| 

Política

Detalles sin importancia los cambios que proponemos a la Ley de Planeación, argumenta Sheinbaum



Ciudad de México.-La jefa de gobierno Claudia Sheinbaum calificó de algo natural los cambios al proyecto de dictamen de la Ley de Planeación que envió el lunes al Congreso capitalino, los cuales distan de manera sustancial respecto a su propia iniciativa, pues excluye facultades ciudadanas en la materia, elimina la intervención del Consejo de Evaluación como autoridad competente y facilita la designación de quien será titular del crucial Instituto de Planeación.



Dijo que esos temas “son detalles específicos que a lo mejor no tienen tanta importancia”, al subrayar que los asuntos de fondo dentro de esa nueva ley son los mecanismos e instrumentos que permitirán una planeación de la Ciudad a largo plazo.



“¿Qué es lo importante aquí de fondo? La Constitución capitalina establece que la Ciudad tenga planeación de largo plazo y tenga una entidad que nos ayude a la generación de esa planeación de largo plazo y eso es lo que dice la ley.



“La Ley define cómo se conforma el Instituto de Planeación, cómo va a participar en el Programa de Ordenamiento Territorial y cómo establecerá el programa de largo plazo de planeación de la Ciudad”, expuso la mandataria en conferencia de prensa.



Así, dijo que su propuesta respecto a la nueva Ley de Planeación tiene que ver con un ejercicio de cómo se ve la capital del país más allá del sexenio, con las grandes obras de infraestructura, con la protección ambiental de la Ciudad, así como con una visión de largo plazo de su sustentabilidad.



Capital CDMX dio a conocer ayer el contenido del proyecto de dictamen de esta Ley de Planeación que la jefa de gobierno remitió a los legisladores. En el artículo 7 del documento, Sheinbaum eliminó una parte importante de su iniciativa original, en la cual planteaba que la ciudadanía, de forma colectiva o individual y junto con las autoridades, serían los responsables de la planeación democrática de esta Ciudad.



La iniciativa original de Sheinbaum, enviada al Congreso en mayo pasado, incluía al Consejo de Evaluación del Desarrollo Social capitalino como autoridad responsable de la aplicación de esta nueva ley, pero en el proyecto de dictamen que remitió a los diputados ya no incorporó a esa autoridad.



El artículo 9 del proyecto de dictamen que generó la jefa de gobierno contempla el procedimiento para designar a quien será director general del Instituto de Planeación. El documento establece que la designación será por mayoría calificada de los miembros presentes del Congreso capitalino, cuando en su iniciativa sólo decía que el nombramiento sería por mayoría calificada.



Este cambio en la redacción parecería menor, pero no lo es, pues la mayoría calificada de los miembros presentes en el Legislativo local requiere de tan sólo 23 de los 34 diputados que se necesitan para reunir el quórum mínimo legal. Ese número de legisladores lo alcanza por si solo la bancada de Morena.



Hoy en conferencia, se le preguntó a la jefa de gobierno por qué excluyó al Consejo de Evaluación del Desarrollo (Evalúa) de las autoridades que aplicarán esa nueva ley y por qué eliminó la posibilidad de que la ciudadanía, de forma colectiva o individual, sea responsable de la planeación democrática de la Ciudad.



La mandataria explicó que el futuro Instituto de Planeación tendrá su propio Consejo y por eso se tomó la decisión de sacar al Evalúa como autoridad ejecutora de esta ley.



Rechazó que se pretenda excluir a la ciudadanía como responsable de la planeación democrática. “El Instituto de Planeación va a tener la participación, así lo establece la Constitución, de representación de universidades, de ciudadanos, incluso hasta de desarrolladores. Así lo establece la propia Constitución”, dijo Sheinbaum.

Etiquetas

Contenido Relacionado

COMENTARIOS

MÁS Política