El castigo de Sheinbaum



Ciudad de México.- El común denominador de los Jefes de Gobierno de la Ciudad de México (CDMX) es que premian a quien aplaude y castigan a quien se opone a sus decisiones. Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la CDMX, primera mujer electa para el cargo en la capital del país, no fue la excepción.



Hace tres días, la Jefa de Gobierno anunció que Capital 21, el medio de comunicación de la CDMX, comienza una nueva era en manos de Sebastián Ramírez, un servidor de la nación, delegado regional en Coyoacán del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, con una precaria trayectoria política y total desconocimiento de la televisión pública y los medios de comunicación.



Su único aporte es ser aplaudidor de la mal llamada cuarta transformación de México, servil a los que mandan la nación y una muestra de ello la dio al iniciar su barra de programación con una entrevista con el vocero de López Obrador, Jesús Ramírez Cuevas, otro personaje tenebroso que cree que sigue en la Guillotina, y no sabe conducir la comunicación social de México. Ramírez Cuevas, el propagandista del panfleto Regeneración de Morena se ha encargado de acaparar los medios públicos para hacer propaganda al régimen.



Aquí lo grave es que una vez más, Sheinbaum viola la ley de Sistema de Medios de la CDMX que establecía un proceso para la dirección de los medios públicos de la ciudad. Es decir, su decisión fue por cuota y no con respeto a la ley y a la Constitución de la CDMX... Otra vez.

El castigo



Ahora vamos al castigo, en el Congreso de la CDMX los partidos aliados de Morena, el PT y el PVEM desde que mandó la Ley Sheinbaum, para disponer del dinero de la ciudad a su antojo, han puesto trabas a la mandataria para sacar adelante proyectos que van contra la ciudadanía como por ejemplo la suspensión del presupuesto participativo en 2020.



Eso ha complicado mucho a Sheinbaum y a Morena hacer lo que les plazca en la CDMX, todo ya muy bien orientado a las elecciones intermedias de 2021, de las cuales el año electoral arranca en septiembre próximo.



Por eso Sheinbaum ya pasó la factura a sus aliados y orquestó la ruptura del PVEM como bancada y la disminución del PT de seis a cuatro diputados. La del Verde, Tereza Ramos anunció su renuncia sin decir más y con esa decisión el partido sale de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso capitalino. En el PT se fueron oficialmente Leonor Otegui y Lizette Clavel, vinculada a la maestra Elba Esther Gordillo, quien trae su nuevo partido Redes Sociales Progresistas.



Estos cambios dejan una nueva conformación del Congreso: Morena tiene 34 legisladores; el PAN 11; el PRD cinco; el PRI, cuatro; el PT cuatro; el PES dos; el PVEM una; y ahora hay cinco independientes, de los cuales cuatro votan de manera orgánica con Morena, la excepción es el ex priísta Guillermo Lerdo de Tejada.



El manotazo es para que quede claro quien manda en la CDMX y porque en el Congreso capitalino alistan reformas a Ley Orgánica para que Morena se adueñe del último año de la Jucopo, que le toca al PRD y para permitir que los independientes se sumen al partido mayoritario. Sheinbaum como los anteriores Jefes, metidos de lleno en lo electoral cuando la CDMX pende de alfileres.



NOCAUT. Vienen dos partidos políticos locales nuevos a la CDMX ¿Sheinbaum meterá la mano para impedirlo? ¡Abrazos, no periodicazos!

  • Luis Eduardo Velázquez

    Luis Eduardo Velázquez

    Periodista especializado en asuntos de política y electorales. Con estudios en derecho, amante del boxeo, el café y la buena letra.