El impacto del Covid-19 en la economía de la Ciudad puede ser catastrófico, reconoce Secretaría de Finanzas capitalina



Ciudad de México.-En el periodo enero-marzo de 2020 no se observaron con contundencia los efectos del Covid-19 en la economía del país y de la Ciudad de México; sin embargo, todas las proyecciones de especialistas previenen que el impacto puede llegar a ser catastrófico, reconoció la Secretaría de Administración y Finanzas capitalina.



La aceptación de ese escenario catastrófico, el primero que a ese nivel y con esas palabras se plantea al interior del gobierno de Claudia Sheinbaum, forma parte de un análisis que realizó la dependencia en el Informe Trimestral Enero-Marzo 2020, donde también se acepta que durante los tres primeros meses del año los ingresos estimados para el periodo no llegaron al monto programado.



En el documento, la Secretaría de Administración y Finanzas reconoce que al finalizar el periodo enero-marzo de 2020, los Ingresos del Sector Público Presupuestario sumaron recursos por 67 mil 882.3 millones de pesos, cifra menor a la meta programa en mil 89 millones de pesos.



"Estos resultados están relacionados con las condiciones económicas globales, nacionales y locales que prevalecieron durante todo 2019, así como con factores externos de difícil o imposible previsión, como fueron la fuerte reducción de los precios del petróleo y la identificación del virus SARS-CoV-2, conocido como COVID-19", se lee en el Informe Trimestral.



Al abundar en su análisis económico, la Secretaría de Finanzas acepta también que México y Brasil serán los países más perjudicados por la coyuntura actual, con pronóstico de decrecimiento de 6.6 y 5.3 por ciento, respectivamente.



Agrega que al cierre de marzo de 2020, la tasa de desempleo registró una caída de 0.3 por ciento respecto al mismo mes de 2019, pero puntualiza que ese comportamiento puede deberse a que, por las medidas de distanciamiento social, hay menos personas buscando empleo.



En contraposición, la tasa de informalidad laboral incrementó 1.2 por ciento; sin embargo, la dependencia señala que se mantiene la tendencia decreciente observada desde marzo de 2019.



Respecto a los ingresos, la Secretaría de Administración y Finanzas desglosa la forma en la que se percibieron recursos. Destaca que los ingresos tributarios crecieron en 133.2 millones de pesos respecto a lo programado para el trimestre y esto se debe a un buen comportamiento de los contribuyentes en el pago de impuestos como el predial y sobre nóminas.



Pero lo que se logró ahí quedó contrarrestado con una caída de 369.9 millones de pesos en los ingresos no tributarios, los cuales están compuestos por contribuciones como el pago de derechos por el suministro de agua, por trámites de control vehicular y por la Prestación de Servicios del Registro Público de la Propiedad y del Comercio y del Archivo General de notarías.



Tan sólo por los Derechos por la Prestación de Servicios por el Suministro de Agua, los ciudadanos decidieron no pagar. En ese primer trimestre del 2020 se obtuvo una recaudación de mil 972.9 millones de pesos, cifra que resultó 4.9 por ciento inferior a la meta programada y que, en términos reales, representó un decremento de 3.4 por ciento.



Los ingresos por pago de agua son los más bajos registrados desde el 2014 para el periodo enero-marzo.



A lo anterior se suma también una caída de los ingresos federales, particularmente los que derivan del Fondo General de Participaciones (FGP), del Fondo de Fomento Municipal (FOMUN), del Fondo de Fiscalización y Recaudación (FOFIR) y las Participaciones por el Impuesto Especial por la Producción y Servicios (IEPS).



Los ingresos federales fueron menores en uno por ciento, en términos reales, a las observadas en el mismo periodo del ejercicio fiscal 2019 y representan un monto de 575 millones de pesos.