| 

Columnas

El Ferrari de Morena



Ciudad de México.- El Congreso de la Ciudad de México está perdiendo la valiosa oportunidad de hacer historia, que le dieron una mayoría de capitalinos el 1 de julio de 2018.



Como en los mejores tiempos del PRD, Morena (partido-movimiento que aglutina priistas, panistas, ecologistas y perredistas) tiene una mayoría absoluta para transformar la Capital CDMX. SIn embargo, está está siendo desaprovechada por la ambición vulgar de quienes tienen el control de la bancada mayoritaria en Donceles.



Al interior del grupo, que posee 34 diputados, hay una rebelión porque entre compañeros tienen la impresión de que la coordinación en manos de Ricardo Ruiz, y las vicecoordinaciones en manos de José Luis Rodríguez y Valentina Batres, hicieron un reparto “discrecional” de espacios administrativos y dejaron a sus compañeros como simples espectadores.



A finales de diciembre de 2018 fue evidente el reparto de espacios entre los diferentes grupos de poder que tienen como referente a los senadores Martí Batres o Ricardo Monreal y desde ahí se ha visto la desarticulación del grupo parlamentario que ya lleva más de dos semanas en periodo ordinario y no concreta dictámenes ni abona a la gobernanza de la jefa de Gobierno de la CdMx, Claudia Sheinbaum.



Las sesiones ordinarias no sólo son somníferas, sino poco productivas y eso se percibe tan fácilmente que hasta el pasado 7 de febrero el prestigiado arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, invitado de honor a la sesión solemne por el 80 aniversario del Instituto Nacional de Antropología e Historia, abandonó el recinto de Donceles ante la impuntualidad de los legisladores.



Antes de llegar al Congreso, los noveles legisladores de Morena muy efusivos redactaron un reglamento con “principios” para ser una bancada productiva que dejará en el pasado la opacidad y malas prácticas que los perredistas habían instaurado desde la primera hasta la séptima legislatura de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.



Incluso sesionarían a las 7 de la mañana en privado para ver temas de agenda y dar muestra de su puntualidad y responsabilidad con la ciudadanía de la Ciudad de México.



A cinco meses de su arribo al poder, no se sabe dónde quedó ese espíritu que contraviene la mística de la cuarta transformación que tanto pregona el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien por cierto ya recibe en público las quejas por la desarticulación del Congreso.



Consultando a algunos diputados de Morena es evidente la crisis que enfrentan en un órgano legislativo sin pies ni cabeza. Con sorna, pero una profunda desilusión, dijo uno de ellos que el primer Congreso de la CdMx es “un Ferrari en manos de unos niños”.



La molestia no sólo es por la conducción política, sino también abarca el mal manejo de la comunicación social y la situación administrativa del Congreso que está que arde por el despido injustificado de verdaderos trabajadores de base y por perder autonomía al deshacer el Canal de Congreso capitalino.



Un ejemplo de esos yerros es que el presidente del Congreso de la CdMx, Ricardo Ruiz, inauguró su módulo ciudadano en Coyoacán y muy pocos se enteraron de ello porque ni la vocería del grupo parlamentario dio cuenta de ello y menos el área de Comunicación Social. Parecería algo menor, pero si no les importa el Presidente de la Junta de Coordinación Política, les interesarán los demás legisladores o las demandas ciudadanas.



No entender la importancia del Poder Legislativo de la CdMx significa de facto un golpe al corazón del proyecto político que hoy dirige Sheinbaum en la capital del país. ¿Lo hacen por inexpertos o por cálculo político?



Van otras preguntas ¿Alguien sabe algo del parlamento abierto en el Congreso capitalino? ¿Alguien sabe a qué se dedica el Instituto de Investigaciones Legislativas? ¿Alguien sabe que hace la Unidad de Estudios de Finanzas Públicas del Congreso local? Yo tampoco y son órganos que vaya que cuestan a los capitalinos y se crearon por mandato constitucional.



NOCAUT. Quien parece incansable es el subsecretario de Gobierno de la CdMx, Arturo Medina, que lo mismo se faja apagando fuegos con los bomberos que cerrando tomas clandestinas de Huachicol en la CdMx. Ojalá contagie a sus compañeros de Morena. ¡Abrazos, no periodicazos!



Etiquetas CDMX Morena Ricardo Ruiz José Luis Rodríguez

Luis Eduardo Velázquez

Periodista especializado en asuntos de poltica y electorales. Con estudios en derecho, amante del boxeo, el caf y la buena letra.

Contenido Relacionado

COMENTARIOS

MÁS Columnas


  • Manotazo de Sheinbaum

    Ciudad de México.- El Gobierno de la Capital CDMX enfrenta una crisis de seguridad a casi siete meses del arranque del mandato de Claudia Sheinbaum, lo que pone en riesgo la gobernabilidad.         Para atajar...


  • Iglesias aliadas para prevenir el abuso sexual infantil

    Ciudad de México.- La prevención del abuso sexual a menores en las iglesias es un tema preocupante que ha unido a líderes de diferentes religiones en México para combatirlo, los esfuerzos que realiza cada una en sus diferentes...


  • Capital militar

    Ciudad de México.- Desde que la izquierda llegó al poder en la Capital CDMX, en 1997, los habitantes de la Ciudad de México se deshicieron del temor que representan los militares en las calles.   Tras las secuelas...



  • Comunicación fallida

    Ciudad de México.- El Gobierno de Claudia Sheinbaum en la Capital CDMX no sólo enfrenta una grave crisis en materia de seguridad, sino padece otro mal que daña su imagen pública. El problema que enfrenta la jefa de...