Diputados denuncian espionaje con teléfonos celulares



Ciudad de México.- Diversos legisladores federales manifestaron su preocupación en San Lázaro, porque a través del teléfono inteligente y la aplicación que utilizarán para registrar su asistencia y votar a distancia las reformas los podrían espiar, extraer su información personal, saber en dónde se encuentran en tiempo real e incluso “falsear” las votaciones en la Cámara de Diputados.



Cabe recordar que desde el pasado 31 de agosto, el Congreso entregó a los diputados federales teléfonos celulares de la marca Samsung Galaxy A21s, con un costo de 5 mil 700 pesos, que cada legislador tendrá que pagar, para evitar aglomeraciones en el salón de plenos y así impedir contagios masivos. Incluso, habrá diputados que podrán no asistir al Palacio Legislativo de San Lázaro y votar dictámenes.



Hasta el miércoles -9 de septiembre-, en San Lázaro ya se habían entregado 463 equipos que funcionarán con la huella dactilar y el reconocimiento facial de los legisladores, y será a través de una aplicación como se podrá pasar asistencia y votar los dictámenes, ya sea en el pleno o en comisiones.



TE PUEDE INTERESAR: Cámara de Diputados aprueba eliminación del fuero presidencial



Por esto, y de acuerdo a El Universal, la diputada federal del PAN Adriana Dávila, quien sufragó en contra de la aprobación de un reglamento nuevo para la Cámara de Diputados para votar vía remota los dictámenes, denunció que con el teléfono que les entregaron de manera unilateral el gobierno federal y la bancada mayoritaria de Morena podrían montar un “Cisen paralelo” para espiar a los integrantes de la oposición.



Otra de las preocupaciones que externó Dávila es que el equipo siempre debe permanecer encendido, además de que los legisladores no crean su propia contraseña, sino que son otorgadas por el equipo de la Cámara de Diputados y con eso tendrían acceso a todo el contenido.



Por su parte, el legislador panista de Chihuahua Miguel Alonso Riggs aseguró que la esencia de un diputado es acudir al pleno y dar puntos de vista, y todos los trabajos legislativos se deben hacer en esa soberanía, por eso votó en contra de este reglamento, sin saber que les darían un dispositivo, que les quieren cobrar y que además nunca pidieron, por lo que no está de acuerdo con este mecanismo de sesionar de manera virtual.



Dijo que le preocupa que en este dispositivo se tiene que introducir la huella dactilar, reconocimiento facial y dar de alta la ubicación en tiempo real para pasar asistencia, y es el mismo mecanismo para emitir la votación. Explicó que el espionaje consiste en que se puedan interceptar llamadas, mensajes o cualquier otra actividad en el equipo.



Otra de sus preocupaciones es que los diputados nunca pueden apagar el teléfono y si eso ocurre se debe ir personalmente a la Cámara de Diputados a que ellos lo activen nuevamente.



TE PUEDE INTERESAR: En año de reelección, Cámara de Diputados prevé aumento de 14.38% en presupuesto



El Universal también consultó a las bancadas del PRI y del PRD, que también mantienen la misma preocupación del espionaje; sin embargo, pidieron el anonimato para no ser afectados.



De manera paralela, legisladores de distintas bancadas alertaron problemas con la aplicación y el teléfono. Incluso, este jueves se tenía programada una prueba masiva de votación, con sesiones semipresenciales a través de la plataforma Zoom; sin embargo, debido a los propios problemas ésta fue pospuesta para el próximo lunes.