Cuestión de Estado, ahora resulta



Ciudad de México.- Ahora resulta que el caso de Héctor Luis “El Güero’’ Palma y una supuesta exoneración hecha por un Juzgado federal de Jalisco por los delitos de delincuencia organizada, es un asunto de Estado, cuando como presidente de la República, ordenó en octubre pasado se dejara ir a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo’’ Guzmán Loera y que es un “asunto de Estado’’.



¿Ese no era? Ahí está la pregunta. El argumento de Andrés Manuel López Obrador fue que se hizo para “proteger vidas’’ y continuar con los trabajos de la construcción de la paz, que por donde se vea, no está ocurriendo desde que asumió su gobierno y lanzo: “guerra no, abrazos sí’’, que incongruencia.



Continuar como “cuchillito de palo’’, azotando al Poder Judicial de la Federación (PJF), que no baja de corruptos, porque han otorgado amparos contra la Ley Eléctrica o contra los datos biométricos para contratar un celular, no lo desperdicia y en Chetumal, Quintana Roo; a donde acudió para pedir “perdón a los mayas’’ que fueron masacrados en la “Guerra de Castas’’, sigue su curso.



Ya no solo es el Instituto Nacional Electoral (INE), quien atenderá una de las elecciones más grandes e históricas del país el próximo 6 de junio, 15 gubernaturas, municipios y otro montón de cargos o el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que atenderá las quejas o denuncias del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), le bastan.



Ahora sigue contra los jueces, magistrados y trabajadores del PJF, ligado sin duda con la cuestionada y aprobada “Ley Saldívar’’, con la que pretende que el actual ministro-presidente Arturo Saldívar, retenga la presidencia dos años más al frente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) porque “solo él y nadie como él, podrá acabar la corrupción en el PJF’’.



El jefe del Ejecutivo rindió su conferencia en la capital de Quintana Roo, asentada en el municipio de Othón P. Blanco y de ahí en Felipe Carrillo Puerto se pidió “perdón’’ de esa masacre que ocurrió en 1847, que no creo tenga la menor idea de que no les hizo ningún favor después de tantos cientos de año de los hechos que enlutó al Pueblo Maya.



En la mañanera chetumaleña, arremetió que cómo es posible en un “sabadazo’’ el “Güero’’ Palma fue exonerado de esos ilícitos. Lo que debe entender, es que la impartición de justicia los tiempos no admiten horarios burocráticos, debido a que están muy claros los “tiempos procesales’’ y ordenó a la secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero impulsar una reforma más.



Esto para impedir que se lleven a cabo procesos penales en días hábiles a fin de garantizar la transparencia y legalidad. Ambos que como mandatario no ha respetado, ni él ni sus huestes de la Transformación de Cuarta (4T), ahí están los hechos, no vale la pena enumerar, no por pereza, sino porque da “rabia’’ todo el cúmulo que representan.



Pero vamos con el caso de “El Güero’’ Palma, uno de los barones de la droga históricos, forjador del Cártel de Sinaloa, junto con su compadre “El Chapo’’ Guzmán ycapturado tras la caída del avión donde viajaba entre los límites de Jalisco y Nayarit, para después ser capturado en junio de 1995, por el primer “Zar Antidrogas’’ mexicano, en general José de Jesús Gutiérrez Rebollo.



Lean la joyita que luego le disgusta le recuerden y se enoja de que hagan “MEMES’’. Bueno él de qué no se enoja, si no se están de su parte y más, si son representantes de los medios de comunicación:



“Es actuar con transparencia absoluta porque no es un asunto nada más de carácter legal que corresponde al Poder Judicial, al Poder Ejecutivo. Es un asunto de Estado. Se tiene que cuidar el decoro y la dignidad del Estado mexicano. No se puede exponer el prestigio del Estado Mexicano’’.



Si no sabe. Que el prestigio del Estado Mexicano está por los suelos aquí y en China. Que alguien le informe con “otros dados’’.



Y añadió: “No se puede emitir una orden para liberar a un recluso acusado de delincuencia organizada un sábado en la madrugada. Eso coloquialmente se conoce como sabadazo. Y luego de manera terminante ordenar que se liberara en la noche y todavía hasta ayer otra orden de liberarlo a las 4 de la tarde’’.



¡Y cómo así… pues!

COMMODATO



Vamos por la segunda vuelta con CanSino, porque no hay repechaje.

Etiquetas: CDMX Capital CDMX Héctor El Güero Palma Andrés Manuel López Obrador