Debate de terciopelo en Cuauhtémoc

Ciudad de México. -A continuación tendremos cuatro minutos para que los candidatos hagan una réplica, comenzando por quien levante la mano, indica la moderadora del debate.
Los tres candidatos a la jefatura delegacional de Cuauhtémoc evitan su mirada. Irma Olguín, del Partido Humanista, se encoge en hombros; Ricardo Monreal, por Morena, ve fijamente hacia sus manos y el candidato del PAN, Alexander Flores Montesinos, sonríe tímidamente hacia el público.

- ¿No?, insiste la moderadora.
Los aspirantes intercambian fugaces miradas y permanecen en silencio.
-¿Nadie quiere opinar nada? Bueno… seguimos con el…
-Yo sí quisiera, interrumpe el panista por fin, me gustaría enfocarme en la cuestión de la gobernanza, transparencia y rendición de cuentas… Es importante que haya una idea precisa de cómo están los dineros…

-¿Tú vas a hablar?, le pregunta casi susurrando Monreal a Olguín, mientras el panista propone evitar que la información sea reservada o clasificada por las autoridades. Cuando éste termina, la única mujer toma el micrófono y dice “yo coincido con el candidato…”
En el primer debate realizado este lunes por Capital MX, en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, no hubo posturas encontradas, contraste de ideas, ni confrontación entre los aspirantes a la jefatura delegacional.

Fue más bien una charla cortés entre los tres asistentes. El acto comenzó puntual, a las cinco de la tarde, pero con sólo con tres de los invitados: Alejandra Barrios, la abanderada del PRI-PVEM no asistió; tampoco el representante del partido en el poder: el perredista José Luis Muñoz Soria ni la candidata por el Movimiento Ciudadano, Ericka Cristina Pérez.

Los candidatos expusieron por turnos sus propuestas de seguridad, sustentabilidad, transparencia, economía y problemas focalizados de la Cuauhtémoc como el ambulantaje y la corrupción con los permisos de funcionamiento de los establecimientos mercantiles.
Monreal aprovechó para adelantar que no se postulará para la jefatura de Gobierno de la Ciudad si no gana en Cuauhtémoc el próximo 7 de junio. "Lo digo con toda honestidad, va a ser muy difícil que participe, si no tengo la capacidad de obtener la mayoría en preferencia ciudadana en la delegación, no hay posibilidades de aspirar al 2018 como jefe de Gobierno", confesó a los estudiantes el zacatecano con una sonrisa.

Enseguida, Olguín regaló al público su primera carcajada al asegurar que sus propuestas incluyen “reiki” para mascotas. El candidato del PAN volvió la calma a la charla al asegurar que sólo se necesita regresar a los buenos principios de nuestros abuelos para poner fin a la corrupción de la demarcación.

El público virtual fue más agresivo que el presencial, en especial contra el protegido de Andrés Manuel López Obrador.
Sin embargo, el ex gobernador de Zacatecas se mostró sereno y a diferencia de los otros dos aspirantes, agotó todo su tiempo de exposición, evidenciando mayor experiencia política.

El debate, o mejor dicho la charla, concluyó unos minutos antes de las siete de la noche con la invitación de la candidata del Partido Humanista a asistir a los masajes que dará de manera gratuita como parte de su campaña este fin de semana, "porque yo no hago eso de las despensas".

Antes de retirarse, Monreal lamentó que José Luis Muñoz, candidato del PRD-PT-Nueva Alianza, haya rehuido al debate. "Si no están abiertos a debatir no merecen gobernar", reprochó el candidato de Morena.