Empresas sin experiencia o sin acreditación de equipos gozaban de permisos para operar Verificentros, acusa Sheinbaum



Ciudad de México.-Entre el desaseo y la opacidad, la administración de Miguel Ángel Mancera otorgó permisos para operar Verificentros a empresas sin experiencia o que de plano carecían de la validación de equipos por parte de la Entidad Mexicana de Acreditación (EMA), acusó hoy la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum.



La mandataria detalló en conferencia que justo por ese desaseo es que éste gobierno y particularmente la Secretaría de Medio Ambiente local (Sedema) enfrenta 51 procesos jurídicos que se iniciaron en el sexenio anterior, por parte de dueños de Verificentros a quienes no se les revalidó su permiso para operar.



En compañía de Sergio Hernández, director General de Calidad del Aire, la jefa de gobierno dijo que hay en curso dos auditorías de desempeño al Programa de Verificación Vehicular, una por parte de la Auditoría Superior de la CDMX y otra a cargo de la Contraloría interna de la Sedema. Del resultado de las mismas se deslindarán responsabilidades.



Se ha invitado al Centro Mexicano de Derecho Ambiental para apoyar la revisión de la documentalia existente y dar transparencia al proceso, ya sea que la determinación final sea otorgar el permiso o ratificar la negativa de otorgamiento para operar el centro de verificación vehicular.



De entre las irregularidades detectadas en la asignación de permisos, Claudia Sheinbaum reveló la existencia de cuando menos ocho autorizaciones otorgadas en 2018 a centro de verificación que se entregaron fuera de los tiempos establecidos en la propia convocatoria oficial.



“Fuera de convocatoria, ¿con qué argumento? No sabemos. ¿con qué argumento a otros no? tampoco sabemos claramente porque inclusive, muchos de los documentos no están en la Secretaría de Medio Ambiente; se le regresaron tal cual a los promoventes, de tal manera que inclusive frente a juicios que hoy tenemos que contestar, ni siquiera existe la documentación para poder saber si tuvieron razón o no tuvieron razón”, explicó la mandataria.



Al hablar de estos hallazgos, el director de Calidad del Aire ofreció un diagnóstico sobre la operación de Verificentros de 2015 a 2018.



Hace cuatro años en la Ciudad había centros de verificación; de ellos, las autoridades capitalinas negaron la revalidación a 14 y quedaron en operación tan solo 66; no obstante, los rechazados recurrieron al amparo y ocho lo ganaron.



De esta manera, para 2017 ya había 74 centros en funcionamiento, pero a finales de ese año la administración local emite una convocatoria para autorizar nuevos Verificentros, bajo el argumento que debían cumplir con especificaciones distintas a lo entonces permitido. Derivado de esa nueva convocatoria se entregaron 55 autorizaciones.



“Para el 2018 se entregan ocho autorizaciones más (las que se aprobaron fuera de convocatoria), pero se cancelan seis autorizaciones de las que ya se habían otorgado, esto sin que los centros estuvieran incluso operando.



“De esas seis autorizaciones canceladas una se fue, los dueños, a un proceso en un juicio que el juez determinó suspensión, de tal forma que se sigue el juicio, pero el Verificentro está operando”, explicó él funcionario.



Sobre los 51 procesos jurídicos que combate la Sedema, Sergio Hernández dijo que cuatro corresponden a la no revalidación en el 2015; 22 a la no revalidación de la autorización del 2017; 19 al no otorgamiento de autorización durante el proceso de la convocatoria 2017 y seis más por el proceso de la revocación de 2018.



Sobre el estatus jurídicos de esos procesos, el director de Calidad del Aire dijo que en un caso el juez otorgó la autorización para volver a operar; en otros siete juicios el juez le ordenó a la Sedema revalorar los documentos y de ser el caso otorgar el permiso.



Hay 10 juicios en última instancia, donde magistrados han dado la razón a los demandantes, así como 21 casos en segunda instancia donde la resolución también es favorable a los particulares y seis juicios en última instancia donde la resolución es favorable a las autoridades locales.



“Como ustedes pueden ver tenemos muchos juicios abiertos y no hay forma de saber cuántos juicios, de estos 51, concluirán con un proceso donde tengamos que otorgar una nueva autorización.



“Por lo tanto no habrá convocatoria para centros de verificación vehicular hasta en tanto no tengamos claridad de cuántos centros quedarán, cuántas líneas de verificación tendremos y dónde estarán ubicados en las distintas alcaldías de la Ciudad de México”, dijo el funcionario.



Claudia Sheinbaum dijo que uno de los aspectos más problemáticos de todo lo anterior es que la verificación vehicular es elemento fundamental de política ambiental que controla las contingencias por contaminación.



“Pero hoy, bajo esta condición, como inclusive son nuevas tecnologías, que ni siquiera les damos más argumentos, no están autorizadas por la Entidad Mexicana de Acreditación que obligatoriamente los centros de verificación deberían estar autorizados por la EMA, pues ni siquiera están autorizados por la EMA”, acusó la mandataria.



También anunció que este año concluye la vigencia del programa Proaire y en su actualización se trabajará tanto en coordinación con la Secretaría del Medio Ambiente federal y con el gobierno del Estado de México, para la generación de un nuevo documento acorde a las circunstancias actuales Del Valle de México.