Duarte continuará en prisión en Miami, jueza no llega a una resolución



Ciudad de México.- Lauren F. Louis, jueza encargada en Estados Unidos del juicio de extradición de César Duarte a México, no llegó a ninguna decisión durante la audiencia que se llevó a cabo este jueves para deliberar su libertad bajo fianza.



Duarte está acusado de desvío de dinero y delitos electorales, y preso desde el pasado 8 de julio, así, la defensa del acusado tiene hasta el martes próximo para entregar las traducciones de los documentos citados en la audiencia de hoy y la jueza pueda tomar una determinación a la postre.



TE PUEDE INTERESAR: Niega juez recurso a defensa de Duarte para evitar extradición



Durante la audiencia realizada por videoconferencia y que duró más de tres horas, ambas partes –la defensa de Duarte y la Fiscalía de Estados Unidos en representación del Gobierno de México- argumentaron frente a la jueza con el objetivo de que ésta determine si existen o no “circunstancias especiales” para dejarlo en libertad.

Los argumentos



El exgobernador de Chihuahua alegó “persecución política” de Javier Corral Jurado, su sucesor en el cargo, y que correría peligro al volver a México.



Duarte escuchó los argumentos vía un intérprete; por su parte, Jason Wu, fiscal en Estados Unidos, indicó que no existen circunstancias especiales para otorgarle la libertad bajo fianza a Duarte y que, al contrario, existe “peligro de fuga” y riesgo para la comunidad.



El fiscal agregó que son “muy graves los crímenes” por los que es acusado el mexicano y en los que “no hay una única víctima, sino muchas: el pueblo de Chihuahua”; explicó que toda una comunidad –con millones de habitantes- fue afectada por la transferencia de más de 6 millones de dólares que hizo desde la gubernatura a dos empresas en las que figuraba como accionista mayoritario.



Wu destacó que no existe cooperación entre Duarte y el gobierno estadounidense pues los contactos existentes entre ambos buscan el “propio interés” del exgobernador y no forman parte de ninguna investigación criminal contra algún otro acusado, esto tras la moción de la defensa al asegurar que su cliente no se escondía, sino que estaba “cooperando” con el Gobierno de aquel país desde hace más de tres años.



Morillo, integrante de la defensa del exgobernador, aseguró que su cliente nunca se escondió ni cambio de identidad, pues, incluso estaba dispuesto a entregarse; dijo que su paradero era conocido en Miami y puso como ejemplo que Duarte sostendría una junta con las autoridades migratorias de Miami, Florida, como parte de su solicitud de asilo.



El abogado respondió ante los señalamientos de posible fuga que Duarte no tiene interés de huir del país porque tiene tres hijos ciudadanos estadounidenses, además de que todos sus bienes están en este país, pues aquellos con los que cuenta en México “están congelados”.



Wu comparó el caso de Duarte por “malversación agravada y conspiración agravada” con el caso del expresidente panameño Ricardo Martinelli que fue extraditado al país centroamericano donde era señalado por malversación de fondos.



De esta forma, indicó que Martinelli afectó a todo un país y que no tuvo la oportunidad de libertad bajo fianza durante el proceso; sin embargo, la defensa reviró que los casos son diferentes pues Duarte llegó a Estados Unidos en busca de atención médica.



Otro argumento de la defensa es que mientras el panameño deseaba regresar a su país, Duarte tiene a su familia en Estados Unidos y no guarda contacto con el Gobierno de México.



Los abogados de Duarte también apelaron a la pandemia del Covid-19 y que resultaría más sencillo continuar el proceso con Duarte en libertad, la Fiscalía señaló que, en ese sentido, la solución era brindar más tiempo a la defensa y no la libertad.