El muro de la paz, una provocación

Ciudad de México.- La llamada Cuarta Transformación continúa equivocándose y tropezando cada que aborda el tema de las mujeres.

En unas horas partirá la marcha del Día Internacional de la Mujer, como lo hicieron hace un año, y no hay una estrategia gubernamental para protegerlas.

Para contenerlas, a los gobiernos federal y de la Ciudad de México se les ocurrió tapiar Palacio Nacional. “El muro de López Obrador”, que sigue sin entender los reclamos de justicia e igualdad de las mujeres.

TE PUEDE INTERESAR: El francotirador de Palacio 

Haber puesto vallas de dos metros de altura para proteger al Presidente y llamarlo el “muro de la paz”, es una provocación. Ningún otro gobierno en la historia de nuestro país había ofendido de esa forma a las mujeres,

El tabasqueño sigue sordo al grito de las mujeres para no ser violentadas. Contrario a atender sus demandas, las ataca y acusa que su causa es una “simulación”. También las encajona ideológicamente en la derecha.

Ahora López Obrador pone vallas de por medio para distanciarse aún más de las mujeres, y aunque muchas militantes de Morena e integrantes del gobierno aceptan que es un error, nadie se atreve a decírselo al Presidente. Le temen porque conocen su machismo.

El inquilino de Palacio Nacional protege a un presunto violador. Además de hacerlo candidato, es muy probable que Félix Salgado Macedonio sea el gobernador de uno de los estados más convulsos del país.

Pero desprecia a las mujeres que luchan por la igualdad y por su empoderamiento ante un Estado macho y misógino. También desprecia la palabra sororidad, porque es un término “neoliberal” y parece no entenderlo.

El gobierno tendrá un día complicado porque ignora a las mujeres, quienes hoy saldrán nuevamente para alzar su voz. Mientras, el Presidente estará encerrado “en su Palacio”, protegido por las vallas que le ordenó a Claudia Sheinbaum instalar.

Dice López Obrador que es mejor poner vallas que sacar a los granaderos, “como se hacía antes”.

Lo mejor sería que las escuchara y resolviera, a través del poder que le dieron 30 millones de votos, muchos de ellos de mujeres, las exigencias de no ser violentadas nunca.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.