El artículo transa

Ciudad de México.- La chicanada de Andrés Manuel López Obrador, su partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y aprobada con sus aliados de “mayoría’’ en el Congreso de la Unión, publicada el pasado 7 de junio en el Diario Oficial de la Federación, para que el gobierno se siga sirviendo con la “cuchara grande’’’ y de ahí de paso “espantar’’ a magistrados y jueces, va por la prueba de ácido.

Serán precisamente 10 ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), los responsables de interpretar la constitución y van a dejar marca, si es que aprueban que el ministro-presidente Arturo Zaldívar, sea quien salve al Poder Judicial de la Federación (PJF) con dos años más de “agachón’’. Está por verse, aunque el Ejecutivo tiene ya “cuatro votos a favor’’.

La consulta que envío el también presidente del Consejo de la Judicatura Federal (CJF), que es donde sí la mayoría de los consejeros estarán de plácemes, porque sería la única fórmula con que siguieran cobrando su salario “mínimo’’ otros dos años más, los ministros sin pena ni gloria no tienen problemas porque continuarán hasta que concluya su periodo.

Lo que ya de entrada el ministro-presidente hace “suya’’, es la visión presidencial al plantear que lo enviado por los legisladores a solicitud de López Obrador, significa una de las más importantes reformas desde hace 25 años, lo que, según él, fortalecerá a la SCJN como tribunal constitucional y acercará la justicia constitucional a la ciudadanía.

Y remata según sus cinco puntos: “consolidan un sistema de carrera judicial meritocrático, igualitario y paritario, transforman el modelo de enseñanza y formación de personas juzgadoras; profesionalizan y amplían el servicio de defensoría pública. Todo ello para lograr una justicia federal más eficiente y honesta’’.

Sólo hay que estar pendientes a qué ministro o ministra turna la revisión de inconstitucionalidad del “transa’’, chapucero y chicanero “Artículo Décimo Tercero Transitorio’’, que es donde el Presidente, sus huestes partidistas que perdieron la mitad de los votos obtenidos por Morena el pasado 6 de junio, buscan que Arturo Zaldívar encabece la “revuelta contra la corrupción en el PJF’’.

En más de dos décadas de cubrir la fuente de la SCJN y ver surgir la reforma de 1994, la que regresó su origen de 11 ministros, cuando Gerardo Laveaga, entonces en Comunicación Social empezó a quitar las vendas a los ministros y propagar que eran una fuente importante para la sociedad y ya no solo que los impartidores de justicia “hablarán con sus sentencias’’.

De ahí para el real, no se ha quitado toda la mordaza, es cierto, pero si hubo avances. Los encuentros con los ministros desde entonces y sobre todo los fines de año, eran “aleccionadores’’. Ahí dos ministros que aspiraban a presidir el máximo tribunal constitucional y dos más que lo lograron, me dijeron: “el ministro-presidente no es el líder, es la voz hacia el Ejecutivo y el Legislativo…’’.

“Vale lo mismo, porque todos somos una institución y nominados para hacer respetar la Constitución y frenar los abusos de autoridad’’. En ese entonces apenas se hablaba en los pasillos de la Corte de un Consejo de la Judicatura y ya iba en camino la conformación del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Es cierto que esto, agrandó la “burocracia’’ en la impartición de justicia, que cada vez que escucho “pronta y expedita…’’ me da risa. Y los políticos la de: “se va a respetar el Estado de Derecho’’, la pregunta aquí en ambas frases célebres es:

¿Y por qué No debe ser así?

Veamos que sucede. Si Arturo Zaldívar  se la cree que es el gran “Don Quijote Justiciero’’ y en dos años prepara a los futuros jueces y magistrados, que extirpe la corrupción, tráfico de influencias y nepotismo en ese Poder de la nación.

COMMODATO

Lindo será conocer el fallo sobre la Línea-12, conocida como “La Línea Robada’’ o “Dorada’’, que, si vamos por responsabilidades, hay dos: el actual secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard y el ahora senador por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Miguel Ángel Mancera.

Ellos son la cabeza de todo este engrudo que está por arrastrar a más de uno.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.