El Coronavirus no conoce el color de los semáforos



Ciudad de México.- Los daltónicos gobernantes de la Ciudad de México (CDMX), Claudia Sheinbaum Pardo, y del Estado de México (EdoMex)Alfredo del Mazo, no distinguen los colores rojo, naranja, amarillo y verde, sucumbieron ante la cresta de los infectados y muertos por el COVID-19, pero aceptaron que hay que parar porque de lo contrario el que no usa cubrebocas, también estaría en riesgo.



Hay que reconocer que tomaron la decisión y asumen el costo político que esto conlleva, porque encerrarse hasta el 10 de enero de 2021 en tiempos de fiestas decembrinas como Navidad y Año Nuevo en este doloroso 2020, y que muchos no querremos recordar, más el Día de Reyes Magos, marcarán un hoy y un después.



Los mas de 130 millones de mexicanos estamos atestiguando con la aceptación de la gobernadora del partido Morena y uno de los pocos dinosaurios mexiquenses de esa casta de gobernantes de cepa -sepa si son gobernantes- tuvieron que dejar de estirar la liga.



Sheinbaum Pardo fue clara “la Ciudad de México y el Estado de México disminuirán la actividad y la movilidad’’, solo esas dos entidades además de ser donde hay más infectados y muertos, son quienes concentran la capital con cerca de 9 millones de personas cada día, comparten límites, transporte y toda la movilidad comercial.



Las actividades esenciales ya fueron expuestas para que disminuya el contagio y contactos de algunos irresponsables, que no les importa la vida de los demás. “Necesitamos un esfuerzo extraordinario para que todo el que enferme gravemente pueda tener una cama en un hospital. No hacer fiestas ni reuniones’’, casi rogo la científica-gobernante.



También alertan sobre aquellos que son “positivos’’ del Coronavirus que se recuperaron o son “asintomáticos’’ pero no les han afectado, porque el virus continuará su mutación y será cada vez más agresivo, que puede afectar a otras edades no solo a “Los Chavo Rucos’’ y también, fue importante que aceptan están siendo rebasados los hospitales.



Lo que si hay que recordarles a ambos es que permitieron dos semanas del “Buen Fin’’ ¿cuántos no se habrán contagiado?, pero peso más los intereses económicos que productivo, los beneficiados después, en lugar de ser solidarios respondieron que otro “cierre sería fatal’’ o que “se subsidie el incremento a los salarios mínimos’’, eso es ser mezquino.



Hay tantas interrogantes y ahora los argumentos primitivos del presidente Andrés Manuel López Obrador y su gabinetazo sanitario, que la pandemia “nos cayo como anillo al dedo’’, “nos va requeté bien’’, “no hay escases de camas’’, “el cubrebocas no protege’’, todo eso que han argumentado con desprecio hacia la vida de los mexicanos, es hoy diferente.



Pero un gran número de mexicanos le siguen pisando la cola al diablo, se debería llamar a la conciencia de cuántos de ellos fueron los que, por desdeñar la violenta crisis sanitaria, llevaron el “bicho’’ a sus casas, con sus familias cercanas o con los cuates porque decidieron pasarse lo preventivo por el Arco del Triunfo y les provocaron la muerte.



El virus se debe estar muriendo de risa de los mexicanos y también de otros países, pero no ponderemos que hay otros que son tan irresponsables como nosotros, sino ya dejar de retar a la “huesuda’’.



Varios lugares capitalinos y mexiquenses, principalmente centros comerciales, restaurantes o comercios están atiborrados de gente. Ya veremos si cuando entre la aplicación del nuevo distanciamiento social, se cumple hasta el 10 de enero del próximo año, que esperamos sea mejor.

COMMODATO



Muy grave lo ocurrido en Jalisco, principalmente en ese paradisiaco Puerto Vallarta, tras ser ejecutado el exgobernador de origen priista Aristóteles Sandoval. Pero lo más inverosímil, es que los administradores del lugar donde cenaba hayan alterado la escena del crimen al borrar todo indicio.



De seguro “satanizaron’’ en lugar de “sanitizar’’ el lugar, para no permitir dar con los responsables. Al rato van a salir “tenemos varias líneas de investigación, daremos con los responsables, aplicaremos todo el peso de la ley, caiga quien caiga’’.



Las mismas huevadas de siempre.

  • Rubén Torres

    Rubén Torres

    Defeño, reporteando desde 1980. Graduado en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, generación 1984-1988. Trabajó 13 años en Inter Press Service (IPS), corresponsalía en México, donde fue becario del entonces Programa de Naciones Unidas para la Fiscalización de las Drogas (PNUFID) hoy JIFE. Reportero de los periódicos El Día, UNOMASUNO, El Nacional, Agencia Notimex, El Sol de México y El Economista. Hoy corresponsal en Chetumal y Cancún en Luces del Siglo. He cubierto casi todas las fuentes, menos espectáculos, esos los doy y deportes. Profesor de periodismo durante 20 años en la extinta escuela de Periodismo y Arte (PART).

Etiquetas: CDMX Capital CDMX Pandemia Aristóteles Sandoval Claudia Sheinbaum Alfredo del Mazo EdoMex