El Saldo de los Epidemiólogos López & López-Gatell



Ciudad de México.- El día de hoy amanecemos en semáforo naranja en la Ciudad de México (CDMX), resulta difícil otorgar el beneficio de la duda a la medida adoptada por Claudia Sheinbaum, de declarar nuestra Ciudad una ínsula de salud en medio de un país que se hunde en el pésimo y criminal manejo de la Pandemia del #COVID19, con 46,610 casos confirmados según las cifras oficiales de la Secretaría de Salud al 26 de junio, es decir el 21%, por encima de su apotación al PIB en 2019, que fue de 16.4%.



Sin duda, una de las medidas clave será el uso obligatorio de tapabocas durante la reapertura económica. En un estudio publicado por The Inquirer la semana pasada se contrastan los resultados de la pandemia en Estados donde el uso del tapabocas ha sido obligatorio, con aquellos dónde solo ha sido recomendado en los Estados Unidos y el resultado es demoledor. En los 16 casos dónde el uso es recomendado y no obligatorio el número de contagios se incrementó en 84% en las últimas 2 semanas, mientras que en los 11 dónde si es obligatorio se redujeron 25%, durante el mismo período.



Pero antes de mirar a la reapertura y la denominada propagandísticamente “nueva normalidad”, vale la pena hacer un análisis de cómo vamos en el plano nacional y cómo es que llegamos ahí. A más de 100 días del manejo de la pandemia podemos concluir analizando las distintas alternativas adoptadas que la reacción del Gobierno de México no sólo fue tardía sino además inadecuada.



La destacada publicación en línea Our World in Data utilizada por prestigiadas universidades como Harvard, Stanford, Berkeley, Cambridge, Oxford y el MIT, creó el Índice de Rigor en la Respuesta Gubernamental frente al #COVID19, que es la evaluación conjunta de 9 indicadores de respuesta por parte de los gobiernos del mundo, como cierre de escuelas y universidades, cierre de lugares de trabajo y prohibiciones de viajes en cuanto a la movilidad de los habitantes, entre otros en una escala del 1 al 100.



Con base en ese Índice podemos afirmar la torpeza criminal del gobierno federal de no actuar a tiempo, me explico: mientras que el 28 de febrero el Índice de Mexico era 2.78%, el de Singapur era 25%, el de Bangladesh 13.89%, el de Costa Rica y Arabia Saudita 11,11%, el de la India 10.19% y el de Paraguay 5,56%; en marzo 16 el de México fue aún de 2.78%, el de Singapur de 36.11%, el de Bangladesh de 33.33%, el de Costa Rica de 37,04%, el de Arabia Saudita de 68.52%,, el de la India 48.15%, el de Paraguay de 70.37%; fue hasta el 24 de marzo con la tardía reacción y la entrada en vigor de la Jornada Nacional de Sana Distancia que México llegó a 52.78%, por 36.11% de Singapur, 81.48% de Bangladesh, 71.30% de Costa Rica, 87.04% de Arabia Saudita, 86.57% de la India, y 93.52% de Paraguay.



El 30 de marzo, siete días después de que el epidemiólogo López Obrador, recomendara seguir saliendo de casa desde Oaxaca, el Índice de la India fue de 100%, el de Paraguay de 93.52%, el de Arabia Saudita de 89.81%, el de Bangladesh de 84,26%, el de México de 82.41%, el de Costa Rica de 71.36% y el de Singapur de 38.39%; la última fecha con datos verificados de todos estos países fue el 11 de junio donde México fue evaluado en 72.69%, Singapur en 77.78%, Bangladesh en 62.96%, Costa Rica en 72.22%, Arabia Saudita en 69.91%, la India en 76.85% y Paraguay en 77.78%.



Otro factor que podemos comparar y contrastar es la política respecto de la aplicación agresiva de pruebas de #COVID19 para prevenir, detectar, monitorear y aislar personas para evitar contagios. Con los dato del mismo portal podemos ver el costo de oportunidad de no haberlo hecho en México al analizar el numero de pruebas diarias por cada mil habitantes; el 24 de marzo en México se aplicaban .01 al igual que en Paraguay e India, por debajo del .03 de Costa Rica; el 24 de abril Mexico aplicaba .02 al igual que India y Bangladesh, pero debajo de Costa Rica con .04, Paraguay con .05 y Singapur con .52; el 10 de mayo que muchos rompieron la sana distancia en CDMX en México y en Bangladesh se aplicaban .04, por .06 de India y Costa Rica, .09 de Paraguay y 1.61 de Singapur; el 24 de mayo México registró .05, Bangladesh y Costa Rica .06, la India .07,Paraguay .09, Arabia Saudita .48 y Singapur .60, finalmente la última fecha verificada de todos el 21 de junio arrojó que México registró .06, Costa Rica .08, Bangladesh .10, India .12, Paraguay .18, Arabia Saudita .73 y Singapur .95.



Mientras que en el mundo la tasa de letalidad promedio es de 5% México tiene la 5ª más alta del planeta con 12.4%, incluso por arriba de España, y sólo por debajo de Francia, Bélgica, Reino Unido e Italia, como resultado del fiasco de la dupla de los López, López Obrador y López-Gatell. De ahí que a nadie sorprenda que Singapur 0.1%, Bangladesh 1.3%, Arabia Saudita 0.8%, India 3%, Paraguay 0.8%y Costa Rica 0.4%, destaquen a nivel mundial por sus bajas tasas de letalidad ante el #COVID. A final de cuentas, la labor de todo gobierno en esta pandemia no se medirá solo por el número de contagios y de muertes, sino por lo hecho para prevenirlos y la atención de los casos confirmados, NO HAY y NO HABRÁ mejor indicador para evaluar a un gobierno esta pandemia que su tasa de letalidad.