarios.



Así, el sujeto fiscalizado careció en 2018 de una plantilla de personal (estructura, base y técnico operativo de confianza) en la cual se identificara el número de plazas autorizadas por cargo o puesto.



El actual Congreso capitalino entró en funciones el 17 de septiembre de 2018 y entre ese mes y diciembre del mismo año, el órgano fiscalizador identificó que 72 plazas fueron ocupadas por personas sin antecedente laboral y 148 plazas por personal que previamente había ocupado algún cargo o puesto en la anterior ALDF.



De esos trabajadores, el órgano legislativo no proporcionó 33 nombramientos de personal y de 11 contratos de prestadores de servicios contratados por honorarios asimilados a salarios, a pesar de que estos últimos se trataban de mandos medios y superiores.



De hecho, sobre el personal de honorarios de diputados y honorarios grupos parlamentarios sólo se identificaron los contratos de 21 personas.



Respecto a los 11 contratos de persona contratado por honorarios, destaca que cinco de ellos entraron a laborar desde el 17 de diciembre de 2018, uno en octubre y tres en diciembre de ese año, con salarios quincenales diferidos que iban de los 7 mil a los 37 mil pesos.



Las irregularidades no paran ahí, pues el Legislativo local no proporcionó las tarjetas o listas de asistencia de 6 empleados de base, ni documentación alguna relativa a la asistencia de prestadores de servicios contratados por honorarios asimilados a salarios para acreditar que los servicios fueron devengados. Esos trabajadores recibieron pagos entre julio y diciembre de 2018, por un monto total de 817 mil pesos.



De entre los resultados de la ASCDMX destaca el pago de 161 asignaciones, de 550 mil pesos cada una, por concepto de perrogativas para los grupos parlamentarios. Esas erogaciones comprometieron un recurso por 88.5 millones de pesos y se utilizaron para que los legisladores realizaran actividades encaminadas al cierre de la séptima y última legislatura de la hoy extinta ALDF.



Sobre esos pagos el congreso de la Ciudad no proporcionó los acuerdos que justificaron dicha asignación, como tampoco aportó los acuerdos para otorgar 30 mil pesos para cada uno de los grupos parlamentarios que entonces existían, por concepto de apoyo para el pago de honorarios por el cierre de Legislatura.



De los resultados de esta revisión, la Auditoría Superior encontró que cinco observaciones podrían derivar en la promoción de acciones por responsabilidades administrativas, aunque en la parte final de la auditoría, el organismo fiscalizador aclara que podrían sumarse observaciones y acciones adicionales a las señaladas, producto de los procesos institucionales, de la recepción de denuncias, y del ejercicio de las funciones de investigación y sustanciación a cargo de esta entidad de fiscalización superior.