| 

Política

Se han destinado 4 mil mdp para reconstruir la CdMx

Ciudad de México.- La recuperación luego de la tragedia requiere dinero y mucho. Así, dos preguntas esenciales rondaron la comparecencia de casi cuatro horas del secretario de Finanzas capitalino, Edgar Amador, ante el Pleno de la Asamblea Legislativa del DF (ALDF).

Un cuestionamiento fue sobre cuánto puede destinarse de presupuesto máximo para la reconstrucción luego del sismo y, otro, de dónde saldrá el dinero a montos multimillonarios para lograr que cuadren las cifras y se concrete la reedificación.

Para ninguna de las dos preguntas tuvo una respuesta precisa el encargo de las finanzas locales. Dijo que después del terremoto del 19 de septiembre y hasta el momento el gobierno de la Ciudad ha erogado 4 mil millones de pesos para atender la contingencia.

Para un tema sí tuvo una reacción rotunda y fue su negativa a utilizar la totalidad de los 9 mil 549 millones de pesos del Fondo de Atención a los Desastres Naturales de la CDMX (Fonaden) para el apoyo de los damnificados y la reconstrucción. Hasta el momento se han utilizado 3 mil millones de pesos de ese Fondo, el resto está ahí para lo que se necesite y para atender eventuales emergencias económicas.

“Debemos ser extremadamente cuidadosos, pero por principio yo no veo la razón por la cual deberíamos de gastarlo todo”, dijo Amador, tratando de atajar las críticas y señalamientos de diputados de Morena, PAN y PRI, que le demandaban destinar mayor dinero para la ayuda a los damnificados.

Recordó que los geólogos y especialistas de la UNAM han advertido del riesgo de que se presente un sismo de una magnitud mayor y con epicentro más cercano al de 1985. Preguntó qué podría pasar si un terremoto genera un nuevo desastre y el gobierno ya no tiene dinero para atender la contingencia.

En esta comparecencia, la bancada del PRI se comportó como la oposición que no ha sido y en voz del legislador Gerardo Quijano acusó el doble discurso del secretario de Finanzas, que por un lado ha presumido los excedentes históricos y que ha decir del priista podrían llegar a los 30 mil millones de pesos, pero por otra parte hay muchas familias afectadas que aún siguen sin casa.

“Yo no puedo salir con mis vecinos de Magdalena Contreras que perdieron su casa a decirles que la Ciudad tiene mucho dinero, pero que tenemos qué tener mucha cautela porque puede suceder otro acontecimiento. Y ellos me van a decir, ´si no tengo caso y vuelve a pasar otro sismo, voy a seguir sin tener casa y no tengo dónde vivir´. La verdad es que sí es muy preocupante que nos diga que ahí está el dinero, pero debemos platicar más o menos cuánto podemos dar”, acusó Quijano.

De acuerdo con el legislador del PRI, hasta junio de este año la administración local reportó un excedente por 14 mil 463 millones de pesos; para septiembre la proyección era ya de 23 mil 600 millones, lo que se suma a 2 mil 500 millones de remanentes no gastados, más lo que no se ha erogado aún del Fonaden, da una bolsa de entre 21 mil y 30 mil millones de pesos.

Quijano dijo no compartir la visión cautelosa del secretario de Finanzas e insistió en que el “guardadito” debería servir para la atención inmediata de los afectados.

Fue entonces cuando Edgar Amador reveló que el gobierno de la Ciudad ha erogado más de 4 mil millones de pesos para atender la contingencia, lo que representa tres veces más del presupuesto activado a través del Fondo Nacional de Fondo de Desastres Naturales (Fonden) y que todavía no llegan a la capital del país, acusó.

Desglosó que para la Secretaría de Obras se han asignado, adicionales al presupuesto que traía, 260 millones de pesos; al INVI se le ha dado entre programas de apoyo para renta y para mejoramiento de vivienda, entre 200 y 250 millones de pesos; al Sistema de Aguas se le han entregado recursos adicionales por alrededor de 100 millones de pesos para el abastecimiento de pipas en el oriente y en otras zonas de la ciudad.

Para los créditos FOVI van 800 millones de pesos activados en este momento; mientras que para la gratuidad del transporte durante la contingencia se etiquetaron 250 millones. Además se han asignado 450 millones dentro del mecanismo de operación del Fonden.

Dio a conocer que el gobierno de la Ciudad ha tenido que contratar peritos estructuralistas para realizar la evaluación de inmuebles, ante la alta demanda de estos especialistas. Por lo anterior, se asignaron 10 millones de pesos adicionales al Instituto para la Seguridad de las Construcciones.

Tan alta ha sido la demanda de estructuralistas, agregó Amador, que en el edificio de su hermano, dañado por el sismo, no ha pasado un estructuralista a revisar el inmueble y por eso “está viviendo conmigo”, dijo en tono chusco.

Juan Manuel Corchado, de Nueva Alianza, hacía cuentas y su conclusión fue que el dinero del que hablaba el secretario de Finanzas no alcanzará. Dijo que, por ejemplo, de los 3 mil millones de pesos del Fonaden ya se han comprometido mil 600 millones de pesos, pero para la reparación de escuelas se necesitan otros mil 400 millones, mientras que para la limpieza y remoción de escombros son necesarios otros 2 mil 500 millones. “Con tan sólo esos dos rubros ya estamos fuera del presupuesto”, alertó el aliancista.

El funcionario capitalino detalló que efectivamente se tienen comprometidos mil 600 millones de pesos (desglosados en los párrafos de arriba), a lo que se suman 2 mil 500 millones para labores de limpieza. Agregó que de parte del Fonden se han aprobado mil 716 millones para la remoción, limpieza y reparación de infraestructura, pero en su mayor parte para atender inmuebles de índole federal que están domiciliados en la capital del país. “El dinero del Fonden no son recursos presupuestales para la Ciudad de México”, dijo.

Amador dio a conocer que el gobierno capitalino ha solicitado un aumento en el techo de endeudamiento para 2018, de mil millones de pesos adicionales a los 4 mil 500 millones que había pedido antes del sismo.

Los recursos excedentes

Azuzado por los cuestionamientos del PRI, el secretario de Finanzas se refirió a los recursos excedentes con los que cuenta la administración capitalina. Dijo que un 30 por ciento de los mismos se destinan a conformar el Fonaden.

Aclaró también que la mayoría de los ingresos excedentes son recursos federales que se desprenden de convenios con el gobierno de la República, mientras los que provienen de recursos propios sirven para solventar obligaciones multianuales.

Pero el diputado del PAN, Andrés Atayde, no le creyó. En su turno para cuestionar al funcionario, le preguntó qué tan comprometidos están esos excedentes, porque dijo que resulta difícil de creer que el 100% de esos remanentes estén etiquetados.

Preguntó cuáles fueron los criterios para decidir que del Fonaden se destinarán 3 mil millones de pesos para la reconstrucción. “¿Por qué 3 mil millones, por qué no más, por qué no menos?”, cuestionó Atayde.

Después, en tono presuntuoso el panista le dijo que ha sido más certero que el propio secretario de Finanzas en la estimación de los ingresos.

“Mire, llevo dos años siendo más certero que usted en la estimación de los ingresos y hoy nuevamente me atreveré a decirle que para el 2017 serán 45 mil millones de pesos de excedentes, de los cuales por lo menos 25 mil millones serán de libre disposición.

Supongamos, solamente supongamos que de esos 25 mil millones ya se gastó tres cuartas partes, supongamos, le pregunto ¿qué le parecería si dedicamos a la reconstrucción de la Ciudad este cuarto que aún le queda, es decir 6 mil millones de pesos que podríamos destinar sin afectar las finanzas públicas a las personas que verdaderamente lo perdieron todo o parcialmente todo? ¿No cree usted que con todo el recuento que hicimos en el posicionamiento y en esta pregunta no es suficiente aún lo realizado para tenderle la mano a las y los vecinos de esta Ciudad?”, dijo el diputado de Acción Nacional.

Amador insistió que 80 por ciento de los ingresos excedentes son federales y el resto provienen de recursos propios. “Los 4 mil millones de pesos que aquí sobre una servilleta hemos más o menos sacado, que hemos ya atendido, que hemos ya dado el cumplimiento, una parte ha salido de los recursos excedentes del Fonaden y de recursos adicionales y otra parte muy importante ha salido de los recursos ya existentes”, expresó.

Se preguntó a sí mismo si se puede hacer más y se respondió que seguro que sí, lo que requerirá de un recorte adicional y un redireccionamiento al gasto para atender la emergencia y la reconstrucción. Refutó la propuesta del diputado del PAN, de destinar lo que se genere durante el fin de año de impuesto predial para la reconstrucción, pues dijo que ese dinero ya está comprometido y es necesario para pagos como el de la nómina de la burocracia capitalina.

“Probablemente no vaya a ser suficiente, pero en la rendición de cuentas trimestral cuando veamos, el trimestral, seguramente va a mostrar ahí la magnitud de este esfuerzo y que no es menor, es un ajuste importante”, destacó.

Llegó el turno de Morena y en el tono inquisitivo de siempre, el coordinador de esa bancada, César Cravioto, le lanzó la pregunta a Edgar Amador: “¿Quiere ser recordado como el Secretario de Finanzas que dejó en la calle a miles de capitalinos o como el Secretario de Finanzas que destinó el recurso suficiente para apoyar a quienes lo necesitan? Porque parece, señor Secretario, desde su discurso inicial, sus contestaciones, que estamos viviendo en la normalidad y le recuerdo que estamos en una emergencia, señor Secretario, y le recuerdo que hay miles de capitalinos que hoy están en albergues, que hoy están viviendo en casa de un amigo, en casa de un familiar y sus respuestas y sus planteamientos dejan mucho que desear para esa gente”.

Cravioto dijo esperar que el secretario de Finanzas tenga sangre en las venas y no sólo números en la cabeza para que, en un mes, cuando regrese al órgano legislativo a presentar el paquete económico para 2018 llegue con un presupuesto enfocado a atender la contingencia.

Al replicar a Cravioto, el secretario de Finanzas le reconoció al diputado de Morena su discurso efectista. Como encargado de los dineros de la Ciudad expuso que debe tomar decisiones difíciles, por lo que no se trata de un asunto de sangre en las venas

“Nos toca tomar decisiones complicadas, esa es nuestra tarea. Lo que nos anima es el miedo constante a equivocarnos. Más que estar siempre completamente ciertos de que lo que hacemos es lo correcto, créanos que nuestro método de trabajo es híjole ¿No estaremos equivocándonos? Entonces, eso es lo que nos mueve a tratar de evitar nuestros errores”, replicó Edgar Amador, al asegurar que el proyecto de presupuesto del próximo año llegará a la ALDF con un enfoque de emergencia y reconstrucción.

Etiquetas Noticias

COMENTARIOS

MÁS Política