Educación por televisión: entre la esperanza y el desastre



Ciudad de México.- Los arranques del ciclo escolar se caracterizaban, hasta antes del Covid-19, por el caos que se desataba en las grandes ciudades.



Lo más destacado eran los atorones viales y las complejidades logísticas que se tenían que implementar año con año.



Esta vez todo será muy distinto, porque el inicio de las clases se dará en la televisión, convertida por la pandemia, en la principal plataforma para que 30 millones 400 mil alumnos continúen con sus lecciones.



No es lo ideal, por supuesto, pero ya no hay nada que lo sea y menos aún con los datos “catastróficos” que no deja de arrojar el Covid-19. Más de la mitad de las muertes, en todo el mundo, se concentran en cuatro países: Estados Unidos, Brasil, México y la India.



Daños habrá, por supuesto, porque se aumentarán las brechas de desigualdad ya que muchos estudiantes, los más pobres, no cuentan con una televisión y para ellos será difícil el seguir los programas y aprovecharlos.



Un dato. El Consejo Nacional de Fomento Educativo, informó, hace unas semanas, que el 47 por ciento de los niños que atiende, unos 300 mil, no cuentan con acceso a televisión.



Esto es una evidencia de que hay que invertir más en tecnologías para la educación y que no deja de ser una vergüenza que ello no se haya resuelto desde hace años. Otro tanto habría que decir de los niveles de conectividad y del acceso a internet.



Pero la decisión de la Secretaría de Educación Pública (SEP) es adecuada en el contexto que persiste y más aún en un gobierno, el de la 4T, que rehúye los problemas o trata de cargárselos a otros.



Lo que sí tendría que hacerse, es resolver para el futuro, los estragos que ya se generaron a nivel educativo y que no se van a resolver con esta etapa de educación en la casa y viendo la televisión.



Por lo pronto, inicia un experimento que tendrá que ser analizado y evaluado.



El secretario Estaban Moctezuma es optimista y señala que “la decisión de continuar con la enseñanza a través de la televisión y a distancia, aún en medio de la pandemia, se verá dentro de un tiempo como un éxito”. Ojalá´.

  • Julián Andrade Jardí

    Julián Andrade Jardí

    En la actualidad soy periodista y consultor. Escribo en diversos medios y entre ellos Forbes, La Crónica de Hoy y Etcétera. En La Razón me desempeñé como columnista y editor jefe. En Milenio trabajé como coordinador de información y en La Crónica de Hoy como subdirector. Dirigí Newsweek en español. En el ámbito de gobierno, fue coordinador general de comunicación social en el gobierno de la Ciudad de México y en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de Federación. Soy autor de la novela "La lejanía del desierto" y coautor, con Jorge Carpizo, de "Asesinato de un cardenal".